ESCAPE RAPIDO DE SITIO

¿Por qué se debe trabajar con el sistema de órganos jurisdiccionales para mejorar la respuesta a las sobrevivientes?

Un sistema de órganos jurisdiccionales está compuesto por todos los niveles de órganos jurisdiccionales, desde magistrados y árbitros hasta jueces de la Suprema Corte o del tribunal más alto, administradores de tribunales, actuarios, alguaciles e intérpretes. El órgano jurisdiccional es el foro oficial que tiene la autoridad para administrar justicia conforme a lo dispuesto por la ley y procedimientos en la legislación de un estado. El órgano jurisdiccional es responsable de ofrecer el derecho a una audiencia imparcial tanto para la víctima como para el acusado. Tiene la obligación de hacer que los autores de violencia paguen por sus actos a través de la encarcelación, multas, servicio comunitario o programa de libertad condicional.

Las mujeres y niñas víctimas de violencia a menudo no denuncian los actos violentos.  Creen que los juzgados están predispuestos a ignorar o desestimar sus reclamaciones. Temen, con razón, que el sistema judicial las volverá a victimizar y las humillará públicamente. Los órganos jurisdiccionales deben trabajar para mejorar la respuesta a las sobrevivientes de modo que las sobrevivientes confíen en que van a recibir una audiencia justa en el juzgado.

Un cimiento sólido para el estado de derecho comienza con un sistema de órganos jurisdiccionales que es independiente, transparente y está libre de corrupción. La corrupción y la manipulación política de los órganos jurisdiccionales provocan la falta de confianza en el sistema y reduce el acceso a la justicia para todos, incluyendo a las sobrevivientes de violencia. Para mejorar la credibilidad en los órganos jurisdiccionales se debe incluir estrategias para los jueces, fiscales, abogados y todo el personal de justicia.

Argentina – La Corte Suprema Crea la Oficina de Violencia Doméstica

La Corte Suprema de Justicia en Argentina ha creado una Oficina de Violencia Doméstica (OVD) mediante un Programa Conjunto con el PNUD, UNICEF y UNIFEM (ahora ONU Mujeres). Es la primera oficina de ese tipo creada dentro del tribunal de mayor jerarquía de un país. La oficina está al servicio de la comunidad, los jueces y el personal judicial.

Un grupo de trabajo compuesto por jueces expertos en derecho de familia, derecho civil, derecho penal y derecho juvenil, un médico forense, un administrador y representantes de la oficina del fiscal y la oficina del defensor público mantuvo reuniones periódicas en la cámara del Vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. El grupo creó el programa de OVD, el perfil profesional del personal experto y un plan para monitorear y evaluar a la OVD. El personal fue seleccionado en un proceso público y recibió un mes de capacitación intensiva.

La OVD tiene criterios uniformes para el registro de casos y ha asegurado el acceso oportuno a la justicia para las víctimas de violencia doméstica. Un equipo de abogados, profesionales médicos, psicólogos, trabajadores sociales y personal administrativo está disponible las 24 horas para ayudar a las sobrevivientes a denunciar la violencia y realiza evaluaciones de riesgo, obtener recursos de protección inmediatos y ofrecer opinión experta y un informe médico a los jueces y fiscales. La Jueza Highton de Nolasco lo explica:

Una vez que la persona llega a la oficina es recibida por una unidad de profesionales integrada por abogada/o, psicóloga/o y trabajador/a social. Se realiza la entrevista. Mientras se escucha el relato, se va labrando el acta que dará inicio, en su caso, al proceso judicial. Y se va confeccionando el informe acerca de la evaluación del riesgo que surja de ese relato. Si fuera necesario, y también con el consentimiento de la persona, se procede a realizar un examen médico de las lesiones que pudiera presentar y obtener, en su caso, las fotos necesarias.

Cuando fue escuchado el relato, el equipo le brinda a la persona la información relativa a las opciones jurídicas y no jurídicas que existan según el caso planteado. Luego, la persona decide la opción que le parezca más conveniente.

En aquellos casos en que la situación es extremadamente grave y la víctima no puede dejar el hogar, él o ella puede contar con la ayuda de brigadas móviles pertenecientes al programa Las Víctimas contra las Violencias del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Con una simple llamada de la víctima, estas brigadas, pueden llevar a la persona a las oficinas principales de la OVD para iniciar los procedimientos. La Corte también ha firmado un acuerdo con el Alcalde de la Ciudad de Buenos Aires, para que se encuentren disponibles los servicios de hospitales y refugios, en caso de ser necesarios.

La Oficina ha mejorado la eficiencia, según lo prueban los juzgados que toman una decisión sobre medidas cautelares el mismo día o a lo sumo al día siguiente. Esto ha significado un gran paso adelante, dado que antes de la creación de la OVD, el informe de riesgo que se requería para determinar si era procedente ordenar un recurso solía tomar hasta 4 meses, lo que a su vez resultaba en un retraso grave, y a veces irreparable, en la decisión de temas de protección de la víctima.

De la misma manera, cuando se derivan casos a los juzgados penales, se les proporciona a los jueces la documentación apropiada. De acuerdo a los jueces, se ha mostrado un progreso significativo dado que no hay más retrasos en la determinación de si hubo lesiones corporales (antes, si las lesiones no eran muy graves habían sanado para el momento en que se hacían los exámenes) y ahora a las víctimas se les informa sobre la posibilidad de acciones civiles, simultáneamente a los procedimientos penales.

Los casos pueden ser presentados tanto ante autoridades judiciales como no judiciales. En derivaciones no judiciales, a las víctimas se les ofrece servicio de asesoramiento jurídico, psicológico y psiquiátrico sin costo.

Es una herramienta para que los juzgados civiles y penales coordinen su trabajo y que tengan en el mismo momento en el que las víctimas presentan su reclamación, toda la información necesaria para tomar decisiones inmediatas.

La Oficina de Violencia Doméstica admitió 8500 casos en los primeros 17 meses de su existencia. La Jueza Highton de Nolasco observó que únicamente el 40% de esos casos fueron admitidos durante las horas de trabajo del juzgado, enfatizando la importancia de las horas de la noche y fines de semana. Ya se ha implementado un proceso de seguimiento para analizar el rendimiento de los sectores pertinentes y obtener registros estadísticos para respaldar las políticas sobre violencia doméstica.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación está asegurando la sostenibilidad de la ODV a través de su inclusión en su presupuesto. Cuando los Jueces de los máximos tribunales provinciales de Argentina quisieron duplicar el modelo, la Corte Suprema convocó a un Comité sobre Acceso a la Justicia con un grupo de representantes de violencia doméstica de altos tribunales provinciales, jueces federales y funcionarios judiciales que tenían experiencia en la creación de la primera OVD. Al día de hoy, 22 provincias han acordado establecer OVDs a niveles locales y se han abierto tres OVD.

La OVD ha aumentado la concientización y capacidad de desarrollo de los jueces y personal judicial y el respaldo técnico para datos estadísticos. Los planes adicionales incluyen un registro nacional de casos de violencia doméstica, más capacitación para los jueces y concientizar a las personas en Argentina.

 

Fuente: Centro Global Avon para la Mujer y la Justicia en la Facultad de Derrcho de Cornell. Gender Justice in the Argentine Context: Justice Highton de Nolasco Shares her Views. (La justicia de género en el contexto de Argentina; la jueza Highton de Nolasco comparte su visión)