ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Sinopsis

  • Establecer instituciones de seguridad que representen a la población a la que prestan servicios, tanto a hombres como mujeres, de zonas rurales y urbanas, y de entornos socioeconómicos y grupos de identidad diversos, es un aspecto importante del fortalecimiento de la credibilidad y la legitimidad del sector y la confianza en este, desde la perspectiva del público.
  • Aumentar la proporción de mujeres en la policía y las fuerzas armadas para garantizar que haya una masa crítica de mujeres en el sector es especialmente importante para ganar la confianza de las mujeres y niñas supervivientes; puede ayudar a aumentar la eficacia operacional de las instituciones de seguridad y puede ampliar la gama de conocimientos especializados disponibles para el personal uniformado sobre prevención y tratamiento de la violencia. 

Porcentaje de agentes de policía mujeres

2002-2010 (en países seleccionados)

País

Año

% de mujeres

Sudáfrica

2006

29%

Nicaragua

2007

26%

Canadá

2006

18%

Kosovo

2007

18%

Liberia

2010

17%

Chipre

2006

16%

Sierra Leona

2010

16%

Ghana

2010

15%

Guinea-Bissau

2010

14,4%

Estados Unidos de América

2006

12-14%

Nigeria

2010

12,4%

Malí

2010

11,5%

Côte d’Ivoire

2010

11,4%

Finlandia

2004

10%

Guatemala

2003

10%

Belice

2003

9%

Rumania

2005

8%

Panamá

2003

8%

Costa Rica

2002

8%

República Dominicana

2003

7,5%

El Salvador

2003

7%

Togo

2010

6,6%

Burkina Faso

2010

6%

Cabo Verde

2010

6%

Honduras

2005

6%

Senegal

2010

5%

India

2006

2%

Fuentes: Denham (2008) Police Reform and Gender; DCAF, 2010. Security for All: West Africa’s Good Practices in Gender and the Security Sector; GTZ. 2005. Gender and Citizen Security Regional Training Manual.

  • Existen grandes diferencias en cuanto a la representación de la mujer en los servicios de policía en todo el mundo, pero en general, las mujeres están insuficientemente representadas en comparación con los hombres. 
  • Los datos empíricos sugieren que aumentar la representación de la mujer en la policía y las fuerzas armadas ayuda a mejorar las relaciones comunitarias, alienta a las mujeres y niñas a denunciar violaciones y fortalece el compromiso de la policía y las fuerzas militares con la respuesta a esta cuestión. No obstante, la presencia de personal femenino por sí sola no conduce automáticamente a mejoras en las actitudes y el apoyo proporcionados a las supervivientes (Denham, 2008; National Center for Women and Policing, 2001). 
  • Transformar las instituciones de seguridad para que tengan más en cuenta los derechos y las necesidades de las mujeres y niñas requiere medidas específicas de contratación, retención y ascenso que aumenten la representación de la mujer en estas instituciones. Esto debería formar parte de iniciativas más amplias que incorporen una perspectiva de género, incluida la capacitación institucionalizada que promueva la tolerancia cero de la violencia, cambios en las imágenes arraigadas de la masculinidad y las actitudes relacionadas con la violencia contra la mujer, y mecanismos para una mayor rendición de cuentas del personal, entre otras medidas institucionales. (National Center for Women and Policing, 2001; Bastick y de Torres, 2010; Misión de Policía de la Unión Europea, 2010).