ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Por qué son importantes los refugios

  • Los refugios proporcionan alojamiento seguro para mujeres y niñas en riesgo o que han padecido violencia, aunque ofrecen mucho más que un mero lugar seguro donde hospedarse. Los refugios proporcionan aspectos esenciales de protección, servicios y recursos que permiten a las mujeres que han sido maltratadas, y sus hijos e hijas, sobreponerse de la violencia, reconstruir su autoestima, y dar los pasos para restablecer una vida con autodeterminación e independencia.
  • Cuando están dotados de los recursos adecuados, los refugios tienen la capacidad de prestar una amplia gama de servicios de protección y apoyo necesarios para ayudar a las sobrevivientes, y quienes se encuentren en riesgo de padecer violencia, a evitar el maltrato en el futuro. Los refugios también pueden contribuir a la concienciación y a los cambios sociales como parte de los esfuerzos más amplios para prevenir totalmente la violencia contra las mujeres y las niñas.
  • Las sobrevivientes de violencia no denuncian el maltrato y, con frecuencia, no buscan ayuda de proveedores de servicios formales y autoridades por muchas razones (Barrett & Pierre, 2011). La presencia de los refugios y el apoyo que ofrecen pueden abordar algunas de estas barreras porque alientan a las mujeres y niñas a buscar ayuda. Los refugios también participan en el fortalecimiento de la calidad de las respuestas que ofrecen otros proveedores de servicios que están en contacto con mujeres y niñas maltratadas. Específicamente, los refugios pueden:
    • Aumentar el conocimiento y concienciar a las mujeres y niñas sobre qué constituye violencia de género y violaciones de sus derechos humanos;
    • Asistir a las mujeres que huyen de situaciones de violencia a servirse de los sistemas judiciales, policiales y servicios sociales para acceder a la protección y el apoyo críticos que ofrecen estas instituciones (por ej. facilitar órdenes de alejamiento, acceso a vivienda y otros recursos de salud, financieros y familiares); y
    • Educar a los proveedores sanitarios y letrados, personal del servicio social y de seguridad, entre otros, para que reconozcan la violencia contra la mujer, entiendan sus obligaciones en esta material, y proporcionen respuestas y derivaciones seguras y apropiadas (Seftaoui, 2009; Naciones Unidas, 2006).
  • Como defensores de las mujeres, la opinión de los refugios es única dentro de los esfuerzos locales y mundiales para poner fin a la violencia contra ellas. Aunque los refugios pertenecen al sector de servicios sociales, han surgido de un movimiento de mujeres más amplio. Cabe destacar que los esfuerzos para abordar la violencia contra las mujeres están estrechamente vinculados al trabajo de sobrevivientes y defensores que han establecido refugios para mujeres, centros de atención a violaciones, líneas telefónicas de emergencia y grupos vecinales de apoyo.
  • Los refugios promueven la igualdad de las mujeres y suelen denunciar públicamente los problemas sistémicos de discriminación, hallando vínculos entre las experiencias de cada mujer y las condiciones de las mujeres dentro de la sociedad que dan lugar a la violencia contra ellas
  • La influencia que tienen los refugios en las respuestas y la promoción institucional para promover el acceso a varios servicios reviste importancia para ayudar a las mujeres a superar la gran variedad de desafíos (desde las consecuencias físicas y emocionales hasta los impactos financieros, legales y sociales) que enfrentan por la violencia perpetrada contra ellas. Ello puede:
    • Empoderar a las mujeres para que accedan y reciban la gama de servicios y respuestas institucionales que les corresponden y suelen necesitar para sobreponerse a sus experiencias de abuso;
    • Promover el derecho de las mujeres de tomar decisiones informadas por sí mismas; y
    • Aumentar la disponibilidad de recursos gubernamentales adecuados para abordar la temática y fortalecer la prestación de servicios apropiados, focalizados en las sobrevivientes, que respetan la confidencialidad, las decisiones y las necesidades de las mujeres.
  • Los refugios son componentes cruciales en una respuesta integral a las sobrevivientes, según lo establecido en varios acuerdos internacionales, tales como la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, de 1995, que instó a los países a “Establecer centros de acogida y servicios de apoyo dotados de los recursos necesarios para auxiliar a las niñas y mujeres víctimas de la violencia y prestarles servicios médicos, psicológicos y de asesoramiento, así como asesoramiento letrado a título gratuito o de bajo costo, cuando sea necesario, además de la asistencia que corresponda para ayudarles a encontrar medios de vida suficientes”.