ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Contextos con grupos temáticos

  • Mediante el proceso de reforma humanitaria, el IASC acordó en 2006 que todos los países con Coordinadores de Asuntos Humanitarios deberían emplear el enfoque de gestión por grupos temáticos. El IASC también acordó que el enfoque de gestión por grupos debería ser el utilizado en grandes "nuevas" emergencias que requieran de una respuesta multisectorial. De acuerdo con el enfoque de gestión por grupos, el mecanismo de coordinación contra la violencia de género consiste en un "Área de responsabilidad" encuadrada en el Grupo temático sobre protección. En la esfera internacional este mecanismo se conoce como AdR de violencia por motivos de género, pero hay varias maneras de referirse a él sobre el terreno (todos ellos aceptables), como "Área de responsabilidad, " Grupo de Trabajo" o "Subgrupo temático".
  • Sobre el terreno, en contextos con grupos temáticos, el UNFPA y UNICEF son designados como "proveedores de último recurso", lo que significa que tienen la responsabilidad de garantizar la coordinación en materia de violencia contra las mujeres y las niñas si es necesario y si no existen otros mecanismos, en consulta con la dirección y los miembros del Grupo temático sobre protección.

El concepto de “proveedor de último recurso” es crucial para el enfoque de gestión por grupos temáticos. Significa que los organismos que dirigen el grupo temático a escala mundial no escatimarán esfuerzos para garantizar que la respuesta a una situación de emergencia sea adecuada y apropiada y que, al asumir la dirección del grupo temático sobre el terreno, pondrán todo su empeño en solucionar por sí mismos todas las carencias si los socios del grupo temático no pueden hacerlo. Sobre el terreno, en situaciones en que la dirección del grupo temático mundial no está operativa y, por consiguiente, el grupo temático está dirigido por un organismo diferente del designado a escala mundial, se sigue considerando que el organismo dirigente mundial es el proveedor de último recurso y que, por consiguiente, es responsable de garantizar que la dirección sobre el terreno cumple con las responsabilidades del grupo temático que se le han atribuido.

 

Fuente: Handbook for Coordinating Gender-based Violence Interventions in Humanitarian Settings, p. 34. Para más información sobre la dirección de grupos temáticos, incluido el concepto de "proveedor de último recurso", se puede consultar la Nota de orientación del IASC sobre la aplicación del enfoque de gestión por grupos para reforzar la respuesta humanitaria (noviembre de 2006).

  • Pese a que no existe una fórmula preestablecida para determinar qué organismo u organismos y cuál de sus miembros asume la responsabilidad de iniciar y dirigir el mecanismo de coordinación contra la violencia de género en un contexto con grupos temáticos, se deben tener en cuenta unas directrices generales, que se resumen a continuación: 
    • Cuando sí hay un Grupo temático sobre protección: El UNFPA y UNICEF deben determinar si uno de estos organismos, o ambos, tiene la capacidad adecuada para disponer y dirigir mecanismos de coordinación contra la violencia de género (por ejemplo, un grupo de trabajo o un subgrupo temático contra la violencia de género), lo que incluye la financiación y el personal (por ejemplo, asignar a un miembro del personal, preferiblemente de nivel intermedio o superior, la función de coordinador en materia de violencia de género a tiempo completo). 
      • UNICEF y/o el UNFPA tienen la capacidad de asumir la dirección: Uno o dos de los organismos —según qué organismo cuente con capacidad para dirigir— son responsables de apoyar y/o establecer un organismo de coordinación interinstitucional en materia de violencia de género, preferiblemente en colaboración con una entidad u organización local. 
      • Ni el UNFPA ni UNICEF tienen la capacidad de liderar la coordinación: Tanto el UNFPA como UNICEF deben trabajar con la dirección del Grupo temático sobre protección y en consulta con el Coordinador de Asuntos Humanitarios/Coordinador Residente, con el equipo humanitario de las Naciones Unidas en el país y con las ONG nacionales e internacionales relevantes, la Cruz Roja/Media Luna Roja y los representantes gubernamentales para identificar un organismo que asuma el liderazgo de la coordinación de las intervenciones interinstitucionales contra la violencia contra las mujeres y las niñas, y ofrecerle respaldo. Podría tratarse de una entidad de las Naciones Unidas, de una ONG nacional o internacional o del gobierno. Se debería apoyar el liderazgo local siempre que fuera posible.
    • Cuando no existe un Grupo temático sobre protección pero se ha identificado la violencia de género como un área prioritaria de preocupación y está implantado el sistema de gestión por grupos: El UNFPA y UNICEF deberían coordinarse con otras entidades y ONG relevantes para apoyar y/o implantar un organismo interinstitucional de coordinación en materia de violencia de género, de acuerdo con las medidas resumidas en la Nota de orientación para determinar la conducción del Área de responsabilidad de violencia por motivos de género del Grupo de Trabajo sobre el terreno (p. 142). 

Cuando ya existe un grupo interinstitucional para coordinar las actividades de prevención y respuesta ante la violencia contra las mujeres y las niñas, este organismo tendrá siempre que ser considerado el primer foro potencial para coordinar las cuestiones relativas a este tipo de violencia en un contexto con grupos temáticos. Sólo deberían implantarse estructuras paralelas cuando sea absolutamente necesario; es preferible que los trabajadores humanitarios dediquen sus esfuerzos a hacer que la estructura existente sea más fuerte y sostenible, por ejemplo cuando:

  • Ya existe un organismo de coordinación en materia de género, pero este foro no otorga la suficiente atención a la cuestión de la violencia contra las mujeres y las niñas en situaciones de emergencia, y dentro de este organismo hay demasiadas organizaciones que se centran en el género en términos más amplios. Posible solución: Creación de un Grupo de Trabajo sobre la violencia contra las mujeres y las niñas que incluya las instituciones que trabajan directamente en la prevención y la respuesta ante este tipo de violencia y que presente informes tanto al organismo existente de coordinación en materia de género como al Grupo temático sobre protección.

  • Ya existe una estructura de coordinación en materia de violencia contra las mujeres y las niñas, pero el grupo no aborda específicamente este tipo de violencia en situaciones de emergencia. Posible solución: Creación de un Subgrupo de Trabajo sobre la violencia contra las mujeres y las niñas en situaciones de emergencia.

  • Ya existe una estructura nacional y dirigida por el gobierno dedicada a la coordinación en materia de violencia contra las mujeres y las niñas, pero un análisis de deficiencias pone de manifiesto que este grupo no es tan eficaz como podría. Posible solución: Desarrollo de un programa conjunto entre el equipo de las Naciones Unidas en el país y las ONG para mejorar las actividades de esta estructura de coordinación.

 

Fuente: AdR de violencia por motivos de género. Nota de orientación para determinar la conducción del Área de responsabilidad de violencia por motivos de género del Grupo de Trabajo sobre el terreno. Véase el Anexo 7 del manual Handbook for Coordinating Gender-based Violence Intervention in Humanitarian Settings.

Próximo tema   Contextos sin grupos temáticos

 tema anterior Visión de conjunto