ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Desarrollo de capacidades

El desarrollo de capacidades es el proceso a través del cual los individuos, organizaciones y sociedades obtienen, fortalecen o mantienen las capacidades para establecer y lograr sus propios objetivos de desarrollo a lo largo del tiempo (UNDP, 2009). El desarrollo de capacidades es esencial para hacer una contribución sostenida al tratamiento de la violencia contra las mujeres y niñas. Si bien  frecuentemente se le ha equiparado únicamente a la capacitación, el concepto de desarrollo de capacidades supone componentes y consideraciones mucho más amplios, tales como:

  • Promover una visión  y marco de operación (leyes, políticas y protocolos) que sean comunes;
  • Construir una masa crítica de recursos humanos (a través de la contratación de personal escogido por contar con la experiencia y competencias correctas, la capacitación  y  otros respaldos);
  • Instalar infraestructura apropiada, tal como equipos y suministros para facilitar la implementación;
  • Desarrollar  o ampliar  alianzas o convenios de cooperación  para maximizar los recursos y la efectividad de las intervenciones, al juntar fortalezas y bienes de diferentes agentes involucrados;
  • Mejorar la base de conocimientos y el aprendizaje en curso a través del monitoreo y evaluación de las intervenciones; y
  • Incrementar los recursos técnicos y financieros.

 

Elementos Clave:
  • Realizar una evaluación de las necesidades existentes en los diferentes niveles de la comunidad y entre los variados actores involucrados, incluyendo en la evaluación, áreas de conocimientos, actitudes, conductas y las prácticas relacionadas a la violencia contra mujeres y la equidad de género, en general; mapeo de las respuestas que existen frente a la violencia contra las mujeres (servicios, recursos, organizaciones); habilidades, protocolos, políticas e infraestructura en relación a sectores clave y específicas áreas de experiencia requeridas para dar una respuesta adecuada; información disponible sobre la prevalencia e incidencia de formas específicas de violencia que están siendo tratadas, así como la evaluación del servicio de recolección de datos, los sistemas de monitoreo y de información; junto a otros aportes necesarios para implementar de modo eficaz leyes y políticas a fin de identificar las  fortalezas y vacíos existentes.
  • Desarrollar planes de desarrollo de capacidades adaptados a los diferentes actores involucrados, de acuerdo a sus roles y la población objetivo que se beneficiará por el programa o política. Por ejemplo, los garantes de derechos (aquellos directamente responsables de implementar la ley); personal de las escuelas y del sector educativo en general; empleadores y sector privado; adolescentes; personal de los medios de comunicación y periodistas; o titulares de derechos (mujeres y niñas).
  • Evaluar las fortalezas y debilidades institucionales en relación a los convenios de cooperación multisectorial y sistemas de referencia para la implementación de políticas y protocolos, a fin de determinar en qué consiste el apoyo que se necesita.
  • Usar enfoques de sistemas amplios, de modo que las iniciativas que se concentran en un aspecto del desarrollo de capacidades, por ejemplo, la capacitación de los proveedores de servicios, sea diseñadas e implementadas al interior de las necesidades y enfoques más amplios planteados por el sector, tales como el mejoramiento de  la implementación de políticas y protocolos.
  • Posibilitar el intercambio directo entre los actores involucrados y profesionales, desde el gobierno y el sector no gubernamental, desde los niveles locales y nacionales y a lo largo del  Sur-Sur y Norte-Sur, para compartir experiencias significativas, buenas prácticas y prácticas prometedoras, lecciones aprendidas, herramientas y otros recursos.
  • Apoyar la formación de una masa crítica de mujeres al interior de puestos gubernamentales de toma de decisiones, y fortalecer instituciones y órganos especializados enfocados en las mujeres (i.e. instituciones gubernamentales encargadas del tema) que son responsables de tratar la violencia contra las mujeres, y que frecuentemente tienen escasos recursos y no se benefician de la capacitación y de las oportunidades de desarrollo profesional disponibles para otras instituciones.
Áreas  relacionadas al tratamiento de la violencia contra las mujeres que comúnmente se identifican como necesitadas de fortalecimiento:
  • Sistemas de análisis y recolección de datos;
  • Reglamentos y protocolos sectoriales e intersectoriales;
  • Respuestas de primera línea a través de  sistemas coordinados para la provisión  de servicios (en salud, seguridad y justicia), refugios y espacios seguros;
  • Conocimientos del personal en cuanto los derechos humanos de las mujeres y la violencia basada en el género, a lo largo de todos los sectores;
  • Divulgación y alfabetismo legal para empoderar a las mujeres y niñas;
  • Centros para las mujeres que sean especializados;
  • Modelos de base comunitaria;
  • Conseguir presupuestos/enfoques sensibles al género;
  • Monitoreo y evaluación; y
  • Adaptar y  Diseminar estrategias exitosas y promisorias basadas en la evidencia disponible que provenga de prácticas y modelos prometedores.

 

Lecciones Aprendidas
  • Los esfuerzos por lograr cambios estructurales y en las políticas no serán efectivos sin una definición de roles y responsabilidades de personas e instituciones, a través de una orden o mandato oficial que deba obedecerse; la asignación de recursos suficientes; y el establecimiento de  mecanismos sistematizados de monitoreo. Conseguir el apoyo del liderazgo es esencial para promover la pertenencia y los esfuerzos sostenidos para un cambio continuo.
  • Los incentivos que reciba el  personal constituyen una importante fuerza motivadora. Pueden abarcar: mejorar el lugar de trabajo, las condiciones de trabajo y el trabajo en sí mismo, e incorporar espacios de tiempo durante el día de trabajo para el compartir y aprender.
  • Las intervenciones frecuentemente se concentran más  la oferta de servicios que en la demanda. Debe haber un enfoque integral hacia el desarrollo de capacidades que consideren el fortalecimiento tanto de la oferta (i.e. información y servicios) como la demanda (empoderamiento de las mujeres, conocimientos sobre derechos legales y dónde pueden acceder a servicios) a fin de maximizar el impacto de los esfuerzos realizados para la prevención y respuesta ante la violencia.
  • Las inversiones en el desarrollo de capacidades han tendido a enfocarse fundamentalmente en la capacitación sin atender otras intervenciones necesarias y complementarias (tales como el fortalecimiento de las derivaciones multisectoriales, infraestructura y sistemas, recolección de datos, monitoreo en curso para mejoras, así como alianzas y colaboración con los grupos de mujeres y organizaciones de la sociedad civil, y otros elementos clave).
  • Tanto el diseño como el desarrollo de las currículas y los procesos de capacitación frecuentemente ignoran los conocimientos y experiencias en psicología educacional y el aprendizaje de adultos. Es común que expertos técnicos y facilitadores que no tienen las aptitudes ni capacidades adecuadas sean los encargados de realizar una capacitación. Una capacitación exitosa exige en primer lugar una sólida y consistente metodología, así como capacitadores competentes.
  • Diferentes conocimientos y habilidades son requeridas para diferentes personas, para las diferentes funciones y niveles de especialización, así como para las  diferentes etapas de implementación. Los planes de desarrollo de capacidades deben adaptar las intervenciones para que se realicen como corresponde, asegurando que las personas correctas están recibiendo los aportes correctos según sus roles y el lugar donde se encuentran durante la implementación del programa.
  • El ritmo de lento del desarrollo de capacidades sostenidas se encuentra  frecuentemente en contraposición con la presión para demostrar progresos rápidos a los beneficiarios y donantes. Sin embargo, la experiencia ha mostrado cuán valioso es invertir en aquellas instituciones, personas y procesos que llevan a cambios sociales duraderos.(UNDP, 2009)

 

Recursos:

Capacity.org: Portal sobre Desarrollo de Capacidades (Centro Europeo para la Gestión de Políticas de Desarrollo, SNV Organización para el Desarrollo de los Países Bajos y el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas). Disponible en Inglés, Francés y  Español.

Página Web sobre el Desarrollo de Capacidades (Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas). Disponible en  Inglés

Centro de Recursos para el Desarrollo de Capacidades (Banco Mundial). Disponible en Inglés.

Formación de Capacidades en Género, Diversidad e Igualdad (Centro Internacional para la Investigación y Capacitación de ONGs). Disponible en  Inglés, Francés, Portugués, Ruso y Español.

El Enfoque de Formación de Capacidades (Impact Alliance).  Disponible en  Inglés, con recursos escogidos en Francés y Español.