ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Seguridad y confidencialidad

Las comunicaciones en línea deben ser planificadas e implementadas con minuciosa consideración y cuidado para extremar la seguridad en la mayor medida posible. Al igual que la orientación en persona, el apoyo en línea debe seguir principios rectores fundamentales, de las siguientes maneras:

  • Proporcionar información sobre el proceso en línea, la orientadora (incluido su nombre, posición, calificaciones y forma de contacto), los riesgos potenciales (por ejemplo, errores potenciales de comunicación al usar formas de comunicación basadas en texto), beneficios, medidas de seguridad y alternativas (por ejemplo, orientación telefónica).

  • Realizar una evaluación de los riesgos

    y analizar cuán cómoda se siente la mujer utilizando la tecnología antes de ofrecer orientación en línea.

  • Facilitar la planificación de la seguridad, incluida la evaluación de sus riesgos realizada por la propia sobreviviente.

  • Evitar el uso de la orientación en línea en situaciones de crisis, derivando a las mujeres a los servicios locales personales e inmediatos en tales casos.

  • Establecer prácticas para preservar la confidencialidad, incluido el acuerdo de no guardar, imprimir o reenviar comunicaciones textuales.

  • Comunicar el proceso y pautas para la orientación en línea en términos claros y sencillos.

  • Suministrar servicios utilizando un enfoque feminista, sin prejuicios y que no es médico, construyendo sobre las fortalezas y necesidades específicas de la mujer.

  • Garantizar que se pongan a disposición opciones alternativas a los servicios en línea (por ejemplo, orientación personal), en caso que sean necesarias en cualquier momento durante la orientación en línea.

  • Establecer horarios coordinados previamente para las citas en línea (Shelternet, 2009a).

Para este fin, las organizaciones deben capacitar a los proveedores de servicios en el uso de enfoques de evaluación estructurados específicos que atiendan la gama de factores de seguridad para los servicios en línea.

Las organizaciones que planean proporcionar apoyo en línea deben considerar todos los medios para incrementar la confidencialidad de las comunicaciones en línea a través del encriptado; contraseñas autenticadas y otras medidas de seguridad que las ayudan a responder a los diversos riesgos de seguridad de las sobrevivientes. Por ejemplo, se puede usar un servidor especial de computadora que protege contra el acceso sin autorización a la información y elimina cualquier vestigio de comunicación en la computadora de la sobreviviente (Fraser & Fribley, 2005).

Website Safety: Tips for Advocacy Organizations (Seguridad de sitios web: Consejos para las organizaciones de promoción) (National Network to End Domestic Violence Safetynet Project, 2009). Este recurso describe las medidas que pueden tomar los refugios y organizaciones de promoción para informar a las sobrevivientes sobre los riesgos de seguridad en línea tal como el monitoreo de computadoras y el software espía. Basado en el contexto en los Estados Unidos, se identifican tres medidas básicas que pueden tomar las organizaciones cuando trabajan con las sobrevivientes de agresión sexual, violencia doméstica y acoso. Disponible en inglés.

Las organizaciones deben recolectar información y desarrollar un claro entendimiento de todas las reglamentaciones y reglas gubernamentales relacionadas con las comunicaciones electrónicas entre una orientadora o promotora y una sobreviviente. Las promotoras también deben estar al tanto de los riesgos de confidencialidad inherentes al uso de las tecnologías de modo de poder informar a las sobrevivientes sobre los riesgos y cambiar el modo de comunicación a otras formas (por ejemplo, línea de ayuda, en persona) si es necesario para manejar esos riesgos.

 

Ejemplo: Safety Net (Estados Unidos)

 El Safety Net Technology Project (Proyecto de tecnología de red segura) fue fundado en el año 2000 e implementado en 2002 por la Red Nacional para Erradicar la Violencia Doméstica (NNEDV por sus siglas en inglés) de EE.UU., para renovar la promoción mediante la expansión de la cantidad de promotoras en los refugios que pueden emplear el poder de la tecnología moderna para aumentar la seguridad de la sobreviviente y mejorar el conocimiento tecnológico de las mujeres y su uso potencial por parte de los perpetradores. Los objetivos generales del Proyecto son ayudar a aquellas personas que trabajan para poner fin a la violencia contra la mujer a utilizar la tecnología de forma segura y responsabilizar a los agresores por el uso inapropiado de la tecnología. El proyecto logra estos objetivos a través de la capacitación de operadores(as), formulación de políticas públicas, aumento de la concienciación, desarrollo de las capacidades del personal del refugio, cumplimiento de la ley, y asesoramiento de los desarrolladores y compañías de tecnología.

 

Capacitación de operadores

Desde el año 2000, el Equipo de Safety Net ha impartido más de 800 capacitaciones a una amplia gama de audiencias, llegando a más de 52.000 promotoras, agentes del orden público (incluyendo el FBI), personal universitario y jueces y juezas de juzgados de familia, jóvenes, orientadoras y otras personas, sobre acoso de alta tecnología, privacidad de datos e Internet, y el uso de los medios sociales de forma segura. Aunque fue implementado principalmente en los Estados Unidos, se han realizado más de 40 capacitaciones en otros países, tal como Austria, Australia, Canadá, Inglaterra, México y Portugal, entre otros.

 

El proyecto alcanza a miles de personas a través de una red organizada de refugios locales, expertos a nivel estatal, redes nacionales e internacionales. El proyecto construye las capacidades de coaliciones de violencia doméstica estatales y del territorio de EE.UU. y de las redes de refugios internacionales a través de una conferencia anual de formación de formadores, materiales educativos y respaldo continuo durante el año. Las promotoras capacitadas usan sus conocimientos recientes sobre tecnología para capacitar a los proveedores de servicios en sus países y comunidades. Coaliciones miembro a través de los Estados Unidos reproducen al Proyecto Safety Net nacional en una escala menor en sus comunidades locales. A nivel internacional, Canadá y Australia trabajan estrechamente con el Proyecto de Seguridad de NNEDV para reproducir y adaptar este modelo.

Incidencia en políticas públicas

El Proyecto Safety Net promueve políticas locales, estatales, nacionales e internacionales firmes que garanticen la seguridad, privacidad y derechos civiles de todas las víctimas y sobrevivientes y procura garantizar que los perpetradores sean considerados totalmente responsables por el uso inapropiado de la tecnología para el acoso y abuso. El proyecto ha dado forma a políticas públicas en comunidades locales, a nivel estatal, provincial y nacional. Gracias a esa labor, las sobrevivientes en los Estados Unidos ahora gozan de más protección de la privacidad amparada por las leyes federales, incluido el derecho a evitar que su información de identificación personal se comparta con un agresor, agentes del orden público, el gobierno y cualquier persona ajena al refugio. Las leyes federales y estatales que abordan la privacidad de la ubicación y el rastreo de GPS, “spoofing” (suplantación) telefónica, software espía y otras estrategias de acoso cibernético han sido modeladas por el testimonio y la orientación del proyecto.

 

En respuesta al interés del gobierno de acceder a las cifras más exactas de mujeres atendidas por refugios, el Safety Net Project desarrolló La violencia doméstica cuenta:

El censo nacional de servicios de violencia doméstica en 2006. Esta iniciativa anual trabaja con las 56 coaliciones estatales y territoriales en los Estados Unidos para llegar a más de 2.000 refugios y proveedores de servicios locales a efectos de contar la cantidad de víctimas adultas y niñas atendidas en un período de 24 horas. Por ejemplo, en 2011, el informe indicaba que los refugios y programas ayudaron a más de 65.000 adultas y niñas en tan solo un día, y no pudieron atender a más de 10.000 solicitudes de ayuda ese día debido a la falta de recursos, personal y espacio de camas. Los hallazgos en el informe anual han sido usados por los Miembros del Congreso para incrementar los fondos, y por los medios de difusión y han sido incluidos en libros de texto universitarios.

 

Aumentar la concienciación

La iniciativa aumenta la concienciación tecnológica y relativa a la privacidad mediante la creación de material educativo interactivo que es compartido en los refugios, publicado en los recursos en línea y trabaja regularmente con periodistas de prensa y medios televisivos (por ejemplo, CNN) para educar a las víctimas que pueden estar sufriendo acoso tecnológico. Se utilizan los medios sociales para llegar a miles de personas y compartir las estrategias activistas con el público en general. El Proyecto ha contribuido a mejorar con éxito la forma en que los sitios web proporcionan información al público y las sobrevivientes. Más de 38.000 sitios web han implementado sólidas advertencias de seguridad usando la plantilla NNEDV, un lenguaje que avisa sobre los peligros del monitoreo de computadoras y alienta a las víctimas a usar una computadora más segura o contactar a la policía.

 

Desarrollar capacidades

El Proyecto trabaja con comunidades y agencias para atender el impacto que tiene la temática de las tecnologías emergentes sobre los derechos a la seguridad, privacidad y accesibilidad de las sobrevivientes de violencia doméstica, violencia sexual y acoso. A través de consultas telefónicas, por correo electrónico y en persona, el proyecto ayuda a la policía y promotoras en una variedad de temas que incluyen la respuesta a los casos de acoso tecnológico complejo, el desarrollo de bases de datos internos que protegen la privacidad, seguridad y confidencialidad de la víctima, y la implementación de nuevas tecnologías para llegar de forma segura a las sobrevivientes y educar al público tales como las aplicaciones de los teléfonos inteligentes y el desarrollo de sistemas de chat en línea seguros. Desde 2002, el Proyecto ha respondido a más de 13.500 solicitudes únicas de asistencia, consulta y recursos, con un promedio de más de 100 solicitudes cada mes.

 

Innovación tecnológica

Dadas sus amplias conexiones internacionales y experiencia tecnológica única, a menudo se le solicita al Proyecto Safety Net que colabore con los innovadores de tecnología para garantizar que las características de protección y seguridad sean incorporadas en el desarrollo de nuevos productos tecnológicos. El proyecto se unió al Consejo Asesor de Seguridad de Facebook en 2010, y ofrece orientación regularmente sobre las características de privacidad y respuesta de los agentes del orden. El equipo también ha prestado asesoramiento y asistencia a diversas compañías tecnológicas incluyendo Apple, Google, Microsoft y Twitter.

 

El patrón del Proyecto Safety Net para identificar problemas de la tecnología a nivel nacional y aportar información y capacitación a las coaliciones estatales para implementar a nivel local ha sido enormemente útil para nuestro trabajo y para las víctimas. Su director nos ayudó a identificar prácticas de programas utilizando la comunicación electrónica que podrían comprometer involuntariamente la seguridad individual de las mujeres víctimas de maltrato. El proyecto nos proporcionó la capacitación que traeremos de regreso a Illinois y traspasaremos a cada programa de refugio/línea de ayuda. El proyecto también ha identificado que el U.S. Federal Homeless Management Information System (Sistema de gestión de información de personas sin techo de Estados Unidos) puede ser una buena idea, pero la implementación podría poner el peligro la seguridad de las víctimas y sus hijos(as). Una vez más, Southworth proporcionó información, temas de conversación, estrategias, asistencia técnica y folletos útiles que permitirán a cada estado abordar estos temas a nivel estatal y regional.” Usuario anónimo del proyecto

Vea los recursos de seguridad tecnológica desarrollados por la iniciativa.

 

Fuente: Cindy Southworth, Fundadora de Safety Net. NNEDV. Washington, D.C.

Próximo tema   Técnicas

 tema anterior Preparación institucional