ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Hijos de una violación

  • Los hijos que nacen de una violación también se enfrentan a dificultades que no afectan a otros niños. La estigmatización y la vergüenza relacionadas con la violación pueden aislarlos de sus compañeros; estos niños pueden sufrir el rechazo de sus familias y comunidades por no tener un padre ‘legítimo’ o ser considerados una carga. Son más propensos a sufrir insultos y malos tratos o acoso por parte de sus comunidades y familias. Corren el riesgo de acabar convirtiéndose en niños de la calle y de recurrir a medios de vida peligrosos, como el sexo transaccional. Las recomendaciones iniciales para mejorar la atención a las madres y a sus hijos nacidos de una violación incluyen (Liebling et al., 2012,) 
  • Organizar consultorios móviles para que todos los sobrevivientes tengan mayor acceso a la atención sanitaria, especialmente en las zonas rurales.
  • Concebir programas de sensibilización para elevar el nivel de conciencia de las mujeres y las niñas acerca de la violencia sexual, la atención sanitaria, las enfermedades de transmisión sexual y el VIH/SIDA.
  • Emprender iniciativas de cambio social, entre ellas, actividades de concienciación, comunicación, movilización comunitaria y capacitación sobre la violencia sexual contra las mujeres y las niñas, en favor del respeto y del empoderamiento de las sobrevivientes de violaciones y de las niñas madres.
  • Desarrollar la capacidad de los profesionales y prestadores de servicios para brindar apoyo psicológico y emocional a las sobrevivientes y a los hijos de violaciones.
  • Aumentar las oportunidades de acceso a medios de vida para las madres y los hijos de violaciones.
  • Mejorar el acceso de las sobrevivientes a la justicia, en particular la protección y el trato justo durante el juicio.

 

Recursos adicionales

Para más información sobre cómo atender las necesidades de los niños nacidos de violencia sexual, véase: