ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Las intervenciones deberían aplicarse a contextos específicos para mejorar los resultados y "no hacer daño"

Además de los principios rectores generales, que deberían tenerse en cuenta en toda la programación destinada a poner fin a la violencia contra la mujer, las iniciativas que trabajan con el sector de la seguridad deberían aplicar los principios fundamentales siguientes a fin de garantizar el éxito de todos los programas y los mejores resultados posibles para las supervivientes.

Los conocimientos aplicables a contextos específicos sobre los elementos y la dinámica fundamentales de la violencia contra la mujer son indispensables para evitar que las supervivientes sufran nuevos daños o que las mujeres y las niñas se vean expuestas a un mayor riesgo de abuso. Las iniciativas deberían tener en cuenta los supuestos inherentes y centrarse en la comprensión de las experiencias de las supervivientes y cualquier consecuencia negativa de sus iniciativas. Así pues, las actitudes discriminatorias del personal de seguridad que participa en las actividades de divulgación de una comunidad pueden impedir a las mujeres recurrir a la asistencia policial y llevarlas a recaer en situaciones de abuso, con el posible aumento de la violencia. Los programas pueden aplicar el enfoque de "no hacer daño" para comprender mejor el riesgo o el potencial de que sus actividades tengan consecuencias negativas no previstas para las supervivientes. Por ejemplo, impulsar la participación de grupos de apoyo de mujeres durante un análisis de la situación puede ayudar a la policía a adoptar una actitud más comprensiva respecto de la estigmatización de que son víctimas las supervivientes de violación y fortalecer las prácticas que respetan su confidencialidad, como tomar declaraciones en locales privados. El enfoque tiene por objeto tratar de comprender, en todas las etapas del ciclo del programa, las posibles consecuencias de una actividad o iniciativa determinada (por ejemplo, conocer las ventajas e inconvenientes para las supervivientes de imponer detenciones preceptivas en casos de violencia doméstica), que pueden apoyar las iniciativas más apropiadas para reducir el riesgo futuro de las mujeres y las niñas de ser objeto de violencia y mejorar su seguridad en términos más generales (Collaborative Learning Projects, 2010; Saferworld, 2004).