ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Condiciones generales

La mayoría de los refugios se diseñan e instalan para apoyar a sobrevivientes de violencia doméstica, lo cual implica la prestación de una variedad de servicios legales, psicosociales, financieros y personales que también pueden beneficiar a las sobrevivientes de otras formas de violencia. A pesar del valor general de esos servicios, con frecuencia están diseñados para atender las circunstancias específicas de mujeres que huyen de la violencia de su pareja, tales como cuestiones de seguridad focalizadas en un solo perpetrador; custodia; y otros problemas relacionados con el cambio en la relación). Estos no son necesariamente relevantes para mujeres que sufren otras formas de violencia (es decir, violencia sexual, trata de personas, prácticas perjudiciales tales como mutilación/ablación genital femenina, matrimonio forzado, y violencia “por honor”).

Prestar servicios especializados a la medida de las experiencias específicas de abuso se considera una buena práctica. Se deben ofrecer una variedad de beneficios que incluyan:  

  • Facilitar el acceso a asistencia culturalmente relevante.
  • Responder a las necesidades específicas de confidencialidad y defensa en relación con los problemas legales, financieros, de vivienda y personales relevantes a la forma de violencia que sufre la mujer.  
  • Asegurar que los proveedores de servicios tengan los conocimientos y recursos disponibles para abordar las causas y efectos específicos y complejos de la violencia que sufre la mujer.
  • Promover la accesibilidad a la protección de refugio para mujeres que sufren cualquier forma de abuso.

Aunque normalmente no hay suficientes refugios especializados en las distintas formas de violencia para satisfacer la demanda de las sobrevivientes, los proveedores de refugio pueden responder a todas las mujeres mediante las siguientes prácticas:

  • Impartir capacitación al personal en las distintas formas de abuso y situaciones específicas con el fin de que den respuesta con conocimiento y aptitud.
  • Integrar políticas y prácticas que propicien que las mujeres, y si es posible las niñas, independientemente de la forma de violencia que han padecido, reciban alguna medida de protección, y aseguren que se les ofrezca albergue y servicios conexos, ya sea que el personal tenga conocimientos especializados en la forma de abuso específica o no (División de la ONU para el Adelanto de la Mujer, Mayo 2009; Talens & Landman, 2003; Fondo de Población de las Naciones Unidas, 2007; y Wikström, 2010).

Véanse también Planificación y diseño de un refugio.