ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Técnicas

Esta sección se centra principalmente en la provisión de orientación de apoyo. Está basada en el trabajo con sobrevivientes de violencia doméstica, aunque puede tener componentes relevantes para otros tipos de violencia (Grealy, C., et. al., 2008).

Aunque los métodos pueden variar, la orientación de apoyo implica:

  • Validar las experiencias de una mujer y ayudarla a reconocer sus fortalezas y destrezas de supervivencia.

  • La promoción de las necesidades de una mujer, garantizando el acceso a recursos, protección y servicios.

  • Ayudar a las mujeres a comprender la dinámica de la violencia de género (por ejemplo, la dinámica de la relación y el poder) y la realidad de sus derechos (Coalición de Iowa contra la Violencia Doméstica, 2010).

El personal del refugio se debe adherir a los principios rectores y técnicas de orientación que demuestran:

  • Receptividad y búsqueda de comprensión, a través de técnicas de escucha activa que expresan su comprensión, observando y escuchando detenidamente a la mujer, aclarando sus sentimientos y respondiendo de forma verbal.

  • Aceptación y demostración de respeto por las opiniones y sentimientos de la mujer. Esto hace referencia a demostrar una actitud no prejuiciosa, ya sea a través de acciones físicas apropiadas desde el punto de vista cultural (por ejemplo, asintiendo con la cabeza, manteniendo una expresión facial neutra); respuestas verbales (por ejemplo, reafirmando lo que la mujer ha dicho; alentándola para que exprese sus sentimientos) u otros medios (por ejemplo, escuchando con atención; permitiendo que la mujer se tome su tiempo) (Office for the Victims of Crime, 2007).

  • Empoderamiento de la sobreviviente, que incluye promover la autoestima de las mujeres; las opciones y la capacidad para tomar sus propias decisiones en cuanto a esas opciones; el acceso a oportunidades y recursos; el poder para controlar su propia vida, tanto dentro como fuera del hogar; y la capacidad para influir sobre la dirección del cambio social (incluso crear un orden social y económico más justo) (Red de Información sobre Población, Naciones Unidas).

  • Ser conscientes, lo que supone prestar atención tanto a la parte verbal (lo que se dice o declara) como no verbal de la comunicación (cómo se dicen las cosas y otras conductas).

     

    Ser Conscientes, Significa Prestar Atención a...

    • La elección de palabras, que puede ofrecer pistas sobre los valores y sentimientos de la mujer.

    • Los silencios, que pueden indicar que la mujer está pensando, se siente incómoda con la situación o lo que se ha dicho, o muy molesta como para hablar.

    • Las expresiones faciales, que pueden indicar lo que siente o las diferencias entre las palabras manifestadas y lo que siente.

    • El contacto visual que puede indicar cuán cómoda se siente la mujer con un tema o la persona con la que están hablando.

    • La posición corporal y los gestos, que pueden indicar sentimientos, valor o el nivel de comodidad. 

  • Hacer observaciones, relacionadas con la información que la mujer comparte o los sentimientos que se expresan.

  • Aclarar y resumir, lo que implica preguntar qué se quería decir con una declaración o término en particular, a efectos de asegurar que la orientadora entienda el mensaje de la mujer. Esto evita suposiciones que pueden conducir a una interpretación errónea de información e intereses.

  • Aceptar la retroalimentación, escuchando lo que la mujer tiene que decir de forma no defensiva.

  • Despojarse de roles, relacionándose con la mujer como una igual y evitando el uso de cargos y descripciones con base en la autoridad que ubican a la orientadora en el rol de “experta” o “juez”.

  • Explorar y respaldar la movilización de recursos (por ejemplo, servicios de derivación) según sea necesario.

  • Usar silencios, reconociendo cuándo es útil quedarse sentada en silencio y darle tiempo a la mujer para que ordene sus pensamientos, procese lo que ha sido dicho, llore, respire hondo, etc.

  • Hablar un lenguaje común, adaptando el lenguaje que se utiliza en la sesión para reflejar la edad, educación, experiencia y estilo personal de la mujer para promover su comodidad.

  • Empatía implica ser capaz de ver al mundo desde el marco de referencia de la mujer y comunicar y aclarar las inquietudes desde esa perspectiva. Esto implica:

    • Escuchar lo que dice la persona y cómo lo dice.

    • Procesar lo que escuchó.

    • Observar cómo se siente la mujer.

    • Procurar comprender qué es lo que hace que este acontecimiento, problema o historia sea importante.

    • Responder a lo que se ha dicho utilizando manifestaciones breves que reflejan que entiende el sentimiento y la situación en cuestión (por ejemplo, "Entiendo"; "Esto debe ser difícil para usted").

  • Expresar apoyo mediante mensajes alentadores.

    • Fortalecer de forma positiva los esfuerzos de la mujer (por ejemplo, “Eso es bueno”; “Felicitaciones”).

    • Procurar identificar las necesidades e inquietudes de la mujer (por ejemplo, “¿Qué le gustaría que sucediese?”)

    • Infundir confianza en la mujer o niña respecto a que es posible lograr cambios.

    • Buscar oportunidades para afirmar sus fortalezas, logros y esfuerzos (Coalición de Iowa contra la Violencia Doméstica), 2010).

Próximo tema   Procesos

 tema anterior Orientación general