ESCAPE RAPIDO DE SITIO

¿Cómo pueden resolverse estos problemas?

Desde el principio, establezca y garantice que los principios fundamentales se internalicen y que todos los asociados en la ejecución y los principales interesados los compartan. Evalúe si los grupos de hombres participantes comparten explícitamente el respeto de estos valores y el compromiso con los derechos de la mujer y la igualdad de género.

Colabore con grupos de mujeres como una forma de promover la transparencia y la rendición de cuentas. Precisamente los grupos de mujeres asignaron prioridad a la cuestión de la violencia basada en el género en los programas de salud pública y de derechos humanos y han adquirido considerable experiencia  en el ámbito de la violencia contra las mujeres y niñas (especialmente desde una perspectiva de género, necesaria para que las intervenciones sean éticas y compatibles con las garantías de los derechos humanos de la mujer como la preocupación primordial).

Garantice que se responda a las necesidades de las supervivientes, que se protejan sus derechos humanos y que se promueva su seguridad. Uno de los temores acerca de trabajar con hombres y niños es que se descuiden las necesidades de las supervivientes o que se les asignen fondos insuficientes. Al asociarse con grupos de mujeres, las iniciativas que trabajan con hombres y niños pueden adoptar medidas para abordar esta preocupación, por ejemplo,  informando a hombres y mujeres acerca de los servicios existentes o fortaleciendo esos servicios por medio de iniciativas conjuntas, como la capacitación.

Esfuércese por documentar, evaluar y divulgar los conocimientos acerca de iniciativas que trabajan con hombres y niños con el fin de que se disipen todos los temores equívocos acerca de esta labor mediante una mejor comprensión.

Presente un marco conceptual que:

  • Reconozca el importante papel que pueden desempeñar los hombres como colaboradores y aliados de las mujeres en la prevención de la violencia contra las mujeres y niñas y la promoción de familias y comunidades saludables;
  • Refuerce el deseo natural o potencial de la mayoría de los hombres de mostrar afecto y conexión con mujeres, niños y otros hombres;
  • Ponga al relieve el papel de la socialización de los varones, que lleva a la represión emocional, el aislamiento y la dominación.