ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Ubicación y planificación de la infraestructura

Es importante seleccionar una ubicación adecuada para el refugio, que asegure que el centro podrá ofrecer la máxima protección a las mujeres y sus hijos e hijas. Generalmente se considera mejor que la ubicación del refugio se mantenga en secreto, aunque esto quizás no sea posible en todos los entornos (por ej. en comunidades pequeñas o rurales).

Conseguir una propiedad para instalar un refugio puede implicar usar o comprar y renovar un edificio ya existente o construir uno nuevo. La construcción nueva permite incorporar en el diseño y el plano características de seguridad específicas para refugios, y elimina la necesidad de realizar remodelaciones o reparaciones como en edificios más viejos. Esta opción no siempre es posible y puede ser más costosa. 

Por ejemplo, en Sudáfrica el Centro Saartjie Bartman ofrece opciones de refugio de emergencia y albergue transitorio en un solo edificio. El centro de Ciudad del Cabo comenzó en 1999 en virtud de una alianza con 12 ONG y el apoyo del gobierno. El centro opera dos refugios y presta una variedad de servicios, que incluyen orientación, asesoramiento jurídico, cuidado infantil y apoyo laboral, a aproximadamente 30 mujeres y 60 niños y niñas. Los refugios se encuentran en una localidad conocida y tienen seguridad las 24 horas (con servicios de respuesta). Proporcionan alojamiento por 3-6 meses, con vivienda de segunda etapa (9 casas) disponible hasta por 2 años. Además de las sobrevivientes de violencia doméstica, el espacio apoya a parejas lesbianas y transgénero maltratadas, y sobrevivientes de la trata de personas.

Como alternativa, en lugar de establecer un refugio separado, las organizaciones pueden compartir el espacio con otros proveedores de vivienda. Por ejemplo, el refugio puede ser parte de un centro multiuso integrado que ofrece una serie de servicios a mujeres y niñas que huyen de la violencia (Woodman & McCaw, 2008).

Las siguientes consideraciones pueden ayudar a determinar si una localidad en particular es adecuada para un refugio.

  • Se realiza una revisión y evaluación de la seguridad del edificio en cuestión, que cubre:
    • Opciones rigurosas de seguridad y evacuación en caso de incendio (que incluya todo lo que pueda obstaculizar una evacuación de emergencia, tal como alarmas o sistemas de cerrojos en las puertas o ventanas que pueden impedir que se abran rápidamente desde el interior).
    • Estándares eléctricos y estructurales (especialmente para edificios/casas o estructuras más antiguas dañadas por el fuego, desastres naturales u otros sucesos).
    • Medidas para proteger contra el acceso/ingreso no deseado al refugio (por ej. vallas, cerrojos en las ventanas, etc.).
    • El edificio tiene un suministro confiable de agua, electricidad, servicios de comunicación y calefacción/ aire acondicionado, si es necesario.
    • La ubicación es conveniente y cercana a los servicios que puedan necesitar las mujeres y niñas (por ej. servicio médico, policía, agencias de apoyo jurídico, escuelas, mercados o áreas comerciales, transporte público, etc.).
    • El centro está integrado a la comunidad y facilita que las mujeres participen en actividades locales (siempre que sea seguro) y se sientan incluidas socialmente.
    • Las mujeres tienen acceso a otras comunidades y sus oportunidades recreativas mediante transporte público u otras formas asequibles de transporte (por ej. entre áreas rurales y urbanas para facilitar el viaje y la movilidad de las mujeres) (Kammerer, 2006, según cita en Woodman & McCaw, 2008; Organización Internacional para las Migraciones, 2007).

Alojamiento alternativo

  • En caso que no haya disponible un edificio separado para el refugio, puede haber alojamientos de emergencia en una variedad de lugares que incluyen:
    • Casas o apartamentos privados
    • Hoteles o alojamientos comerciales
    • Habitaciones en edificios especializados (por ej. hospitales, centros médicos)
    • Sedes religiosas (por ej. iglesias, mezquitas, templos, etc.)
    • Organizaciones comunitarias u organizaciones no gubernamentales
  • Se deben evaluar los siguientes factores y riesgos para identificar lugares de alojamiento alternativo (basados en consideraciones relacionadas con mujeres víctimas de la trata, aunque relevantes a todas las formas de violencia):
    • Tasas de delito en el área, y si hay posibilidad que las mujeres y niñas se encuentren con personas o grupos que planteen un riesgo para ellas.
    • Facilidad de entrada y salida tanto del espacio privado (por ej. casa o apartamento) como del espacio público (edificio o barrio) en todo momento, y la conveniencia de la ubicación en relación a los servicios médicos, psicológicos, jurídicos, u otros que las mujeres y las niñas puedan utilizar.
    • Disponibilidad de servicios básicos (por ej. agua, electricidad, comunicación y calefacción ‒si es necesaria‒), especialmente el acceso a una línea de teléfono fija o móvil en casos de emergencia.
    • Accesibilidad a la policía local, incluida la consideración de si la policía local tiene reputación de ser fiable/competente y si deben informarle acerca de la presencia de la sobreviviente en el área (esto está sujeto a que la mujer consienta en informar a la policía acerca de su presencia).
    • Los riesgos que representan otras personas que se alojan en el mismo lugar (por ej. propietarios de los apartamentos, compañeras de habitación, el personal de los lugares alternativos) (Organización Internacional para las Migraciones, 2007)

Ejemplos:

El enlace para el empoderamiento de las mujeres en Kenya ha fijado criterios específicos para determinar la viabilidad de establecer alojamiento de emergencia en los hogares de los promotores de la comunidad en Kibera, un asentamiento informal en las afueras de Nairobi. El espacio seguro temporario confidencial proporciona alojamiento hasta 48 horas a mujeres y menores de edad en riesgo que han sufrido violencia doméstica o agresión sexual. La organización lleva a cabo una evaluación para identificar si las familias candidatas a oficiar de anfitrionas cumplen con los criterios específicos para establecer el espacio. Incluye que:

  • La casa tenga espacio adecuado para alojar a la sobreviviente (al menos una cama extra que puede ser compartida por un máximo de dos personas);
  • La anfitriona ha demostrado estar comprometida con la causa (confirmada por el reconocimiento de la comunidad como defensora);
  • La anfitriona acuerda ofrecer el espacio voluntariamente y no espera compensación a cambio del uso del espacio; y
  • La anfitriona está dispuesta a trabajar con el Grupo de Trabajo sobre Violencia de Género y presentarle informes. Dicho grupo es un comité multisectorial integrado por representantes del sector seguridad, salud y justicia.

Fuente: Grace Mbugua. 2012. Presentación en la Segunda Conferencia Mundial de Refugios para Mujeres. Washington, D.C. 28 de febrero de 2012.

En Argentina, además de los refugios formales, las sobrevivientes de violencia pueden obtener fondos y vouchers para un hotel en 10 provincias: Buenos Aires, Córdoba, Corrientes, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Santa Fe, Santiago del Estero, Tierra del Fuego y Tucumán (Respuesta del gobierno argentino a la Base de Datos del Secretario General sobre VBG, 2009.