ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Mecanismos locales de coordinación

  • Establecer mecanismos locales de coordinación y garantizar que están vinculados con mecanismos nacionales de coordinación es una de las máximas prioridades de todos los que trabajan contra la violencia de género, ya que estos mecanismos de coordinación a menudo ejercen responsabilidades distintas pero que se refuerzan entre sí:
    • el mecanismo nacional de coordinación puede trabajar en el "panorama general" (por ejemplo, la promoción a escala nacional, la reunión y gestión de datos, el trabajo con los medios, el apoyo a otros sectores/grupos del ámbito nacional, etc.);
    • el mecanismo de coordinación sobre el terreno puede trabajar más en las directrices operacionales y en la supervisión de la aplicación del programa.
  • Cuando los mecanismos de coordinación nacionales y sobre el terreno no se coordinan se ve comprometido el cumplimiento de las responsabilidades. Por ejemplo, el mecanismo nacional de coordinación no puede cumplir adecuadamente sus responsabilidades de promoción a menos que entienda qué ocurre sobre el terreno. A su vez, los que trabajan sobre el terreno no pueden cumplir con sus responsabilidades en materia de dirección operacional a menos que su discurso (sobre principios rectores, modelos de mejores prácticas, etc.) coincida con el del mecanismo nacional de coordinación.
  • La tabla siguiente destaca algunos puntos clave a la hora de poner en marcha mecanismos locales de coordinación (cuando no existen previamente) y garantizar que se puedan establecer vínculos entre los mecanismos de coordinación de ámbito nacional y los de ámbito local/subnacional.

Empezar

Identificar y/o desarrollar estructuras subnacionales lo antes posible a partir de la creación del mecanismo de coordinación nacional —idealmente, en un plazo máximo de un mes desde el inicio de la respuesta a la emergencia (si no como parte de la preparación para la emergencia).

 

Identificar a los integrantes

Identificar —posiblemente mientras se efectúan evaluaciones rápidas de las cuestiones y programas relativos a la violencia de género en el área o las áreas afectadas— a actores clave (sectores sanitario, psicosocial y de la seguridad/protección) en el ámbito local, así como personas de interés, expertos locales en género y violencia de género, etc., que deberían participar en los mecanismos locales de coordinación, y solicitarles que tomen parte en la coordinación local.

 

Identificar a los líderes

Los socios deberían determinar, en la primera reunión y del mismo modo participativo que en el ámbito nacional, quién asume la dirección de los mecanismos de coordinación sobre el terreno. Puede resultar más sostenible asignar el liderazgo a socios locales que internacionales, así como garantizar que cuentan con el respaldo técnico y financiero suficiente para cumplir sus responsabilidades. Para una orientación específica sobre la cuestión, consulte las Directrices del IASC sobre la violencia por motivos de género y la Plantilla del IASC sobre procedimientos operativos estándar.

Desarrollar canales de comunicación

En situaciones de emergencia humanitaria que afectan a una extensa área geográfica, los mecanismos locales de coordinación deberían operar a través de mecanismos regionales de coordinación para intercambiar información con el mecanismo nacional de coordinación, y viceversa. Los mecanismos regionales de coordinación también deberían promover la comunicación entre sí. Si no existen mecanismos de coordinación regionales, habría que desarrollar estrategias para facilitar la comunicación directa entre los organismos de coordinación nacionales y locales, y para desarrollar canales de comunicación entre organismos locales de coordinación. Los organismos nacionales de coordinación deben tener en cuenta las posibilidades de acceso a Internet de los actores locales; cuando el acceso a Internet y ordenadores sea limitado, habrá que facilitar una comunicación regular mediante llamadas telefónicas planificadas y el intercambio de información mediante notas en papel.

Compartir información

La información debería transmitirse al menos una vez al mes (incluso con mayor frecuencia en las primeras fases de una emergencia) entre los mecanismos de coordinación nacionales y los mecanismos de coordinación sobre el terreno mediante la difusión de actas de reuniones, planes de acción, definiciones de responsabilidades, información actualizada sobre las principales actividades y resultados, etc.

 

Fuente: Ward, J., 2010. Handbook for Coordination Gender-based Violence Interventions in Humanitarian Settings, AdR de violencia por motivos de género, apartado 4.6.

Ejemplo: El Subgrupo temático sobre violencia por motivos de género de Uganda que gestiona la coordinación en el norte del país, zona de conflicto, a menudo ha sido citado como modelo de buena coordinación porque integra a una diversidad de actores en el mecanismo de coordinación y porque cuenta con sólidos organismos de coordinación tanto a escala nacional como subnacional. En Uganda las actividades de prevención y respuesta contra la violencia de género se coordinan en cuatro ámbitos: nacional, regional, de distrito y subcondado. El UNFPA estableció el cargo de Coordinador en materia de violencia de género en los diferentes ámbitos para promover una coordinación eficaz. En esta materia, hay un coordinador nacional que trabaja desde Kampala, coordinadores regionales establecidos en el distrito de Gulu y cuatro coordinadores de distrito en Lira Kitgum, Pader y Moroto. A escala subnacional (ámbitos regional, de distrito y subcondado) los Grupos de Trabajo sobre violencia de género están presididos por los responsables de género del distrito gubernamental local y copresididos por el UNFPA (Ward, 2010).