ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Contextos humanitarios

Las mujeres y las niñas son más vulnerables a las distintas formas de violencia en contextos de conflicto, humanitarios, y de emergencia o crisis (incluido el período posterior a desastres naturales y situaciones de conflicto armado) debido a que los incidentes de agresión sexual y violación, explotación, maltrato y trata de personas, así como de violencia doméstica suelen aumentar en estos contextos. Además de correr mayor riesgo de violencia, la interrupción de los servicios básicos de seguridad, salud, justicia y sociales durante una crisis y en contextos humanitarios refuerza la importancia que revisten las opciones de refugio seguro para mujeres y niñas. Esto es esencial tanto para quienes permanecen en sus comunidades como para quienes son desplazadas a otras localidades.

Es muy diferente instalar refugios en contextos humanitarios que en otros lados, y los programas pueden focalizarse en prevenir la violencia sexual contra las mujeres así como en proteger a las sobrevivientes de abuso.

Los servicios de refugio en contextos humanitarios y de emergencia generalmente comprenden:

  • Apoyar casas o alojamientos seguros ubicados en la comunidad, proporcionados por miembros de la familia extensa, voluntarios y líderes de la comunidad que pueden ayudar a la sobreviviente. Al igual que con las otras iniciativas de hogar seguro, antes de ponerlas en marcha se debe realizar la planificación de la seguridad y diseñar medidas de seguridad con el fin de minimizar los riesgos para la sobreviviente y las familias anfitrionas.
  • Establecer espacios seguros especializados para mujeres y, si es posible, niñas que ofrezcan acceso confidencial y anónimo a los servicios (incluidos servicios básicos de salud), y propiciar que las mujeres y  las niñas se reúnan, compartan sus experiencias e inquietudes con el personal y entre ellas. Tales espacios también deben considerar otros grupos marginados que pueden correr mayor riesgo de violencia de género (por ej. personas transgénero).
  • Proporcionar y facilitar acceso a apoyo psicológico y social en la comunidad, en los centros para la mujer u otros lugares seguros que se puedan usar para llevar a cabo  reuniones, ofrecer asesoramiento, impartir capacitación, y otras actividades.     
  • Asignar lugares de emergencia donde las mujeres y las niñas puedan recibir protección de una amenaza de violencia inminente (se puede proporcionar alojamiento o no).
  • Ayudar a las mujeres en riesgo y sobrevivientes para que desarrollen un plan de seguridad o reciban protección adecuada si no hay un plan.
  • Aunque la orientación específica para refugios de mujeres en contextos humanitarios es limitada, para diseñarlos se pueden considerar las directrices para refugios temporarios o permanentes. 

Para ofrecer la máxima seguridad y protección contra la violencia (incluye pero no se limita a la violencia y explotación sexual) a las mujeres que viven en viviendas privadas transitorias o permanentes, las organizaciones deben:

  • Revisar y promover criterios claros, consistentes y trasparentes de calificación para los servicios de refugio, que no discriminen a las sobrevivientes de abuso o mujeres que buscan alojamiento sin un pariente hombre. Los criterios deben priorizar a las mujeres marginadas que pueden ser más vulnerables a la violencia y la explotación, tales como jefas de hogar, mujeres con discapacidades, adultas mayores, analfabetas o mujeres jóvenes solas, y asegurar que no se las aísle y que se les proporcione refugio en lugares seguros. Por ejemplo, las agencias responsables de asignar vivienda temporaria y transitoria pueden reservar plazas para grupos vulnerables en zonas centrales, cerca de servicios de seguridad y otros.
  • Implementar procesos para determinar el acceso de las mujeres a vivienda individual, así como refugios comunales u hogares sustitutos seguros para niñas solas. Esto puede apoyarse en datos demográficos recabados mediante el registro de actividades o la colaboración de proveedores de servicios especializados que atiendan a grupos vulnerables.
  • Pedir la opinión de mujeres y otros grupos vulnerables regularmente para identificar sus problemas y garantizar que sus necesidades y  su seguridad se tomen en cuenta. Las mujeres deben tener total participación y deben ser incluidas en los procesos de gestión del refugio, incluida la evaluación y los comités de gestión, si es pertinente.
  • Proporcionar espacio adecuado así como suficiente material de construcción para que las familias tengan privacidad y hagan particiones, especialmente si hay familias con jefa de hogar viviendo al lado de familias con hombres. Es deseable proporcionar material de seguridad como trancas para puertas si es posible.
  • Asegurar que el alojamiento individual para mujeres no comprometa su seguridad (por ej. una ubicación separada para mujeres solas en algunos casos puede protegerlas mientras que en otros puede exponerlas a más peligro). Se deben evaluar los riesgos según el contexto haciendo uso de las pautas de evaluación y monitoreo.
    • Evaluar, monitorear y promover regularmente la seguridad del alojamiento, la protección y las respuestas ante los problemas que surgen. Esto implica consultas con las beneficiarias así como grupos de mujeres y otros responsables de los servicios de protección y apoyo. También puede incluir grupos que coordinan las acciones que tratan la violencia contra la mujer (por ej. el grupo interagencial de trabajo sobre violencia de género o el grupo sobre protección, si hay presencia de las Naciones Unidas).

Las consideraciones de ubicación, infraestructura y planta para el edificio del refugio incluyen:

  • Consultas con mujeres en decisiones relacionadas con la ubicación de los refugios de emergencia, planta y materiales, procesos de construcción y mantenimiento de viviendas temporarias, entre otros temas.
  • Elegir una ubicación con suficiente espacio para dormitorios para todas las mujeres que se estima alojar, y que no represente riesgos para su seguridad y protección. Esto se debe determinar en colaboración con mujeres, como parte de un comité más amplio de proveedores de refugios.
  • Considerar riesgos específicos en los alrededores del lugar, tales como  su proximidad a la frontera y el riesgo asociado con ataques transfronterizos o la distancia hasta puntos de suministro de alimentos y recolección de agua, si es pertinente; así como la proximidad o accesibilidad a personal de seguridad de confianza.
  • La ubicación del refugio debe evitar el aislamiento, promover el sentido de comunidad y reforzar la protección colectiva al mismo tiempo que preserva la privacidad de las mujeres y sus hijos e hijas. Debe haber un área común para que jueguen los niños y niñas vigilados por sus madres o cuidadoras.
    • Proporcionar iluminación en las áreas comunes para uso personal (por ej. letrinas bien iluminadas y linternas para mujeres/familias).

La acción coordinada y la colaboración multisectorial para la distribución de recursos y la prestación de servicios es central para la protección en contextos de emergencia debido a la necesidad de establecer e implementar rápidamente una diversidad de servicios especializados (por ej. saneamiento y agua, salud y educación, albergue seguro). El objetivo de la coordinación en estos contextos es proporcionar servicios accesibles, prontos, confidenciales y apropiados que incluyan salud, servicios sociales, legales, derechos humanos y seguridad para las sobrevivientes y establecer mecanismos para prevenir incidentes de violencia sexual.

Los proveedores de servicios que prestan apoyo a sobrevivientes deben participar en reuniones regulares con los grupos coordinadores del refugio así como con grupos de trabajo en violencia de género, y promover la creación de tales grupos si no existen. Los proveedores de refugio deben informar a los grupos coordinadores sobre los logros y los desafíos de proporcionar albergue seguro a las mujeres y niñas, y contribuir a los esfuerzos dirigidos por agencias que coordinan el trabajo en violencia de género. Esto debe incluir la instauración de procesos de intercambio de información  para facilitar la comunicación entre organizaciones y registrar a las mujeres y niñas que llegan al lugar. Por ejemplo, los resultados de un análisis de situación rápido y coordinado se pueden utilizar para planificar programas seguros para el refugio. Cuando se registra a mujeres y niñas en el lugar, se deben identificar a las que tengan necesidades especiales de albergue y asistencia y proporcionarles alojamiento seguro (es decir, aquellas más vulnerables a la violencia sexual)

(Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, 2003; Equipo de Trabajo del Comité Interinstitucional Permanente (IASC) sobre Género y Ayuda Humanitaria, 2005. IASC, 2006; Consejo Noruego para los Refugiados, 2008; y Ward/Área de responsabilidad de violencia de género, 2010)

 

Ejemplo: Casas seguras en Haití

En respuesta la necesidad cada vez mayor de apoyar a las sobrevivientes de violencia de género, en 2011se instalaron seis casas seguras en cinco regiones en Haití con apoyo de ONU Mujeres, el Ministerio de la Condición Femenina y los Derechos de la Mujer, y las organizaciones V-Day y Zonta International.

Las casas incluyen: la casa de acogida Myriam Merlet en Cabo Haitiano y otras dos operadas por la Association Femmes Soleil d’Haiti, que proporciona servicios en las regiones del Norte, Noroeste y Noreste. Dos casas en el Oeste, operadas por el Ministerio y la organización Kay Fanm, han sido reconstruidas luego del terremoto de enero de 2010. Una sexta casa de la red en la región Sudeste estará terminada para 2012 y será operada por la organización haitiana Fanm Deside. Las casas seguras imparten capacitación a operadores y asesores, así como orientación y supervisión clínica. El Ministerio de la Condición Femenina y los Derechos de la Mujer también ha brindado apoyo imponiendo procedimientos estándares de operación y un manual de normas para casas de acogida. La colaboración con el Ministerio es crucial, ya que regula los servicios prestados a las mujeres y niñas en las casas seguras a nivel nacional. El Ministerio publicará las pautas, dirigidas a las casas seguras, operadores, asesores y gestores con el fin de apoyar su implementación sistemática, mediante la certificación de las casas seguras y el control de calidad de los servicios. La casa de acogida operada por el Ministerio ha sido transformada en un centro de capacitación para apoyar el desarrollo de las capacidades de futuros operadores, fortaleciendo los vínculos y la alianza entre el gobierno y las organizaciones de mujeres. Estas capacitaciones son esenciales para asegurar que cada mujer, no importa donde viva, tenga igual acceso a servicios de calidad, incluidos servicios de asesoramiento y médicos, policiales y judiciales.

(Adaptado de: ONU Mujeres. 2012. Safe Houses Provide Critical Support to Survivors of Violence in Haiti.)

 

Herramientas:

Shelter: Gender Marker Tip Sheet: Gender Equality in the Project Sheet (Refugio: Planilla de recomendaciones sobre el marcador de género: Igualdad de género en el proyecto)  (Comité interinstitucional permanente - IASC, 2010). Esta herramienta proporciona ejemplos y sugerencias para programadores con el fin de asegurar que incluyan consideraciones de género a lo largo de toda la planificación, implementación y monitoreo de una iniciativa de refugio, la cual se puede adaptar para que se focalice en la temática de la violencia de género. Disponible en inglés.

Collective Centre Guidelines (Pautas para centros colectivos) (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y Organización Internacional para las Migraciones, 2010). Estas directrices ofrecen sugerencias para la planificación de programas en relación con centros colectivos, incluidos los factores de riesgo de violencia de género y las estrategias para abordarlos. Disponible en inglés.

Camp Management Toolkit, Chapter 10: Prevention of and Response to Gender-Based Violence (Kit de herramientas para la gestión de campamentos, Capítulo 10: Prevención y respuesta ante la violencia de género)  (Consejo Noruego para los Refugiados, 2008). Disponible en inglés.

Guidelines for Gender-Based Violence Interventions in Humanitarian Settings. Shelter and Site Planning in Emergency Settings (Pautas para las intervenciones sobre violencia de género en contextos humanitarios. Planificación de refugios y campamentos en contextos de emergencia) (IASC, 2005). Esta herramienta proporciona una guía detallada sobre cómo coordinar, diseñar e instalar refugios y servicios en contextos de emergencia tales como un conflicto armado. Incluye los pasos necesarios para evaluar la seguridad y definir la estrategia de protección; Proporcionar seguridad según las necesidades así como secciones sobre Coordinación y Planificación de Refugios y Campamentos. Disponible en inglés.

Violencia sexual y por motivos de género en contra de personas refugiadas, retornadas y desplazadas internas. Guía para la prevención y respuesta (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, 2003). Esta guía es para el personal de las agencias de la ONU, organizaciones intergubernametales, organismos para refugiados y de países anfitriones que brindan protección y asistencia a refugiados y otras personas de interés. La guía examina las causas originarias y factores que contribuyen a la violencia sexual y de género, y proporciona un marco con acciones prácticas para desarrollar estrategias eficaces de prevención y respuesta. Disponible en árabe, inglés, francés, rumano, ruso, español y swahili.