ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Las iniciativas de seguridad deberían adoptar un enfoque centrado en las supervivientes

El respeto y la observancia de los derechos de las mujeres y las niñas debería ser el eje de todas las iniciativas de seguridad. Como parte del enfoque centrado en las supervivientes, el personal debería respetar la confidencialidad de las mujeres y las decisiones en lo que respecta al incidente. Por ejemplo, esto incluye la decisión de no iniciar actuaciones judiciales inmediatamente (o nunca)  contra el autor o los autores o de optar por no intervenir en casos de detención y enjuiciamiento obligatorios. Centrarse en las supervivientes también exige que el personal de seguridad y las políticas en vigor reflejen las amenazas inmediatas y permanentes con que se enfrentan las mujeres y las niñas que han experimentado violencia. Así pues, en casos de violencia doméstica, en que la superviviente tal vez esté viviendo con el abusador, debería considerarse la posibilidad de encontrar un lugar en que la mujer se sienta segura para reunirse y llevar a cabo una planificación en materia de seguridad al concebir las intervenciones. En los casos que entrañan explotación sexual, las vidas de las mujeres y las niñas podrían verse seriamente amenazadas por las redes delictivas y las personas que las han hecho víctimas de la trata. También es probable que estas sean trasladadas físicamente en cualquier momento, lo cual puede dar lugar a nuevos peligros si han recurrido a las fuerzas del orden pero no han recibido protección adicional. Además, otras formas de violencia exigen medidas de seguridad específicas (como facilitar el acceso a lugares seguros o refugios para las mujeres que corren el riesgo de ser víctimas de delitos cometidos en nombre del honor).