ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Consecuencias para las personas y las comunidades

  • Las consecuencias de la exposición a la violencia son tan amplias como el alcance de la propia violencia, no sólo en términos de los problemas agudos y crónicos de salud que van asociados a muchos de los tipos de violencia sufridos por las mujeres y las niñas, sino también porque la victimización puede incrementar el riesgo futuro de mala salud de los sobrevivientes.
  • Las pruebas recabadas en todo el mundo indican que la violencia contra las mujeres y las niñas es gravemente perjudicial para su salud física, sexual y mental. Los efectos sobre la salud mental incluyen las quejas somáticas, la depresión, la ansiedad, el consumo de drogas y alcohol y la tendencia al suicidio. Los efectos sobre la salud física de la violencia contra las mujeres y las niñas incluyen lesiones que pueden causar tanto afecciones agudas como crónicas, con un impacto sobre los sistemas neurológico, gastrointestinal, muscular, urinario y reproductivo. Los efectos sobre la salud sexual incluyen embarazos no deseados, complicaciones a causa de abortos practicados en condiciones de riesgo, e infecciones de transmisión sexual. Crece la literatura que presenta pruebas de la relación entre la violencia contra las mujeres y las niñas y el VIH/SIDA. Las víctimas de la violencia contra las mujeres y las niñas pueden sufrir problemas adicionales a causa del estigma asociado a la violencia que sufren, lo que incrementa su riesgo social y económico debido al ostracismo al que son sometidas por su comunidad y su familia. Sin embargo, muchos de estos efectos son difíciles de identificar, en no poca medida por el elevado número de casos de violencia contra las mujeres y las niñas sobre los que no se informa, pero también porque para los profesionales sanitarios y de otros ámbitos los síntomas no siempre son fácilmente identificables como prueba de la exposición a este tipo de violencia. (Para más información sobre los efectos de la violencia contra las mujeres y las niñas sobre la salud, véase el MÓDULO DE SALUD.)
  • En situaciones de emergencia humanitaria, en que los sistemas de apoyo comunitario y los servicios sanitarios y psicosociales suelen quedar gravemente debilitados, las consecuencias de la violencia pueden ser todavía más profundas que en tiempo de paz. El alcance y el impacto de la violencia contra las mujeres y las niñas limita la capacidad de comunidades enteras para recuperarse del conflicto. Las consecuencias físicas y psicológicas de la violencia contra las mujeres y las niñas pueden inhibir el funcionamiento de un sobreviviente, no sólo personalmente, sino también en las relaciones con la familia y la comunidad. A su vez, ello puede debilitar la cohesión social.
El documento Fragile States Strategy (2005), de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), llega a la conclusión de que “los datos muestran una fuerte correlación entre la fragilidad de los estados y el trato discriminatorio a la mujer”. Las condiciones de fragilidad en situaciones de conflicto incrementan la prevalencia de la violencia contra las mujeres y las niñas y, al mismo tiempo, dificultan su tratamiento. No obstante, no abordar la violencia contra las mujeres y las niñas puede limitar la eficacia de las estrategias de recuperación y de las soluciones duraderas para la paz. Por consiguiente, todas las intervenciones humanitarias que intenten contribuir a las soluciones sostenibles deben trabajar por la reducción y la eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas.

 

Recursos adicionales

Para más información sobre las consecuencias de la violencia contra las mujeres y las niñas en situaciones de conflicto, véase por ejemplo:

Amnistía Internacional, 2004, Sudán, Darfur. La violación como arma de guerra: la violencia sexual y sus consecuencias. Índice de AI: AFR 54/076/2004. Disopnible en inglés.

Amnistía Internacional, 2004, Ruanda: “marcadas para morir”. Sobrevivientes de violación afectadas de VIH/sida. Índice de AI: AFR 47/007/2004.  Disopnible en espanol.

Amone-P’Olak, K., 2005, Psychological impact of war and sexual abuse on adolescent girls in Northern Uganda. Intervention, 3 (1), 33-45. Disopnible en inglés.

Egeland, J., 2005, Health in emergencies: Women's health in crises. WHO/Health in Emergencies. 

Graça Machel, 1996, Las repercusiones de los conflictos armados sobre los niños. Disopnible en inglés.

Josse, E., 2010, ‘They came with two guns’: the consequences of sexual violence for the mental health of women in armed conflicts. Revista Internacional de la Cruz roja 92(877), 177-195. Disopnible en inglés.

Klot J., DeLargy, P., 2007, Violencia sexual y transmisión del VIH/SIDA, en: Violencia sexual: arma de guerra, obstáculo para la paz. Migraciones forzadas, revista. n.º 27, pp. 23-24 (UNFPA). Disopnible en inglés.

Omarjee N., Lau, U., 2006, Conflicts in Africa: Intersectionality of GBV and HIV/AIDS, People Opposing Women Abuse [POWA] Research Department. (Universidad de KwaZulu-Natal).  Disopnible en inglés.

Watts, C. et al., 2010, Sexual violence and conflict in Africa: Prevalence and potentional impact on HIV incidence, Sexually Transmitted Infections, Suppl 3. Disopnible en inglés.

Armed Conflict and Trafficking in Women: Armed Conflict and Trafficking in Women: A Desk Study. Sonje Wolte (Eschborn: GTZ, 2004).  Disopnible en inglés.

CICR, marzo de 2010, 'They came with two guns': the consequences of sexual violence for the mental health of women in armed conflicts.  Disopnible en inglés.