ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Poblaciones rurales

La violencia contra las mujeres y niñas se comete en todos los países, en todas las clases socioeconómicas y en contextos tanto urbanos como rurales. Se sabe de muy pocas iniciativas que trabajan con hombres y niños en zonas rurales, a pesar de que se trata de una esfera en que resulta prioritario intervenir y que presenta dificultades propias.

 

Red de hombres de Camboya (Camboya)

La Red, establecida en 2000 con sede en Phnom Penh, trabaja con hombres para poner fin a la violencia contra las mujeres y promover la igualdad de género. Entre otras iniciativas, la Red, con la ayuda del Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas en apoyo de las actividades para eliminar la violencia contra la mujer, ha establecido grupos de hombres de base comunitaria en tres provincias utilizando modelos de conducta locales a fin de que orienten a los hombres a nivel comunitario sobre cuestiones relativas a las masculinidades, la igualdad de género y la violencia doméstica, e impulsen su participación. Estos grupos vigilan la aplicación de la ley contra la violencia doméstica que el Gobierno de Camboya aprobó en 2005, mediante la colaboración con la policía, los jefes de aldea y las autoridades comunitarias en la prestación de asistencia en los casos que se presentan en las comunas.  Vea el estudio de caso.

Cantera (Nicaragua y Costa Rica, El Salvador, Guatemala)

El Centro de Comunicación y Educación Popular, con sede en Managua, fundado en 1988, comenzó a trabajar con hombres sobre las cuestiones relativas a la masculinidad y el género en 1994. El curso de Cantera titulado  “Masculinidad y educación popular” se imparte a lo largo de un año y se compone de cuatro talleres de tres días y medio de duración cada uno dedicados a cuatro cuestiones principales: las identidades masculinas; el género, el poder y la violencia; desaprender el machismo; y establecer relaciones justas. Para más información sobre el curso y para obtener ejemplares del manual en español diríjase a cantera@ibw.com.ni.  Vea el estudio de caso.

Ghamkori (Tayikistán, Asia Central)

Si bien la organización no gubernamental Ghamkori surgió como respuesta a la demanda de acceso de las mujeres de zonas rurales a los servicios de planificación de la familia, luego amplió sus actividades para suministrar servicios de salud y sesiones de enseñanza no oficial para contribuir a mejorar las vidas de la población en una gran cantidad de esferas, desde la educación política hasta el transporte público y cuestiones relacionadas con la salud. Como parte de su trabajo de capacitación sobre cuestiones de género, propone cambiar las actitudes de los hombres respecto de la violencia contra las mujeres y los niños. La organización adopta un enfoque integral para promover el cambio social, para lo cual pasa entre 6 y 12 meses en cada aldea, y cada grupo de participantes recibe sesiones educativas semanales basadas en un programa de estudios creado por los miembros del grupo.  Para una descripción detallada del trabajo de Ghamkori en particular de sus actividades de capacitación en cuestiones de género, consulte el documento en en inglés.

ReproSalud (Movimiento Manuela Ramos, Perú)

El proyecto de ReproSalud tuvo como objetivo promover la salud reproductiva y sexual en las zonas rurales y los barrios marginales del Perú en 91 distritos y 8 regiones, por medio de equipos que hablaban los idiomas indígenas quechua y aymara. Si bien no se dirigía específicamente a los hombres ni a la cuestión de la violencia, cuando se pidió a las mujeres que participasen en la elaboración del proyecto y que definiesen sus problemas de salud sexual y reproductiva, la violencia doméstica y la participación de los hombres fueron cuestiones que se mencionaron reiteradamente entre las prioridades de las comunidades, lo que llevó a ReproSalud a impartir una serie de talleres para hombres.  Mediante estudios cualitativos sobre el impacto y encuestas cuantitativas, ReproSalud llegó a la conclusión de que las mujeres habían mejorado su autoestima, que tenían un mayor control sobre el dinero, que conocían mejor sus derechos, que se encontraban más cómodas con su propio cuerpo y que los hombres habían disminuido el consumo de alcohol y el ejercicio de la violencia doméstica. Vea el estudio de caso. Vea el sitio web.