ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Asegurar políticas multisectoriales y planes de acción nacionales integrales

Los Estados tienen la obligación de prevenir la violencia contra las mujeres y niñas, proveer respuestas integrales a favor de los sobrevivientes, y procesar judicialmente a los perpetradores, de la mejor forma que les sea posible según sus recursos y capacidades. Esta obligación es conocida como el estándar de “diligencia debida”. (Naciones Unidas,  2006) El estándar de diligencia debida fue establecido por la Recomendación General Nº19 del Comité para la Eliminación de Todas las formas  de discriminación contra las Mujeres y reconoce que los Estados deben tratar la estructural inequidad de género y discriminación, las cuales causan y perpetúan la violencia contra las mujeres y niñas,  así como deben asegurar que se toman medidas para prevenir y responder ante  casos individuales de violencia.

A fin de que los Estados cumplan con el estándar de diligencia debida y fortalezcan su responsabilidad de poner fin a la violencia contra mujeres y niñas se necesita un enfoque multisectorial integral para garantizar que la interconectada gama de  necesidades y derechos de las mujeres sobrevivientes de la violencia sean tratadas, y,  que tanto la prevención de la violencia contra las mujeres como la respuesta ante ella  sean  cubiertas por las políticas y los programas.

Los enfoques multisectoriales suponen la coordinación de recursos e  iniciativas a lo largo de todos los sectores, involucrando  tanto a instituciones  gubernamentales como a la sociedad civil.  (Morrison, et al., 2004; Commonwealth Secretariat, 2003; AusAID, 2008; Asamblea General de las Naciones Unidas, 2006; UNIFEM, 2008) Estos enfoques pueden aplicarse a través de marcos de políticas para:

  • Promover una efectiva implementación de la legislación nacional;
  • Proveer mecanismos de asignación  y monitoreo de recursos;
  • Promover la rendición de cuentas de las instituciones responsables a través de una clara delimitación de sus roles y objetivos  definidos en el tiempo, los cuales puedan ser monitoreados;
  • Asegurar que servicios clave de primera línea (salud, policía, legal) estén bien equipados, sean coordinados y se encuentren disponibles a los sobrevivientes, y que los esfuerzos de prevención puedan ser integrados a lo largo de ellos.
  • Involucrar a otros sectores que no son tradicionalmente  incluidos  en un enfoque multisectorial pero que juegan un rol crucial en la prevención y respuesta frente a la violencia las mujeres  y niñas, tales como: educación, asuntos sociales, asuntos  de juventud, trabajo, planeamiento urbano y ministerios de finanzas y planeamiento.

Un marco coordinado ofrece  acciones de provisión una diversa variedad de servicios en salud, protección y justicia que los sobrevivientes necesitan y que no pueden ser brindados por un único sector de intervención. Los enfoques integrales fortalecen los esfuerzos realizados a través de acciones de incidencia; establecen colaboraciones a largo plazo a lo largo de todos los sectores; aumentan la eficiencia, el alcance de  los servicios y los esfuerzos de prevención; y maximizan los conocimientos especializados a nivel técnico disponible, los recursos  e inversiones en este tema. La implementación de un marco nacional requiere de fuertes y centralizados mecanismos de coordinación e inversión en cuanto al desarrollo de capacidades de los organismos gubernamentales creados a favor de las mujeres o de la entidad responsable de cumplir este rol.

 

Los siguientes servicios e intervenciones son elementos esenciales para una respuesta nacional:

  • Líneas telefónicas nacionales de ayuda gratuita, disponibles las 24 horas, para denunciar abusos y situaciones de amenaza a la vida,  provistas de consejeros capacitados que puedan realizar servicios de derivación  adecuados.

  • Servicios de primera línea de calidad: ayuda médica y ayuda psicosocial gratuita, respuestas en el ámbito de seguridad/policía y  asistencia judicial/legal – que representan un paquete básico de ayuda a los sobrevivientes. Estos servicios, sean provistos a través fuentes gubernamentales y/o no gubernamentales deben ser multisectoriales y coordinados (a través de  respuestas coordinada comunitarias, unidades de atención integral centralizada, sólidas redes para la derivación) y hacerlas accesibles dentro de un razonable plazo de tiempo que minimice los riesgos  y daños futuros a los sobrevivientes. Los apoyos que se brinden a largo plazo resultan también esenciales para mitigar las consecuencias del abuso.
  • Iniciativas para aumentar la demanda de servicios y animar a las mujeres abusadas a presentar su denuncia. Ello requiere revisar las reales necesidades y experiencias de los sobrevivientes (incluyendo las correspondientes a  grupos específicos y comunidades marginadas), analizar las variadas barreras económicas, sociales y culturales a las que puedan  hacer frente al momento de denunciar el abuso experimentado y posibilitar que ellas mismas aprovechen los apoyos médicos, sociales y legales disponibles.
  • Invertir  en esfuerzos de prevención de primaria a nivel individual, de relaciones, comunitario y social para detener el abuso antes que ocurra. Ello requiere intervenciones  dirigidas a transformar normas de género y actitudes que aceptan la violencia basada en género e implementar mecanismos adecuados para eliminar la impunidad, la cual puede afectar los cambios de conductas  en el largo plazo.
  • Refugios o sitios seguros, disponibles en áreas urbanas y rurales,  y  accesibles a todas las mujeres (y a sus hijos). Algunos expertos recomiendan que debe haber aproximadamente un refugio por cada 10,000 habitantes, dependiendo del contexto local, para asegurar que sea accesible la distribución a lo largo de toda la población, mientras se asegura que todas las mujeres, aún  las que viven en áreas de bajas densidad poblacional, tengan fácil acceso a sitios seguros (adaptado del Consejo de Europa, 2008). En escenarios de escasos recursos, los sitios seguros han sido establecidos usando enfoques innovadores tales como viviendas voluntarias o subsidiadas a través de la red de miembros de la comunidad, o  sitios seguros en conexión a residencias de ancianos, instalaciones hospitalarias u organizaciones religiosas. En otros escenarios (por ejemplo, en algunos países de Europa), normas más recientes exigen que el perpetrador sea retirado del hogar y la emisión de órdenes de restricción (de modo que las mujeres, sus hijos y otros dependientes puedan mantenerse seguros en sus hogares).
  • Grupos de autoayuda y apoyo a mujeres, y servicios de consejería con un mínimo de un centro por cada 50,000 mujeres, distribuidos en concordancia con la población, mientras se asegura que todas las mujeres, aún áreas de bajas densidad de población tienen fácil acceso a dichos apoyos (adaptado del Consejo Europeo, 2008). Los grupos de apoyo a mujeres pueden ser accesibles como servicios independientes o a través de las estaciones de policía, los centros de salud y otras instalaciones a donde las mujeres abusadas puedan pedir ayuda. Estos servicios de ayuda pueden proveer cuidados en la salud mental  ante los  traumas, acompañamiento en las cortes o juzgados y otra asistencias que puedan facilitar el acceso de las mujeres, a la planificación sobre seguridad, a servicios de salud, policiales y legales, y pueden darle confianza y apoyo para recurrir a la justicia, así como evitar que regresen  donde sus parejas abusadoras.
  • Monitorear cuidadosamente los programas para perpetradores donde así corresponda. Para una mayor guía ir a la sección dedicada al perpetrador del Módulo de Hombres y Niños.

 

Recursos Adicionales:

Generales

Handbook for National Action Plans on Violence against Women (ONU Mujeres, 2011). Disponible en Inglés.

El compromiso de los Estados: Planes y políticas para erradicar la violencia contra las mujeres en América Latina y El Caribe (UN Women, UNiTE, MDG-F and UNDP). Disponible en Español Inglés.

Estudio a Profundidad del Secretario General sobre Violencia contra las Mujeres (Naciones Unidas, 2006). Disponible en Árabe, Español, Francés, InglésMandarín y Ruso.

Combatiendo la Violencia contra las Mujeres: Estándares Mínimos para los Servicios de Ayuda (Consejo de Europa, 2008).  Disponible en Inglés.

 

Líneas de Ayuda Telefónica

Guía de Trabajo: Estableciendo una Línea de Ayuda Telefónica (Centro de Programas para la Comunicación de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg, 2003).  Disponible en Inglés.

Refugios

Lejos la Violencia: Guías para el Establecimiento y Funcionamiento de Refugios para Mujeres (Mujeres contra la Violencia en  Europa, 2004). Disponible en Checo, Alemán, Griego, Inglés, Estoniano, Finlandés, Húngaro, Italiano, Lituano, Polaco, Portugués, Rumano, Serbo-Croata, Eslovaco, Esloveno y  Turco.

Curso de Capacitación Virtual sobre Refugios (Coalición contra la Violencia Doméstica del Estado de Washington). Disponible en Inglés.

Política Modelo sobre Reglas de Refugios (Coalición contra la Violencia Doméstica del Estado de Washington).  Disponible en Inglés.

Conferencia Mundial sobre Refugios 2008 Exposiciones:

Grupos de Sobrevivientes y Planificación de la Seguridad

El poder de cambiar: Cómo establecer y poner en funcionamiento grupos de apoyo para víctimas y sobrevivientes de la violencia doméstica (Women’s Aid, 2008).  Disponible en Inglés.

Plan de Seguridad (Coalición de Carolina del Norte contra la Violencia Doméstica). Disponible en Inglés.

Modelo de Protocolo sobre Planes de Seguridad para Víctimas de Violencia Doméstica que tienen Discapacidad (Coalición del Estado de Washington contra la Violencia Doméstica, 2003). Disponible en Inglés.

 

Si bien los mecanismos de planificación y financiamiento varían en cada país, algunos de los más comunes son:

  • Planes de acción nacionales específicos que constituyen mecanismos integrales multisectoriales que cubren la legislación; los servicios (provistos tanto por el gobierno como por las organizaciones de la sociedad civil); iniciativas de prevención; estrategias y necesidades en cuanto al desarrollo de capacidades a lo largo de todos los sectores; mecanismos de coordinación (e.g. entre el gobierno  y la sociedad civil, entre niveles intersectoriales e interministeriales); asignación de recursos; y recolección de datos, planes y mecanismos de monitoreo y evaluación.
  • Marcos Guía para el financiamiento y políticas relacionados a la reducción de la pobreza (tales como estrategias de reducción de la pobreza); planes nacionales de desarrollo o planes de acción relacionados a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, el VIH y el SIDA, o mortalidad materna; y otros puntos de entrada para el desarrollo de políticas (tales como empleo, migración, juventud, etc), que además pueden ser mecanismos efectivos para asegurar que los compromisos sean cumplidos, en adición a los específicos planes y presupuestos de cada sector.
  • Los enfoques de sectores más amplios en cuanto a la salud, educación, justicia, seguridad y otros pueden complementar los planes de acción nacionales dedicados a tratar la violencia contra las mujeres (asegurando que incluyan intervenciones que correspondan al marco multisectorial) o proveer un mecanismo alternativo para implementar la legislación y los compromisos asumidos en las políticas (aun cuando los planes de acción nacionales no existan). Integrar acciones y recursos claves para tratar la violencia contra las mujeres y niñas en los planes de sectores más amplios así como en las reformas de los sectores (en salud, seguridad y educación) hace más fácil monitorear las asignaciones de recursos, los desembolsos y la provisión de servicios.
  • Planes de Acción Humanitaria y Marcos para la pronta recuperación (incluyendo planes de acción nacional sobre la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad)  son mecanismos influyentes en la planificación, coordinación y financiamiento de servicios provistos en situaciones de emergencia y en situaciones posteriores a los conflictos, y pueden  ser desarrollados con la perspectiva de  reforzar capacidades nacionales para prevenir y responder ante la violencia contra mujeres y niñas. La coordinación multisectorial de instituciones involucradas en operaciones humanitarias ofrece una importante oportunidad para el financiamiento directo de ayudas a estas instituciones y para el fortalecimiento de la sociedad civil. La asistencia técnica durante la recuperación posterior al conflicto y el proceso de desarrollo puede ayudar a desarrollar el fortalecimiento de capacidades y  otras asistencias técnicas que pueden promover la implementación de los compromisos asumidos por los Estados para eliminar la violencia durante las emergencias, la recuperación  posterior al conflicto y en los procesos de desarrollo.

 

Recursos Adicionales:

Estableciendo el Estándar: Buenas Prácticas Internacionales que aportan información para el Plan Australiano de Acción Nacional para Eliminar la Violencia contra las Mujeres (Amnistía Internacional, 2008). Disponible en Inglés; y el Plan nacional para disminuir la violencia contra las mujeres (Gobierno de Australia, 2009). Disponible en Inglés.

Plan Modelo de Acción Nacional  contra el Comercio y Explotación Sexual de Niños (ECPAT, 2008).  Disponible en  Inglés y Francés.

Planes y Presupuestos Pro-equidad de Género en Municipios Rurales: Metodología e Instrumentos Técnicos (ACOBOL, UNIFEM, UNDP y GTZ, 2006). Disponible en  Español.

Assistance for the Implementation of the ECOWAS Plan of Action against Trafficking in Persons Training Manual (UNODC, 2006). Dispobnible en Inglés.

Modelo de Política Nacional para la prevención, gestión y eliminación de la violencia contra las niñas en las escuelas (ActionAid, 2009).  Disponible en Inglés.

Enfoques de Sectores Amplios: Documentación de Recursos para el staff de UNFPA (Instituto HLSP, 2005). Disponible en Inglés.

El Género en los gobiernos locales: Libro de Consulta para Capacitadores (Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos, 2008)

Qué son y cómo se emplean los enfoques sectoriales: Una Vía para la Armonización de la Ayuda Oficial al Desarrollo (HLSP, 2005).  Disponible en Español.

Además ver la  Base de Datos del Secretario General sobre Violencia contra las Mujeres para ejemplos de planes de acción nacionales (ir a la búsqueda avanzada y filtrar por país).