ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Fomentar la capacidad de instituciones y profesionales clave

¿Por qué las iniciativas deben mejorar los conocimientos y las competencias de las instituciones y los profesionales clave

Una estrategia clave, especialmente cuando está dirigida a niños y varones jóvenes, es mejorar la capacidad de los que trabajan con estas poblaciones para guiarlos en la formación de la identidad y el establecimiento de relaciones no violentas.

Desarrollar la capacidad de las personas que trabajan en instituciones socializadoras (como las escuelas y los medios de difusión) es fundamental debido a la influencia que ejercen en la formación de valores y normas relacionados con los roles de hombres y mujeres, la identidad y el comportamiento en la sociedad.

En especial, las instituciones dominadas por los hombres (por ejemplo, la policía y otro personal uniformado) pueden perpetuar actitudes que promueven la violencia mediante las relaciones entre pares y la cultura institucional (Flood, 2008). En estas instituciones es especialmente importante abordar el problema de la violencia contra las mujeres y niñas, no solo debido a la responsabilidad jurídica que las personas que trabajan en estas estructuras tienen de protegerlas de la violencia, sino también debido al mayor riesgo que podrían correr si estas personas abusan de su poder y cargo y no cumplen con sus obligaciones, lo cual podría llevar a que las mujeres y niñas que buscan asistencia vuelvan a convertirse en víctimas.

En el nivel más básico, es esencial impartir capacitación a las personas que tienen responsabilidades jurídicas sobre el contenido de las leyes, a fin de que puedan cumplir con sus deberes. Además, en este tipo de institución la comprensión de las cuestiones de género y el compromiso con ellas mediante la capacitación obligatoria y sistemática, así como los mecanismos de vigilancia y rendición de cuentas, contribuyen a mejorar la implementación de la ley (Partners for Prevention, 2007).

La experiencia ha demostrado que el cambio permanente no se logra únicamente mediante la capacitación. Aunque esta sección, incluidas las herramientas recomendadas más adelante, se centra en la capacitación de grupos de profesionales y particulares, un enfoque más amplio del fomento de la capacidad a nivel institucional exige otros medios de apoyo fundamentales, como políticas, protocolos y cambios más generales en todos los sistemas.

Para las directrices sectoriales y el fomento de la capacidad institucional consulte la página de presentación de este sitio.

¿En qué profesionales clave debe centrarse?

  • Maestros;
  • Entrenadores;
  • Proveedores de servicios de salud;
  • Periodistas;
  • Autoridades locales y dirigentes comunitarios;
  • Líderes religiosos;
  • Personal de asistencia humanitaria;
  • Personal militar;
  • Personal policial;
  • Jueces;
  • Fiscales;
  • Parlamentarios;
  • Otras personas que tienen contacto con niños y hombres o influyen sobre ellos;
  • Profesionales que ya trabajan en la esfera de la violencia, pero no necesariamente en la prevención primaria.

Ejemplos de iniciativas destinadas a mejorar los conocimientos y las capacidades de instituciones y profesionales clave que han tenido éxito

Entrenadores

¿Por qué es conveniente trabajar con entrenadores?

  • Los entrenadores son “líderes masculinos naturales” que pueden poner en tela de juicio las actitudes y los comportamientos de los niños y hombres de formas adecuadas y con gran credibilidad e influencia;
  • Al centrarse en los deportes, las iniciativas aprovechan los espacios en que los niños y varones jóvenes se sienten cómodos y seguros para debatir temas delicados.

¿Qué pueden hacer los entrenadores para alentar a los niños y varones jóvenes a contribuir más activamente a eliminar la violencia contra las mujeres y niños?

  1. Explique claramente desde el comienzo cuáles son las expectativas de los jugadores. El primer día oficial de entrenamiento es un día especial y es el momento ideal para definir las normas que deben seguir los jugadores en relación con la violencia contra la mujer. Aliéntelos a hablar y describa los servicios disponibles para hacer frente a la violencia.
  2. Hable claramente sobre qué significa ser un hombre. Explique que, en tanto la agresividad y los gestos intimidatorios son admisibles en los deportes, comportarse de esta forma en la vida real con una muchacha no es aceptable y no será tolerado por el equipo.
  3. Explique que para esta temporada, los objetivos de los jugadores van más allá del campo de juego. Deje claro que este año también aprenderán a tratar a las mujeres con honor y respeto y a comprender que la violencia nunca es sinónimo de fuerza.
  4. Dé el ejemplo de disciplina e integridad. Mediante sus acciones personales, enseñe a los jugadores la importancia del respeto, por uno mismo y por los demás, aun en una situación difícil y cuando el equipo está perdiendo.
  5. Aliente a los jugadores a apoyarse mutuamente y a no utilizar la violencia. Recuérdeles que deben avisar si piensan que alguien es parte en una situación en que se falta el respeto a las mujeres o niñas y que los buenos amigos se ayudan entre sí para no incurrir en problemas y cambiar para bien.
  6. Aproveche los momentos de enseñanza. Planificar jugadas para posibles situaciones del partido es un aspecto normal del trabajo de entrenador. De la misma forma, planifique junto con el equipo cómo hacer frente a la violencia contra la mujer.

Fuente: Adaptado de la campaña Un hombre puede.

Ejemplos de iniciativas con entrenadores que han tenido éxito  

Entrenar a los niños para convertirlos en hombres (Fondo para la Prevención de la Violencia Familiar, Estados Unidos)

La iniciativa Entrenar a los niños para convertirlos en hombres del Fondo para la Prevención de la Violencia Familiar alienta a los hombres a conversar con los niños sobre las relaciones y la violencia. Esta campaña de objetivos múltiples incluye material que brinda asesoramiento concreto sobre formas de escuchar a los niños, de abordar el tema de las relaciones entre los géneros y de aprovechar los momentos más propicios para el aprendizaje. Después de la capacitación, los entrenadores notaron una mayor confianza en la capacidad individual para responder a comportamientos irrespetuosos y perjudiciales de atletas hombres y los jóvenes notificaron un aumento del número de casos en que los entrenadores intervinieron al presenciar comportamientos irrespetuosos. Para más información, visite el sitio web y el caso de estudio.

Adolescentes y Fútbol: Ahí donde se juega la masculinidad (Organización Panamericana de la Salud (OPS)). Mediante este programa se imparte capacitación a entrenadores de fútbol para promover masculinidades que integran la equidad de género entre los niños. Organización Panamericana de la Salud. Vea la presentación y el manual.  
Grassroots Soccer (Estados Unidos) es una organización no gubernamental que utiliza el poder del fútbol para luchar contra el VIH y el SIDA en África. Aunque se centra en la prevención del VIH, sus iniciativas educativas promueven una mayor igualdad de género, mediante capacitación de entrenadores y, cuando es posible, la participación de parejas de instructores/entrenadores (una mujer y un hombre) como forma de promover la igualdad de género en todas sus actividades. Vea el estudio de caso.

Recursos para trabajar con entrenadores

Entrenar a los niños para convertirlos en hombres (Fondo para la Prevención de la Violencia Familiar, Estados Unidos). El manual y otros recursos estan disponoble en inglés.

Toolkit to End Violence against Women (Manual para eliminar la violencia contra la mujer) (Consejo Consultivo Nacional sobre Violencia contra la Mujer, Estados Unidos). El capítulo 13 sobre la promoción de actitudes y comportamientos saludables y no violentos mediante el deporte brinda asesoramiento a la comunidad del deporte y puede consultarse en inglés.

Adolescentes y Fútbol: Ahí donde se juega la masculinidad, Manual para facilitadores y entrenadores (OPS). Únicamente en español.

El desarrollo de los jóvenes mediante el fútbol (Organismo Alemán de Cooperación Técnica (GTZ) en asociación con el Ministerio de Deportes y Esparcimiento de Sudáfrica), ofrece varios manuales para trabajar con jóvenes. Uno disponible en español, ¡Adelante con la juventud! y los demás solo en inglés: How to Handle Violence in Sport and Schools; Coaching into Life Skills - A Guide for Football Coaches at the Eastern Cape y Mamelodi 8 Tool (Cómo manejar la violencia en los deportes y la escuela; Capacitación en los problemas de la vida cotidiana: guía para los entrenadores de fútbol del Cabo Oriental y Mamelodi 8 Tool).

Stopping rape: What Male Athletes Can Do (Un ALTO a la violación: ¿Qué pueden hacer los atletas hombres?) (Men Can Stop Rape, Estados Unidos). Disponible en inglés.

Sí al fútbol (Liberia) y Deportes por la paz y la vida (Sudán). Aunque estas iniciativas, ejecutadas por Mercy Corps en asociación con Grassroot Soccer y con el apoyo de la USAID y Nike Inc., aún cuando no se centran directamente en la violencia basada en el género, sirven de ejemplo sobre el uso de mentores en la programación teórica para la prevención. Ambos programas lograron aumentar los conocimientos de los jóvenes y mejorar sus actitudes de protección frente al VIH y el SIDA. Sí al fútbol informó una mejoría de 27 puntos porcentuales en los conocimientos y las actitudes de los jóvenes al finalizar la iniciativa (del 58% al 85%). El programa se incluyó en un programa de preparación para la vida destinado a jóvenes de mayor edad. A pesar de que en Deportes por la paz y la vida participó un número más elevado de jóvenes, solo se alcanzó una mejoría moderada de 12 puntos porcentuales en los conocimientos y las actitudes de los jóvenes (del 69% al 81%) en 16 preguntas sobre el VIH y el SIDA. Dado que varias preguntas antes y después de la encuesta tenían parámetros de referencia elevados respecto de los conocimientos y las actitudes, los logros generales a este respecto podrían haber sido menores debido al escaso margen de crecimiento del porcentaje. La duración de los programas fue menos de un año; un programa más largo brindaría mayores probabilidades de abordar y evaluar cambios de comportamiento. Vea el libro.

Líderes religiosos y tradicionales/guardianes de la comunidad

¿Por qué es conveniente trabajar con líderes religiosos?

Los líderes religiosos y tradicionales pueden:

  • Tener gran influencia en la comunidad; los hombres podrían ser especialmente receptivos a sus mensajes. Así pues, tal vez el papel más estratégico y pertinente de los líderes y las organizaciones religiosas al abordar la violencia contra la mujer sea precisamente la organización de actividades de divulgación dirigidas a los hombres, centradas en la prevención primaria y la “cero tolerancia ”;
  • Prestar apoyo a los comportamientos e influir en ellos tanto positiva como negativamente, por ejemplo, reforzando los modelos de hombría y las funciones de género tradicionales;
  • Si están sensibilizados y capacitados adecuadamente, prestar apoyo a las mujeres víctimas de la violencia y remitirlas a servicios de asistencia;
  • Promover la no violencia en sus comunidades.

Las creencias e interpretaciones religiosas pueden reforzar los roles de género tradicionales que hacen que las mujeres y niñas sean vulnerables al abuso y, por lo tanto, deben abordarse explícitamente las cuestiones siguientes:

  • La poligamia: tener parejas múltiples coloca a la mujer en una posición vulnerable y en riesgo de contraer el VIH;
  • La reconciliación: algunas religiones instan a mantener la familia unida a cualquier precio, pese al abuso al que podría estar sometida una mujer;
  • El matrimonio precoz: algunas religiones permiten el matrimonio de niños e instan a las mujeres a obedecer a sus maridos, lo que reduce su poder de adopción de decisiones y puede privarlas de sus derechos;
  • La autoridad de los líderes religiosos hombres: algunos dirigentes religiosos abusan de su poder (Kang’ethe y otros, 2008).

¿Por qué es conveniente trabajar con líderes religiosos de alto rango?

  • Los líderes religiosos de alto rango tienden a participar activamente en las redes nacionales y comunitarias;
  • Generalmente son muy respetados e influyen en la opinión pública sobre temas sociales y políticos;
  • Pueden tener el mandato religioso de promover el cambio en sus comunidades y ejercer presión sobre los encargados de formular políticas y los gobiernos de sus países;
  • Son los encargados de formular políticas en sus propias instituciones (Kang’ethe y otros, 2008).

Recomendaciones de programación para trabajar con líderes  religiosos a fin de eliminar la violencia contra la mujer

(El contenido de esta sección se adaptó del documento “Gender-Based Violence and HIV and AIDS – Training Module for Religious Leaders and Women of Faith (La violencia basada en el género y el VIH y el SIDA: Manual de capacitación para líderes religiosos y mujeres creyentes) elaborado por la Iniciativa de Políticas de Salud de la USAID, que figura en la sección de recursos más abajo).

Aumente los conocimientos de la comunidad religiosa

  • Predique contra la violencia contra las mujeres y niñas en instituciones, reuniones y sermones religiosos y otros importantes lugares públicos.
  • Brinde información sobre la violencia contra las mujeres y niñas basada en los libros sagrados y las enseñanzas religiosas.
  • Incluya información educativa periódicamente en boletines mensuales, carteleras de anuncios y cursos de preparación para el matrimonio.
  • Auspicie seminarios sobre la violencia contra las mujeres y niñas.

Fomente la capacidad de la comunidad religiosa para que se convierta en un recurso que contribuya a eliminar la violencia contra las mujeres y niñas

  • Solicite servicios de capacitación de profesionales en la esfera de la violencia contra las mujeres y niñas;
  • Estudie las cuestiones teológicas y los libros sagrados necesarios para comprender mejor estos temas y responder a ellos;
  • Comprenda el modo en que ciertos factores subyacentes, como la pobreza, las dificultades económicas o el desempleo, pueden afectar las decisiones y los comportamientos de las mujeres y los hombres para responder de forma proactiva y adecuada a fin de reducir la violencia o el riesgo de violencia.

Suministre lugares seguros

  • Garantice que la iglesia, el templo, la mezquita o la sinagoga sean lugares seguros para las supervivientes;
  • Exhiba materiales que incluyan las líneas telefónicas de emergencia nacionales y locales u otros recursos que prestan servicios o apoyo a las supervivientes.

Ayude a educar a otros dirigentes religiosos

Aliente y preste apoyo a las actividades de capacitación y educación dirigidas a líderes religiosos para sensibilizarlos sobre la violencia contra las mujeres y niñas.

Exprese su opinión

Exprese su opinión sobre la violencia contra las mujeres y niñas en la comunidad religiosa. Un líder religioso puede tener una influencia poderosa sobre las actitudes y creencias de las personas, incluidos los hombres, y su liderazgo es importante, especialmente en relación con cuestiones de políticas públicas, como la financiación y las enmiendas de leyes penales, y con el rechazo de normas y comportamientos sociales, como la violencia contra las mujeres y niñas.

Dé el ejemplo

Ofrézcase como voluntario para integrar la junta directiva del programa local sobre violencia contra las mujeres y niñas, conviértase en portavoz de la cuestión o asista a cursos de capacitación para actuar como voluntario en situaciones de crisis.

Preste apoyo a las organizaciones que trabajan activamente en la esfera de la violencia contra las mujeres y niñas

  • Incluya los programas locales sobre violencia contra las mujeres y niñas en las donaciones y los proyectos de servicios comunitarios.
  • Seleccione un refugio al cual la iglesia, el templo, la mezquita o la sinagoga suministre apoyo monetario, o preste apoyo análogo a las familias que reconstruyen sus vidas luego de permanecer en un refugio.
  • Ofrezca un espacio para la celebración de seminarios educativos y la reunión de grupos de apoyo semanales.

Intervenga

  • Si sospecha que en una relación o una familia se producen actos de violencia, hable con los distintos integrantes por separado. Si una mujer es o ha sido víctima del abuso, hable con ella en privado y en forma confidencial.
  • Ayude a la superviviente a planificar su seguridad y remítala a los servicios comunitarios disponibles para que reciba asistencia.

Nota importante: Para intervenir, en primer lugar debe solicitar apoyo y capacitación de profesionales en la esfera de la violencia contra las mujeres y niñas, a fin de garantizar que su intervención no perjudique a la superviviente.

Responda a las cuestiones internas

  • Adopte políticas que incluyan respuestas adecuadas para los supervivientes y los autores de actos de violencia, incluida la confidencialidad.
  • Aliente los continuos esfuerzos de las instituciones religiosas para responder a las denuncias de abuso dentro de estas instituciones, a fin de garantizar que sean espacios seguros para las supervivientes y sus hijos.

¿Cómo pueden los dirigentes religiosos alentar a los hombres a trabajar más activamente para eliminar la violencia contra las mujeres y niños?

  1. Sea un modelo de conducta positiva.
  2. Dé el ejemplo.
  3. Aliente a los hombres a pronunciarse en contra de la violencia.
  4. Garantice que los espacios religiosos sean lugares seguros para las víctimas de la violencia contra la mujer.
  5. Intervenga.
  6. Preste apoyo a las víctimas.
  7. Eduque a la congregación.
  8. Utilice el púlpito.
  9. Ofrezca espacios para la celebración de reuniones.
  10. Establezca asociaciones con los recursos disponibles.
  11. Conviértase en un recurso.
  12. Preste apoyo a la capacitación profesional.
  13. Ocúpese de las cuestiones internas (denuncias de abuso por parte de dirigentes religiosos).

Fuente: Sonke Gender Justice, Campaña Un hombre puede.

Iniciativas que han trabajado con líderes religiosos para hacer frente a la violencia contra las mujeres y niñas

La función de las comunidades religiosas en la lucha contra la violencia basada en el género (Ghana, Kenya, Liberia, República Democrática del Congo, República Unida de Tanzanía, Sudáfrica, Uganda y Zambia)

De enero de 2007 a agosto de 2008, los asociados Constella Futures y Religiones por la Paz realizaron una actividad destinada a fomentar continuas capacitaciones en las organizaciones y los líderes religiosos, incluidas las mujeres creyentes, para responder a la violencia basada en el género y su relación con el VIH. Ejecutada mediante la Iniciativa de Políticas de Salud de la USAID, la actividad se centró en la concienciación sobre la violencia basada en el género y el VIH, así como la importancia de colaborar para prevenir y reducir la violencia basada en el género y el VIH entre las mujeres y niñas.

Las actividades realizadas incluyeron:

  • La ejecución de un programa de capacitación regional para mujeres creyentes y dirigentes religiosos hombres sobre la violencia basada en el género y el VIH, en el que participaron representantes de la Red Africana de Mujeres Creyentes de Religiones por la Paz y consejos nacionales interreligiosos de ocho países piloto (Ghana, Kenya, Liberia, República Democrática del Congo, República Unida de Tanzanía, Sudáfrica, Uganda y Zambia);
  • La elaboración y ejecución de planes de acción para realizar campañas de concienciación a nivel nacional a fin de mejorar la comprensión sobre la violencia basada en el género y el VIH en sus comunidades y aumentar su capacidad para abordar estas cuestiones;
  • La celebración de un foro regional de dirigentes para crear conciencia entre los líderes religiosos superiores sobre la violencia basada en el género y el VIH y facilitar una nueva reunión de los participantes del programa de capacitación regional a fin de permitirles intercambiar información sobre las actividades que llevaron a cabo mediante sus planes nacionales de acción.

Los participantes sugirieron que las organizaciones interesadas en repetir esta iniciativa siguieran los siguientes pasos:

  • Comenzar con los  líderes  religiosos que ya se ocupan activamente de cuestiones sociales;
  • Adaptar un programa de capacitación a los diferentes países o regiones;
  • Considerar el tiempo y la labor necesarios para ejecutar la iniciativa en varios países;
  • Prestar el apoyo adecuado a las actividades nacionales y hacer el seguimiento de estas.

Para más información sobre esta iniciativa, puede ponerse en contacto con Britt Herstad, Futures Group International, bherstad@futuresgroup.com o Jacqueline Ogega, Religiones por la Paz, jogega@wcrp.org.

Un enfoque basado en la religión para combatir la mutilación genital femenina en la comunidad somalí de Wajir (Kenya)

El programa FRONTERAS del Consejo de Población ha elaborado un enfoque basado en la religión para impulsar la participación de la comunidad y educarla acerca de la mutilación genital femenina, con el objeto de alentarla a cuestionar esta costumbre y dejar de practicarla. Este enfoque ha reunido a las autoridades religiosas de Wajir y a otros importantes expertos islámicos de Kenya para debatir sobre esta práctica en el marco del islam y utilizar principios de la sharia que esta práctica contradice, con el objeto de educar a la comunidad. La mejor forma de abordar los mitos y concepciones  inglés.

 

Otras organizaciones confesionales y religiosas que combaten activamente la violencia contra las mujeres y niñas

AJWS

El Servicio Judío Americano Mundial es una organización internacional para el desarrollo inspirada en el mandato del judaísmo de procurar la justicia. Ha trabajado para prevenir la violencia basada en el género y cuidar a las supervivientes en zonas que están pasando o han pasado por un conflicto. Visite el sitio web.

CHASTE

Alerta de las iglesias sobre el tráfico sexual en Europa trabaja activamente para erradicar la trata con fines de explotación sexual en todo el mundo. Cuenta con excelentes recursos en línea para las comunidades cristianas. Visite el sitio web.

Instituto de Fe y Confianza

El Instituto de Fe y Confianza es una organización internacional multiconfesional que trabaja para eliminar la violencia sexual y doméstica. Visite el sitio web.

RAVE

RAVE es una iniciativa que tiene como objetivo consolidar los conocimientos y la acción social para asistir a las familias creyentes afectadas por el abuso. Su sitio web incluye una recopilación de recursos para mujeres, el clero y las comunidades interesados en combatir la violencia doméstica. Visite el sitio web.

Hermanas en el Islam

Esta organización está integrada por mujeres islámicas empeñadas en la promoción de los derechos de la mujer en el marco del islam. Visite sitio web.

Recursos para trabajar con dirigentes religiosos:

Guidelines for Pastors, Rabbis, Imams, Priests and Other Religious Leaders (Directrices para pastores, rabinos, imanes, sacerdotes y otros dirigentes religiosos) (Sonke Gender Justice, Sudáfrica). Estas directrices se elaboraron para la campaña Un hombre puede e incluyen recomendaciones de conducta para tratar con una pareja violenta y con supervivientes de violencia doméstica. Puede consultarse en inglés, afrikaans, xhosa, zulu y francés.

Creado a imagen de Dios: de la hegemonía a la asociación - Un Manual de la Iglesia sobre hombres como aliados/la promoción de masculinidades positivas (World Communion of Reformed Churches/World Council of Churches, 2010).  Disponible en Inglés.

A Commentary on Religious Issues in Family Violence (Análisis de las cuestiones religiosas en relación con la violencia doméstica), escrito por la Rev. Marie M. Fortune, una pastora de la Iglesia Unida de Cristo y fundadora del Instituto de Fe y Confianza (el ex Centro para la prevención de la violencia sexual y doméstica). Judith Hertz, de la National Federation of Temple Sisterhoods, contribuyó significativamente a esta obra. El análisis aborda algunas de las preocupaciones religiosas más comunes de las personas que se ocupan de la violencia doméstica. La obra intenta ayudar al lector a comenzar a ver formas de convertir posibles obstáculos en recursos valiosos para las familias en las que se cometen actos de violencia. Disponible en inglés.

Engaging Religious, Spiritual and Faith-Based Groups and Organizations – Toolkit to End Violence Against Women [Impulsar la participación de grupos y organizaciones religiosos, espirituales y confesionales: Guía práctica para eliminar la violencia contra la mujer]/(Consejo Consultivo Nacional sobre Violencia contra la Mujer y Oficina de Violencia Contra la Mujer de los Estados Unidos,Departamento de Justicia y Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos). El capítulo 12 de la guía incluye 11 medidas prácticas que pueden llevar a cabo las comunidades religiosas para contribuir a prevenir la violencia basada en el género y responder a ella. Puede consultarse en inglés.

RESTORING DIGNITY: A Toolkit for Religious Communities to End Violence Against Women (Religions for Peace with the support of UNIFEM, the Ford Foundation, USAID/ Health Policy Initiative and the Norwegian Ministry of Foreign Affairs). Disponible en inglés.

The Role of Religious Communities in Addressing Gender-Based Violence and HIV [La violencia basada en el género y el VIH y el SIDA: Módulo de capacitación para dirigentes religiosos y mujeres creyentes]/(Iniciativa de Políticas de Salud de la USAID). Este módulo se elaboró para orientar la capacitación que los instructores imparten a los dirigentes religiosos y las mujeres creyentes en materia de violencia basada en el género y su relación con el VIH y el SIDA. Puede adaptarse para satisfacer las prioridades y necesidades concretas de los participantes. Su objetivo es crear conciencia entre los dirigentes religiosos y las mujeres creyentes sobre la violencia basada en el género y su relación con el VIH y el SIDA y fomentar la planificación de actividades para que aborden estas cuestiones en sus propias comunidades. Disponible en inglés.

Mobilizing Muslim Religious Leaders for Reproductive Health and Family Planning at the Community Level: A Training Manual [Movilizar a los dirigentes religiosos islámicos en relación con la salud reproductiva y la planificación de la familia a nivel comunitario: Manual de capacitación]/Extensión de la Prestación de Servicios de la USAID). Este programa de cinco días de duración se elaboró con el objeto de brindar a los dirigentes religiosos islámicos, tanto hombres como mujeres, la información y capacidad necesaria para comprender, aceptar y apoyar mejor el suministro de información sobre servicios de atención de la salud maternoinfantil, la salud reproductiva y la planificación de la familia a nivel de la comunidad. El manual presenta los conceptos de salud maternoinfantil, salud reproductiva y planificación de la familia desde una perspectiva compatible con las enseñanzas del islam y apoyadas por ellas. Además, incluye secciones dedicadas a las necesidades de los jóvenes y al fomento de la capacidad de liderazgo de los dirigentes religiosos. Una de las sesiones (la núm. 4 de la pág. 25) trata de la prevención de la violencia contra la mujer y la función del hombre, e incluye dos folletos sobre la violencia contra la mujer (los núms. 1 y 2, al final de la publicación). Puede consultarse en inglés.

 

Maestros

¿Qué pueden hacer los maestros para alentar a los niños y varones jóvenes a trabajar más activamente para poner fin a la violencia contra las mujeres y niños?

  1. Comprenda el impacto de la violencia;
  2. Establezca un entorno escolar física y emocionalmente seguro;
  3. Exprese claramente sus opiniones sobre qué significa ser un hombre;
  4. Constitúyase en un ejemplo de respeto e integridad en su interacción con mujeres y niñas;
  5. Aliente a los estudiantes a apoyarse mutuamente rechazando los actos de violencia e instándolos a no utilizar la violencia;
  6. Fomente la participación de los padres y edúquelos sobre la violencia basada en el género y los programas escolares para prevenirla;
  7. Invite a las organizaciones no gubernamentales que se ocupan de la cuestión a dar charlas en la escuela;
  8. Exija a los maestros que trabajan con usted a rendir cuentas de sus acciones;
  9. Suministre material didáctico a los estudiantes, padres y colegas;
  10. Instruya a los estudiantes acerca de las relaciones saludables.

Fuente: Sonke Gender Justice, campaña Un hombre puede.

Para más información sobre cómo trabajar con maestros, consulte el modulo sobre cómo poner fin a la violencia contra las mujeres y niñas en el sector de la educación.

Otros agentes

Los hombres comunes en sus familias, comunidades y lugares de trabajo o en puestos de liderazgo de todos los niveles (internacional, nacional y local) pueden constituirse en defensores eficaces de la igualdad de género y de la eliminación de la violencia contra las mujeres y niñas. Si son figuras destacadas, de gran autoridad e influencia, sus esfuerzos pueden tener un impacto considerable sobre otras personas. Hay distintas estrategias para alentar a los hombres a tomar medidas y hablar con los niños sobre las relaciones de pareja y la violencia.

¿De qué forma pueden los hombres ayudar a las supervivientes? (extractos de Sonke Gender Justice, Sudáfrica)

Como compañero, cónyuge, pariente, amigo o colega hombre de una mujer que ha sobrevivido a la violencia sexual o doméstica, usted podría suponer que es mejor permanecer callado. Podría tener miedo de decir algo equivocado o de alterarla aun más. ¡NO guarde silencio! Hay muchas formas distintas de prestar apoyo emocional y práctico, así como de actuar dentro de su comunidad. A continuación figuran algunas posibilidades.

Apoyo emocional

Escuche y trate de comprender

Tal vez no sepa cómo se siente una mujer pero sí sabe lo útil que es que alguien nos escuche y apoye en momentos difíciles. Estudie el problema del abuso y la forma en que afecta a las víctimas o supervivientes; hay mucho material de lectura que le brindará información sobre qué podría sentir ella y qué puede hacer para ayudar.

Crea lo que ella le dice

A ella le habrá costado mucho contarle lo que le ha sucedido o lo que sigue sintiendo. Respete su privacidad; no se lo cuente a nadie a menos que ella esté de acuerdo.

No la juzgue ni la culpe

Independientemente de las circunstancias, nadie tiene derecho de abusar de otro ni de violarlo, y nadie merece ser violado. No le pregunte por qué piensa que sucedió. Podría sentir que usted está insinuando que la violencia ocurrió por su culpa.

Permítale exteriorizar sus emociones

Si desea llorar, dele el espacio para hacerlo. Si no llora, no tome esto como señal de que no fue violada; las personas responden a la violación de maneras distintas. Podría estar experimentando una reacción tardía o negación. Si sufre de depresión durante un período prolongado o parece tener pensamientos suicidas, aliéntela a consultar a un especialista.

Dele tiempo

Trate de no decir cosas como “procura olvidar lo que sucedió”. En particular si fue violada, no se sentirá bien inmediatamente y puede tener días buenos y malos. Si tiene miedo de noche, aliéntela a que pida a una amiga que le haga compañía hasta que se duerma. También puede ofrecerle acompañarla a dónde tenga que ir si no se siente segura.

Asegúrese de que sepa que usted  está dispuesto a hablar del tema

Debe saber que a usted le interesan sus sentimientos. En ese momento tal vez sienta que todos los hombres son autores potenciales de actos de violencia. Esto es absolutamente normal en vista de lo que le sucedió. Ayúdela a comprender que puede contar con su apoyo y con el de otros hombres.

Permítale asumir el control de su recuperación

Es importante que las víctimas de la violencia vuelvan a sentir que controlan sus vidas. No puede decirle qué hacer, pero puede prestarle apoyo para lo que hace y ofrecerle información, escucharla y respaldarla.

Obtenga apoyo

Tal vez sienta ira, frustración, tristeza y dolor por el daño causado a una persona amada; busque asesoramiento de un profesional capacitado, como un consejero o un asistente social, para que le ayude a abordar esos sentimientos. Recuérdele que lo que le pasó también le afecta a usted. Esto es importante para que ella comprenda que a usted le importa. Pero  no exagere, ya que entonces podría sentirse culpable y reacia a compartir más con usted.

Lleguen a un acuerdo sobre las relaciones sexuales

Si usted es el amante, esposo o novio de una persona que fue violada, ¿qué corresponde hacer respecto de las relaciones sexuales? Esto varía según la persona, pero es importante tener paciencia y encontrar formas no sexuales de demostrarle que Ia quiere. Si no está seguro de cómo se siente ella al respecto, hable sobre el tema. A veces un olor o contacto determinado puede hacerle revivir la violación, lo que puede ser aterrador o muy perturbador. Trate de no tomarlo como algo personal; no se trata de usted. Podría “cerrarse” durante las relaciones sexuales, por lo tanto, esté atento a la forma en que responde y deténgase si no está seguro. Si la atracción sexual que sentía hacia su pareja se vio afectada por la violación, hable con alguien acerca de sus sentimientos.

Cómo ayudarla en la práctica

Decidan en conjunto la forma de proceder

Ayúdela a buscar distintos tipos de ayuda profesional. Tal vez desee consultar a un consejero, someterse a un aprueba de detección del VIH o dirigirse a un albergue o centro de asistencia para mujeres, especialmente si el abuso fue cometido por una persona conocida.

Ayúdela a tomar medidas contra la violencia que vivió

En Sudáfrica hay leyes que permiten promover la adopción de medidas y la rendición de cuentas. La Constitución de Sudáfrica y la Ley sobre la violencia doméstica establecen claramente que las mujeres tienen derecho a llevar vidas sanas y libres de violencia. Infórmese sobre el tema y asegúrese de que estas leyes se cumplan.

Exija justicia para las supervivientes

Exija que el gobierno cumpla sus obligaciones en materia de seguridad. La Constitución de  Sudáfrica y otras leyes establecen explícitamente que el Gobierno tiene la obligación de garantizar la seguridad de todos y de detener, enjuiciar y condenar a los autores de violencia doméstica o sexual. Hasta la fecha, es común que la policía y el sistema de justicia penal no cumplan sus obligaciones respecto de las víctimas de la violencia. Acompañe a las supervivientes a los tribunales y ayúdeles a hacer valer sus derechos humanos. Ejerza presión sobre la policía y los tribunales para que adopten medidas firmes.

Ayúdela a acceder a los servicios disponibles

Ella no tiene por qué sufrir sola o en silencio. Hay servicios, como centros de mujeres y lugares seguros a los que puede recurrir en una emergencia, organizaciones que ofrecen asesoramiento jurídico y líneas telefónicas de consulta (ver la pagina Ayuda). Tal vez ella desee que usted la acompañe cuando visite alguno de estos sitios de apoyo.

Ayúdela si decide hacer una denuncia

Recuerde que la violencia doméstica es un delito. Ella tiene el derecho a presentar una denuncia contra su pareja. Pregúntele si desea que la acompañe a la comisaría para hacer la denuncia.

Ayúdela a obtener protección

Si sigue estando en una situación de riesgo respecto del autor, ayúdela a crear un entorno seguro. Con arreglo a la Ley sobre violencia doméstica tiene derecho a solicitar una orden de protección de un tribunal de primera instancia cercano a su domicilio o al del autor. La orden estipula lo que el abusador NO puede hacer. Si el abusador comete un acto de abuso, podrá ser detenido. La orden de protección es gratuita y también puede ayudar a que la mujer pueda accesar servicios médicos o a ser acogida en un albergue.

Haga rendir cuentas al autor

Hable con su amiga para averiguar si desea que usted o algún otro amigo o familiar hablen con el autor. Respete su decisión si dice que no. Pero recuérdele que siempre tiene la posibilidad de cambiar de opinión.

Tenga cuidado y proteja su seguridad

Con frecuencia los autores arremeten contra las personas que se involucran. No se sorprenda si se torna violento y lo acusa de intervenir en cuestiones que no le incumben. Esté preparado para resolver el conflicto de forma pacífica, aun si esto significa darle la espalda y alejarse. Si el autor admite su comportamiento violento y está dispuesto a hablar del tema, menciónele las organizaciones que pueden prestarle apoyo. Algunas señales de advertencia que indican que NO debe intervenir son: el perpetrador tiene un arma, tiene antecedentes penales de violencia, acusa a la mujer de tener amoríos o la ha amenazado de muerte anteriormente. Aun si no es irracionalmente celoso, la intervención no debe tomarse a la ligera.

En caso de violación

Profilaxis posterior a la exposición

Dentro de las 72 horas después de la violación, es decisivo que las mujeres tengan acceso tanto al servicio de anticoncepción de emergencia como al curso de 28 días de profilaxis posterior a la exposición para prevenir la infección por el VIH. Infórmese sobre estos tratamientos y sus posibles efectos secundarios. Esto le ayudará a comprender qué le está pasando a ella y la mejor manera de prestarle apoyo para que haga la profilaxis posterior a la exposición.

Insista en que la policía actúe de inmediato

Ella tiene derecho a notificar la violación a la policía en cualquier momento y de presentar una denuncia. Analice la posibilidad de denunciar la violación a la policía y, si ella está de acuerdo, acompáñela a la comisaría. Tal vez todavía esté conmocionada, por lo que su compañía podría ser útil cuando preste declaración. Si desea que la acompañe otra persona y no usted, respete su deseo y ayúdela a ponerse en contacto con esa persona. En la comisaría también debería someterse al examen médico-forense de la autoridad sanitaria. Ella tiene derecho a prestar declaración en un lugar privado y a que alguien la acompañe al hacerlo.

Familiarícese con los procedimientos judiciales

Si hace la denuncia de violación, deberá pasar por varios procedimientos, en particular si el caso llega a los tribunales. Dedique tiempo a aprender y comprender estos procesos y préstele apoyo a lo largo de ellos.

Cómo tomar medidas más amplias

A pesar de la Constitución progresista y las leyes firmes contra la violencia doméstica y sexual en Sudáfrica, la policía y el sistema de justicia penal siguen sin cumplir sus obligaciones respecto de la mujer. Muchos funcionarios policiales y de los tribunales son comprensivos y tienen sentido de compromiso, pero no están bien remunerados y están sobrecargados de trabajo; además no han recibido la capacitación adecuada. Otros funcionarios policiales y judiciales siguen tratando a las mujeres con desprecio, a veces incluso violándolas y en colusión con otros para ocultar las pruebas.

Hasta la fecha la mayoría de los hombres no ha participado activamente en los pedidos al Gobierno de que adopte medidas firmes. Es fundamental que participemos en las marchas y manifestaciones que exigen que mujeres y hombres gocen del mismo derecho constitucional a la seguridad.

 

Un ALTO a la violación: ¿Qué puedes hacer?

Men Can Stop Rape (Estados Unidos)

Todos los hombres pueden tener un papel importante en la prevención de la violación. Estas son algunas de las maneras:

Sé consciente de tu lenguaje. Las palabras son muy fuertes, especialmente cuando son dichas por personas que tienen poder sobre otras. Vivimos en una sociedad en que las palabras son usadas comúnmente para denigrar a la mujer, donde llamarlas por nombres como “!@#%%rdquo;, “loca”, “mamacita”, “baby” o “perra” es común. Tal lenguaje envía el mensaje a las mujeres de que son menos que totalmente humanas. Cuando vemos a las mujeres como seres inferiores, se hace más fácil ser irrespetuoso con ellas, hacer caso omiso de sus derechos e ignorar su bienestar.

Comunícate. La violencia sexual a menudo va de la mano con la falta de comunicación. La incomodidad de los hombres para hablar abierta y honestamente acerca del sexo aumenta enormemente el riesgo de una violación. Al aprender a comunicarse efectivamente, expresando sus deseos claramente, escuchando a su pareja, y preguntando cuando la situación no es muy clara, los hombres hacen del sexo algo menos riesgoso para ellos mismos y otros.

Exprésate. Tú probablemente nunca veas una violación cuando se está cometiendo, pero vas a ver y oír actitudes y comportamientos que denigran a la mujer y promueven la violación. Cuando tu mejor amigo cuenta un chiste acerca de una violación, di que no le encuentras la gracia. Cuando leas un artículo que dice que la superviviente de la violación tuvo la culpa, escribe una carta al editor. Cuando se proponen leyes que limitan los derechos de las mujeres, déjale saber a tus representantes políticos que no los vas a respaldar. Haz cualquier cosa, pero no permanezcas en silencio.

Apoya a los supervivientes. La violación no va a ser tomada en serio hasta que todos sepan cuán común es. En los Estados Unidos, más de 1 millón de mujeres y niñas son violadas cada año (Rape in America, 1992). Al aprender a apoyar sensiblemente a los supervivientes, los hombres pueden ayudar a las mujeres y a otros hombres a sentirse más seguros para hablar acerca de haber sido violados y hacer saber al mundo lo serio que es este problema.

Contribuye dinero y tiempo. Únete o haz una donación a una organización que trabaja para prevenir la violencia contra la mujer. Los centros de ayuda para las víctimas, las organizaciones contra la violencia doméstica y los grupos de hombres contra la violación dependen de donaciones para sobrevivir y siempre necesitan voluntarios para compartir el trabajo.

Habla con mujeres... acerca de cómo afecta sus vidas cotidianas vivir con el riesgo de ser violadas; cómo quisieran ellas que las ayudaran si les llegara a pasar; qué piensan ellas que los hombres pueden hacer para impedir la violencia sexual. Si estás dispuesto a escuchar, puedes aprender mucho acerca del impacto de una violación y cómo prevenirla.

Habla con hombres... acerca de cómo se siente ser considerado un violador potencial; del hecho que del 10% al 20% de los hombres son abusados sexualmente en algún momento de sus vidas; de que tal vez ellos conozcan a alguien que ha sido violado. Aprende cómo la violencia sexual afecta la vida de los hombres y qué puedes hacer para ponerle fin.

Organiza. Forma tu propia organización de hombres con el objetivo de detener la violencia sexual. Los grupos de hombres contra la violación están creciendo en todo el país, especialmente en sedes universitarias. Si tienes tiempo y energía, es una manera estupenda de hacer un cambio en tu comunidad.

Trabaja para poner fin a otras formas de opresión. La violación se nutre de muchas otras formas de prejuicio, incluidos el racismo, la homofobia y la discriminación por motivo religiosos. Al rechazar abiertamente este tipo de creencias y comportamientos, en particular la violación, que fomentan la idea de que un grupo de personas es superior a otro y niegan a otros grupos su humanidad plena, estás apoyando la igualdad de todos.

Sitio web y el documento.

© 1998, 2001 Men Can Stop Rape

Men Can Stop Rape (Estados Unidos) – Talleres de fortalecimiento de la capacitación

Una de las estrategias de Men Can Stop Rape es el fomento de la capacidad de los profesionales clave para atraer la participación de los hombres. La capacitación varía de cursos de medio día hasta de tres días, dirigidos a grupos diversos, entre otros, coaliciones que se ocupan de la agresión sexual o la violencia doméstica, maestros y organizaciones que trabajan con jóvenes. Entre las metas de la capacitación figuran las siguientes:

  • Aprender la forma de considerar la agresión sexual un problema a cuya solución los hombres pueden contribuir positivamente;
  • Adquirir mayor conciencia de las “historia dominantes” de masculinidad y comprender mejor la importancia de las “contrahistorias” y cómo se relacionan con la violencia contra la mujer;
  • Explorar las dificultades que obstaculizan la participación de los hombres y aprender formas eficaces para superarlas;
  • Aprender y elaborar estrategias sobre la forma de movilizar a los hombres para que sean mejores aliados de las mujeres;
  • Consolidar las aptitudes para hablar con los hombres sobre sexismo y estrategias para cuestionar eficazmente las normas sociales que respaldan la violencia contra la mujer;
  • Aprender cómo ayudar mejor a los hombres a vincular el sexismo con otras formas de opresión;
  • Ofrecer a los participantes respuestas prácticas a las reacciones y preguntas más comunes de los hombres con que trabajan.

Para un ejemplo de ejercicio utilizado en estos talleres de capacitación, puede consultar el documento.

Para más información sobre los seminarios de capacitación (en inglés) puede consultar el sitio web.


Campaña Un hombre puede (Sonke Gender Justice, Sudáfrica)

La campaña Un hombre puede presta apoyo a hombres y niños para que actúen con el objeto de poner fin a la violencia doméstica y sexual, y promover relaciones equitativas y sanas que hombres y mujeres puedan disfrutar apasionada, respetuosa y plenamente. Además de tomar medidas respecto de la vida personal, la campaña alienta a los hombres a trabajar con otros hombres y con mujeres en la comunidad. Puede encontrar material en inglés, francés, zulú, xhosa y afrikaans, entre otras cosas, hojas de datos y actividades de capacitación, en el sitio web.

Stand-Up Guys No. 1, Seis historias sobre hombres que combaten abiertamente la violencia contra las mujeres y niñas (Estados Unidos)

Una iniciativa impulsada por un grupo de personas comprometidas de distintos antecedentes y disciplinas que consideró que era importante poner de relieve los esfuerzos de dirigentes corrientes que han asumido la tarea de luchar contra la violencia contra las mujeres y niñas en sus comunidades. Sus fotografías y perfiles (en inglés) pueden verse en el sitio web.

The World’s Most Influential Men (Hope Exhibits) (Los hombres más influyentes del mundo (Exposición de la esperanza))

Esta exposición de fotografías promueve modelos masculinos de conducta positiva de hombres y niños de todo el mundo que creen en la equidad de género. Puede verse en el sitio web.