ESCAPE RAPIDO DE SITIO

La violencia sexual en los conflictos

  • La violencia sexual relacionada con los conflictos ha sido un área de trabajo específica que ha recibido una creciente atención en la agenda sobre las mujeres, la paz y la seguridad, sobre todo desde el desarrollo de la Iniciativa de las Naciones Unidas contra la Violencia Sexual en los Conflictos, en 2007; la adopción de la resolución 1820 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en 2008; y el nombramiento, en 2009, de un Representante Especial del Secretario General sobre la Violencia Sexual en los Conflictos. De acuerdo con las resoluciones 1888 y 1960, el mandato del Representante Especial es proporcionar un liderazgo coherente y estratégico para reforzar la coordinación, la promoción y la cooperación entre todas las partes interesadas pertinentes.
  • El primer Representante Especial elaboró un programa prioritario de cinco puntos:
  1. poner fin a la impunidad;
  2. empoderar a la mujer para obtener reparación y hacer valer sus derechos;
  3. movilizar el liderazgo político;
  4. aumentar el reconocimiento de la violación como táctica y consecuencia de los conflictos; y
  5. garantizar una respuesta coordinada del sistema de las Naciones Unidas a través de la red interinstitucional de la Iniciativa de las Naciones Unidas contra la Violencia Sexual en los Conflictos.
  • El segundo Representante Especial, nombrado en 2012, añadió el principio de implicación nacional a estas prioridades. Para cumplir con el programa, el Representante Especial emprendió misiones a fin de escuchar a los sobrevivientes de la violencia sexual, de debatir con los responsables políticos y otros interesados pertinentes, de remitir la relevante información al Consejo de Seguridad, en particular gracias a la presentación de un informe anual de las Naciones Unidas sobre el estado de la violencia sexual relacionada con los conflictos en el mundo, en el que se nombran las partes sospechas de ser de las más infractoras. (Véanse las disposiciones de supervisión, análisis y presentación de informes a continuación). Asimismo, la oficina del Representante Especial apoya a los gobiernos afectados por conflictos armados en su capacidad para hacer frente a la violencia sexual (véase Wallström, M. 2010, Statement: Ending Sexual Violence: Translating Promises into Practice).

 

  • Mientras el Representante Especial del Secretario General sobre la Violencia Sexual en los Conflictos exige que se ponga fin a la impunidad y habla en nombre de los sobrevivientes, la labor de varias entidades de las Naciones Unidas se coordina a través de la Iniciativa de las Naciones Unidas contra la Violencia Sexual en los Conflictos (Iniciativa de la ONU), una red de 13 entidades de las Naciones Unidas (para conocer los miembros de dicha iniciativa, véase http://www.stoprapenow.org) cuyo objeto es poner fin a la violencia sexual en los conflictos. La iniciativa se inició en 2007 en el marco de un esfuerzo concertado del sistema de las Naciones Unidas por mejorar la coordinación y la rendición de cuentas, ampliar las actividades de programación y promoción, respaldar las medidas nacionales encaminadas a poner fin a la violencia sexual y atender eficazmente a las necesidades de los sobrevivientes. A la vez que armoniza la labor de 13 entidades de las Naciones Unidas, la Iniciativa de la ONU reúne a actores del ámbito humanitario, del desarrollo y de la seguridad con el fin de proporcionar un apoyo estratégico a los países, en respuesta a las peticiones del coordinador residente y de asuntos humanitarios. La Iniciativa de la ONU estructura sus actividades en torno a tres ejes:
  • Acción a nivel nacional: apoya la elaboración y programación de una estrategia conjunta por los equipos de las Naciones Unidas en los países y las operaciones de mantenimiento de la paz, incluida la creación de la capacidad operacional y técnica.
  • Promoción de la acción: fomenta la concienciación y genera la voluntad política para acabar con la violencia como parte de una campaña más amplia de Alto a la violación y de la campaña ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres del Secretario General.
  • Generación de conocimientos: crea un centro de información sobre la violencia sexual en situaciones de conflictos y sobre qué respuestas de las Naciones Unidas y sus socios son efectivas, mediante el desarrollo de herramientas destinadas a mejorar la reunión y el análisis de datos y la prestación de servicios, así como herramientas de capacitación para mejorar la protección y la prevención.
  • La Iniciativa de la ONU ha elaborado una serie de herramientas: módulos de capacitación para el personal de mantenimiento de la paz, un inventario de la práctica del mantenimiento de la paz, directrices para mediadores, bases de datos académicas, un programa de investigación, señales de alerta temprana, así como orientación para la presentación de informes y la investigación en materia de violencia sexual. En la nota conceptual que establece la dimensión del problema de la violencia sexual relacionada con los conflictos, se incluye la siguiente definición: “La violencia sexual relacionada con los conflictos se refiere a incidentes o pautas de violencia sexual (a los efectos del listado de conformidad con la resolución 1960 [2010] del Consejo de Seguridad), es decir, la violación, la esclavitud sexual, la prostitución forzada, los embarazos forzados, la esterilización forzada o cualquier otra forma de violencia sexual de gravedad comparable que se cometa contra las mujeres, los hombres o los niños. Estos incidentes o pautas de comportamiento se producen en situaciones de conflicto o posteriores a los conflictos o en otras situaciones motivo de preocupación (por ejemplo, durante un enfrentamiento político). Además, guardan una relación directa o indirecta con el propio conflicto o enfrentamiento político, es decir, una relación temporal, geográfica o causal. Aparte del carácter internacional de los supuestos crímenes, que, dependiendo de las circunstancias, constituyen crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad, actos de genocidio u otras violaciones manifiestas de los derechos humanos, la relación con el conflicto puede ser evidente teniendo en cuenta el perfil y las motivaciones del autor, el perfil de la víctima, el clima de impunidad o la situación de colapso en que se encuentre el Estado en cuestión, las dimensiones transfronterizas o el hecho de que violen lo dispuesto en un acuerdo de cesación del fuego.” Algunas de estas herramientas están disponibles aquí, en varios idiomas. La Iniciativa de la ONU también ofrece coordinación sobre el terreno a través del apoyo a las estrategias globales. Para obtener información detallada y ejemplos, véase el apartado V sobre Coordinación.
  • En diciembre de 2010 la resolución 1960 estableció unas disposiciones estandarizadas de supervisión, análisis y presentación de informes sobre la violencia sexual relacionada con los conflictos. El propósito de dichas disposiciones es mejorar la reunión de datos sobre el terreno a fin de proporcionar al Consejo de Seguridad información sistemática, oportuna, fidedigna y objetiva sobre la violencia sexual relacionada con los conflictos. Las partes sobre las cuales pesen sospechas fundadas de haber cometido actos de violencia sexual se enumeran en el informe anual del Secretario General de las Naciones Unidas al Consejo de Seguridad.
  • En el plano nacional, la información y los datos reunidos para la supervisión, el análisis y la presentación de informes se transmitirán mediante los sistemas existentes de reunión de datos a la red de organizaciones sobre el terreno y otras redes que trabajan en un país determinado como, por ejemplo, el Grupo temático sobre protección, el Área de responsabilidad de violencia por motivos de género/Grupo de trabajo/Subgrupo y los Grupos temáticos sobre el género. Esta información sobre actos y patrones de violencia sexual puede servir como base para las estrategias de protección, las respuestas programáticas, la promoción, la alerta temprana y los informes que se envían a la sede de las Naciones Unidas.
  • En junio de 2011 se publicó una nota de orientación provisional sobre la aplicación de la resolución 1960, en la que se define el proceso de implementación del mecanismo de supervisión y presentación de informes y de los mecanismos de coordinación propuestos. Para información detallada, véase el apartado V sobre Coordinación.