ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Visión de conjunto

  • De acuerdo con los principios de la ayuda humanitaria y del marco legal internacional (apartado II), la comunidad humanitaria, los gobiernos, los donantes, el personal de mantenimiento de la paz, las Naciones Unidas y todos los demás actores que trabajan con poblaciones afectadas por conflictos tienen la responsabilidad colectiva de evitar la violencia contra las mujeres y las niñas y darle respuesta. Garantizar una coordinación eficaz ante la violencia contra las mujeres y las niñas es el primer paso para responder a estas responsabilidades, en la medida en que las iniciativas de coordinación son claves para desarrollar una respuesta multisectorial coherente y unificada. Por consiguiente, los trabajadores humanitarios tienen el deber de apoyar la coordinación contra la violencia de género y de participar en ella con el fin de fortalecer y mejorar la protección y el cuidado de las mujeres, las niñas y los niños en situaciones de crisis humanitaria.