ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Evaluaciones rápidas

  • Hay varias metodologías y herramientas de evaluación disponibles para comprender mejor la violencia contra las mujeres y las niñas y ayudar con el diseño de las intervenciones apropiadas. Es importante tener en cuenta que no todas las herramientas y enfoques resultarán útiles en todas las situaciones, ni serán relevantes para los objetivos específicos de la evaluación. Por ejemplo, en las fases tempranas de una situación de emergencia, las evaluaciones multisectoriales y las evaluaciones rápidas de necesidades son las maneras más comunes de reunir información de un modo rápido y seguro (Comité Internacional de Rescate, 2012). Una vez aliviada la situación de emergencia inmediata es posible emprender análisis de situación más exhaustivos.
  • Independientemente de la fase en que se encuentren, es importante que los evaluadores determinen el modo más eficiente de reunir información según el objetivo marcado para la investigación; habría que hacer todo lo posible para evitar que entre las comunidades beneficiarias se repitieran investigaciones. De un modo similar, habría que poner todo el empeño en garantizar que la investigación está orientada a la acción: es decir, no se inicia sin poner en marcha un plan sobre cómo utilizar los resultados de la investigación para mejorar la situación de las mujeres y las niñas que han sufrido violencia o corren peligro de sufrirla.
  • Recientemente la comunidad humanitaria ha acordado unos estándares sobre qué es “suficientemente bueno” en la evaluación de necesidades, lo cual se determina, literalmente, mediante la pregunta: “¿Qué información es suficientemente buena para facilitar la toma de decisiones informadas en este momento de la crisis?” Este concepto reconoce que un enfoque sencillo a menudo es la mejor opción en una situación de emergencia en rápida transformación. Sin embargo, lo “suficientemente bueno” no se debería interpretar como precipitado o descuidado; por el contrario, significa ser consciente de que, sencillamente, al responder a una situación de emergencia, adoptar un enfoque excesivamente complicado no resulta práctico y en realidad podría hacer más mal que bien (fuente: Good Enough Guide).
  • Una evaluación rápida es una oportunidad para reunir información antes de diseñar una intervención; también se puede utilizar para complementar o refinar datos existentes. Una evaluación rápida se realiza durante un período relativamente corto de tiempo y tiene el propósito de responder algunas preguntas concretas. Se puede basar en un número variable de técnicas, como grupos de discusión, observación participativa, entrevistas a informadores clave, entrevistas en profundidad o técnicas más participativas como identificaciones, clasificaciones en grupos, mapas comunitarios y calendarios estacionales (Ellsberg y Heise, 2005). 
  • A menudo, en una situación de emergencia, las evaluaciones rápidas:
    • Pueden proporcionar información sobre qué tipos de violencia (sexual o de otro tipo) experimenta la comunidad y en qué grado la sufre y ayudar a identificar políticas, actitudes y prácticas de actores clave (Directrices del IASC sobre la violencia por motivos de género, 2005).
    • Son realistas en términos del tiempo necesario y los recursos disponibles para reunir la información.
    • Se adhieren a estándares internacionales éticos y de seguridad para la reunión de información sobre violencia sexual durante una situación de emergencia (Comité Internacional de Rescate, 2012).
  • El objetivo de una evaluación rápida no es exponer de forma completa y detallada todos los aspectos de la violencia contra las mujeres y las niñas, sino identificar problemas urgentes, lagunas en servicios, barreras al acceso a servicios y “necesidades” no satisfechas de una población, lo cual, en las fases tempranas de una situación de emergencia, podría incluir las necesidades médicas, psicosociales y de seguridad de las mujeres y las niñas, los servicios médicos y psicosociales disponibles, la calidad de estos servicios e información general sobre los riesgos de seguridad que afrontan las mujeres y las niñas (Comité Internacional de Rescate, 2012). Los actores del ámbito de la violencia contra las mujeres y las niñas pueden utilizar esta información en el diseño de sus intervenciones, así como para informar a actores de otros grupos temáticos y sectores sobre cómo mejorar los mecanismos de protección ante la violencia contra las mujeres y las niñas (véase también el apartado VIII, sobre la prevención incorporada a todos los sectores y grupos temáticos humanitarios clave).

Ejemplo: En Kenya, el Subgrupo de Trabajo sobre violencia de género efectuó una evaluación rápida de la violencia posterior a las elecciones de 2007, a fin de analizar la naturaleza y el alcance de la violencia sexual ocurrida durante la huida de la población y también dentro de los campamentos de desplazados internos y otros asentamientos alternativos. La evaluación analizaba la capacidad de los programas, tanto del ámbito de la comunidad como de los campamentos, para evitar los casos de violencia sexual y responder adecuadamente a ellos, con el fin de recomendar estrategias para fortalecer la programación en materia de género y violencia de género en las áreas afectadas. Los resultados de la evaluación rápida se emplearon para fundamentar cambios en la programación relativa a campamentos y comunidades. Entre las cuestiones específicas que se abordaban estaba una mayor participación de las mujeres, una mejor iluminación, la segregación de las letrinas por sexos y una mejor accesibilidad a servicios sanitarios (Ward, 2010).

Véase el informe de la evaluación.

Recursos:

La herramienta de evaluación rápida del Grupo Temático mundial sobre protección incluye una exhaustiva nota de orientación, listas de verificación sobre las preguntas y etapas a completar, y muestras de herramientas de reunión de datos, como cuestionarios de encuestas de población, cuestionarios para informadores clave, preguntas de muestra para debates de grupos de discusión y plantillas para informes sobre acciones urgentes.

El Comité Internacional de Rescate ha desarrollado una lista de verificación para la evaluación rápida de la violencia de género, disponible aquí.

Otra útil lista de verificación se puede encontrar en las páginas 33-35 de la guía Good Enough Guide.