ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Implementar orientación e intercambio de conocimientos

Como práctica complementaria de programas de capacitación más amplios o en ausencia de capacitación, se pueden implementar conocimientos adquiridos con la práctica y mecanismos de desarrollo de habilidades con el propósito de aumentar las capacidades institucionales y humanas para abordar la violencia contra las mujeres de las siguientes:

  • Instituir orientación y coaching para el personal de seguridad: El personal superior dentro de una institución puede desempeñarse como mentores o coaches del personal de rango inferior, o las instituciones pueden formar pares entre mentores externos/ expertos en violencia de género y oficiales superiores militares o policiales durante un período de tiempo.  

Ejemplo: El programa ‘Coaches de Género’ en Suecia 

La gerencia tiene el poder y la capacidad de influenciar estructuras y comportamientos dentro de las organizaciones, pero con frecuencia no tienen tiempo para participar en capacitación intensiva para profundizar su entendimiento de la igualdad de género. En Suecia, Genderforce comenzó un Programa de ‘Coaches de Género’ juntando a 12 gerentes superiores dentro de instituciones de paz y seguridad con 12 coaches con amplio conocimiento sobre los temas de igualdad de género. Los participantes del programa incluyen a Jefe de Personal del Ejército Sueco y el Director de las unidades de Entrenamiento y Adquisiciones de las Fuerzas Armadas. La iniciativa se convirtió en capacitación de Asesoría sobre Género en el Terreno para todas las misiones. La retroalimentación acerca del programa ha sido positiva; los participantes advierten cambios en su comunicación y comportamiento.

 

Fuente: Genderforce Sweden; Tõnisson Kleppe, T., (2008), ‘Gender Training for Security Sector Personnel: Good Practices and Lessons Learned Tool 12’, Gender and Security Sector Reform Toolkit. Ginebra: DCAF, OSCE/ODIHR, UN INSTRAW

  • Organizar vistas de exposición o de estudio en el interior de los países o en el exterior para promover el aprendizaje entre países que hayan integrado con éxito la temática de género y violencia contra las mujeres en su legislación y políticas de seguridad nacionales. También se pueden establecer oportunidades de intercambio entre las comunidades; y, donde los recursos sean limitados, las actividades se pueden apoyar de forma que evolucionen con el tiempo partiendo de un solo intercambio hasta una práctica sistemática de desarrollo de capacidades dentro de las instituciones involucradas.

 

Ejemplos: Intercambios bilaterales y regionales 

Rwanda: Con el apoyo de UNIFEM (ahora ONU Mujeres) y el PNUD, la Oficina de Género de la Policía de Rwanda, ha recibido visitas de estudio de personal de las fuerzas del orden de Sudán del Sur, Somalia, Uganda y Burundi para demostrar cómo funciona la oficina de género y fomentar el intercambio interregional de buenas prácticas de respuesta a la violencia contra las mujeres y las niñas. Habida cuenta del éxito de la Oficina de Género como modelo, la Policía Nacional y las Fuerzas de Defensa de Rwanda, en colaboración y con apoyo de la Campaña UNiTE, del Secretario General, organizó la Conferencia Internacional sobre el Rol de los Órganos de Seguridad para Poner Fin a la Violencia contra las Mujeres y las niñas, en octubre de 2010, en Kigali. La conferencia reunió a 150 participantes y permitió que actores de seguridad de alto nivel intercambiaran prácticas y discutieran estrategias para que el sector aborde la violencia de género en la región. Participaron jefes de policía, oficiales superiores policiales y militares responsables de los asuntos de género y vigilancia policial, así como miembros prominentes de organizaciones de la sociedad civil de 12 países africanos (Botswana, Burundi, República Centroafricana, Chad, República Democrática del Congo, Etiopia, Gabón, Ghana, Nigeria, Rwanda, Uganda y Zambia) y las Naciones Unidas. La reunión tuvo como resultado la Declaración de Kigali, en la cual los signatarios adquirieron 12 compromisos claves para mejorar su capacidad de abordar la violencia contra las mujeres, y la creación de una secretaría regional para apoyar el aprendizaje continuo y el intercambio para implementar los compromisos y fortalecer las prácticas del sector. 


Fuente: ONU Mujeres. 2010. “Report from the Kigali International Conference on The Role of Security Organs in Ending Violence against Women.” Onu Mujeres. Kigali.

 

España: Como parte del Proyecto HERA (2011-2012), financiado por la Comisión Europea y orientado a fortalecer las medidas legislativas y operacionales para mejorar el apoyo y la respuesta policial a las mujeres sobrevivientes, se han llevado a cabo intercambios de conocimiento periódicos para el personal policial y otros que trabajan en la temática en el Reino Unido, Lituania, Italia, Rumania y Letonia. Por ejemplo, en junio de 2011, se celebró una reunión regional para que los socios de la policía europea debatieran sobre modelos de legislación, gestión, apoyo y capacitación policial, bases de datos, así como enfoques colaborativos en sus respectivos países, con especial énfasis en el diseño de protocolos policiales. En noviembre de 2011, el gobierno local de Valencia fue anfitrión de un simposio de seguimiento, desarrollado en dos días, sobre el papel de la policía y su respuesta a la violencia contra las mujeres. Participaron representantes de la policía local, gobierno y ministerios, miembros del Consejo de Europa y el Parlamento Europeo, redes de la sociedad civil, académicos, y las Naciones Unidas. Lea más sobre el Proyecto Hera (en español).