ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Antecedentes

Se puede utilizar orientación y servicios en línea o a través de internet para llegar a las mujeres que desean permanecer en el anonimato y que de otra forma no buscarían orientación. La orientación a través de este medio también puede hacer que los servicios profesionales sean más accesibles para las mujeres que viven en áreas remotas o con condiciones médicas o físicas que dificultan el contacto en persona con la orientadora.

Aunque el servicio en línea puede no ser apropiado, ni estar disponible ni ser el preferido de todas, este tipo de prestación de servicio ofrece varios beneficios específicos, que incluyen:

  • Un aumento de la sensación de control por parte de la mujer o niña.
  • La reducción de barreras, incluida la reducción del tiempo y la distancia requeridos para acceder a los servicios.
  • En determinados contextos, una mujer o niña pueden acceder a servicios de orientación en línea las 24 horas del día.
  • Facilitar la comunicación, para aquellas que prefieren escribir en vez de reuniones en persona. 
  • Ofrecer más tiempo tanto para la mujer o niña y la orientadora para reflexionar y responder con esmero a lo que la otra parte ha comunicado.

La prestación de servicios en línea presenta una variedad de desafíos de seguridad, éticos y operativos. En primer lugar, los modelos de prestación de servicios en línea eficaces carecen de investigación empírica, en especial en los casos donde los métodos no ofrecen pistas visuales o auditivas. Esto no es una indicación de que sean ineficaces, sino de que se necesita más investigación. Otros desafíos habituales del modelo pueden incluir:

  • La dificultad de las organizaciones para asegurar que los servicios en línea que ofrecen serán seguros, confidenciales y confiables para las sobrevivientes que corren riesgo de que sus comunicaciones en línea sean interceptadas sin autorización desde software de monitoreo de red. La seguridad de la computadora u otro dispositivo electrónico de la sobreviviente no puede ser controlado y administrado de forma remota. Por ejemplo, un perpetrador puede instalar software espía en la computadora de la sobreviviente, lo que le permite ver las comunicaciones realizadas en esa computadora.
  • Responder a las amenazas y los temas de seguridad personal enfrentados por la mujer o niña.
  • Limitaciones al acceso de la tecnología apropiada debido a barreras relacionadas con el servicio de conexión en línea, analfabetismo y control motriz.
  • Evaluación de la preparación de la mujer o niña para usar los servicios en línea (por ejemplo, dificultades para verificar la identidad de la mujer/niña y la orientadora en la sesión y desafíos para llegar a las mujeres que son un peligro para sí mismas u otras personas). 
  • Efectuar una evaluación de riesgo y seguridad con las mujeres y niñas que acceden únicamente a los servicios en línea.
  • Responsabilidad del proveedor de servicios (por ejemplo, si una mujer es herida o hiere a otros luego de una sesión de orientación).
  • Preservar la confidencialidad, el manejo de las violaciones a la confidencialidad y prácticas de almacenado de registros. 
  • Los problemas técnicos que interrumpen o finalizan el servicio.
  • Las limitaciones de los servicios (por ejemplo, la orientadora y la mujer no pueden verse una a la otra y deben comunicarse mediante manifestaciones breves que deben generarse rápidamente a efectos de mantener el flujo de la conversación). La comunicación en línea requiere tiempo y paciencia (Heinlen, 2003:81 y Preece & Ghozati, 2001 citado en Shelternet, 2009a; Kranz, 2002:2; y Preece, 2001:8 citado en Shelternet, 2009).

Próximo tema   Preparación institucional