ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Seguridad (Policía )

Dentro del sector de seguridad, la policía puede ser el primer punto de contacto para los sobrevivientes de la violencia y es crucial que estén equipados para responder adecuada y sensiblemente a las necesidades y derechos de mujeres y niñas. Los servicios policiales constituyen partes fundamentales para garantizar la inmediata seguridad de los sobrevivientes y cumplen un importante rol en hacer que los perpetradores asuman la responsabilidad de sus acciones. Las respuestas dadas por  la policía y cualquier otro personal uniformado a los sobrevivientes puede o bien animar a las mujeres y niñas a denunciar un incidente de violencia o puede desanimarlas de pedir ayuda a la policía del todo. Sumado a la protección inmediata y en curso (e.g. en respuesta ante la repetida frecuencia de la violencia y a órdenes de protección), los servicios policiales incluyen tanto la investigación como la adecuada documentación de los casos.

 

Estrategias
  • Institucionalizar la capacitación para toda la policía durante el desempeño de su servicio y la  capacitación de los reclutas, previo a sus servicios.
  • Establecer unidades específicas o puntos focales (´mesas de trabajo de género´) dentro de las oficinas/estaciones con personal especialmente capacitado como una estrategia de corto plazo (hasta que un cambio institucionalizado pueda ser implementado a lo largo de todo el sector, incluyendo la capacitación previa al servicio). En esas unidades, los oficiales pueden ser de composición totalmente femenina o ser de composición mixta.
  • Desarrollar unidades de centralizadas de servicios múltiples que cuenten con personal policial para ayudar a los sobrevivientes a denunciar incidentes de violencia, de modo que puedan acceder inmediatamente a los servicios de salud, refugio y ayuda legal.
  • Fortalecer la colaboración entre la policía y las ONGS que sirven a sobrevivientes.
  • Apoyar las políticas desarrolladas nivel de la comunidad cuando los servicios formales y los recursos son limitados. Dentro de las comunidades, las redes locales de hombres y mujeres pueden servir como un sistema de alarma voluntario y de apoyo a los sobrevivientes para que denuncien la violencia y busquen  la atención adecuada.
  • Promover un incremento en el número de mujeres dentro del personal (en todos los niveles) que estén capacitadas para tratar la violencia contra las mujeres y niñas, respaldando contrataciones y políticas de personal que no discriminen a las mujeres y que incluyan políticas familiares flexibles para ayudar a conservar y promover personal femenino, entre otras medidas que promuevan un sistema amplio de equidad de género.
  • Es crucial lograr que el liderazgo o el personal de la alta dirección adquiera compromisos, debiendo ello ser priorizado como una inversión para garantizar  respuestas policiales efectivas en el tratamiento de  la violencia contra mujeres y niñas.
  • Las actividades de proyección social en la comunidad son importantes para lograr una sensibilización en cuanto a las respuestas policiales, para mejorar el nivel de confianza hacia la policía y  para respaldar  la tolerancia cero frente a la violencia contra las mujeres.

 

Lecciones aprendidas:
  • Deben incorporarse en los sistemas de aplicación de las leyes,  políticas, procedimientos y protocolos sobre los derechos humanos de las mujeres y sobre la violencia contra mujeres y niñas, que sean  coherentes y uniformes.
  • Deben desarrollarse protocolos sobre las obligaciones de los funcionarios encargados de la aplicación de la ley, incluyendo procedimientos para la  protección y respuesta ante la violencia, la documentación de casos y el brindar la  derivación efectiva a los sobrevivientes de la violencia.
  • Puede ocurrir que los ´garantes de derechos´ dentro del sector de seguridad (e.g. personal policial, militar y otro personal uniformado), desde el personal de más alto nivel hasta el personal administrativo,  no sean sensibles a asuntos de género, no sean conscientes de sus obligaciones ante la ley  o no estén  informados sobre qué respuestas son adecuadas en el tratamiento de sobrevivientes y perpetradores. Lo ideal es que la policía tenga una capacitación previa a su servicio y durante el desempeño del mismo para prevenir la revictimización y para animar a las mujeres y niñas a buscar ayuda. Sin la adecuada capacitación, la policía puede desanimar a los sobrevivientes de pedir ayuda y puede fracasar en lograr que los perpetradores asuman la responsabilidad  por sus acciones.
  • Contar con Mesas de Trabajo de Género, unidades especializadas, puntos focales para la violencia basada en el género en las estaciones policiales, y unidades compuestas exclusivamente por personal femenino puede en el corto plazo incrementar el número de denuncias y ampliar el acceso de las mujeres a los servicios (e.g. consejería, contraconcepción de emergencia, profilaxis posterior a la exposición, ayuda legal y otras ayudas sociales y económicas) pero sólo si tienen el suficiente financiamiento y dotación de personal.

 

Sin embargo, tal como lo muestra un estudio regional en Latinoamérica (donde fueron establecidas por primera vez), las mesas de trabajo de género o unidades especializadas, en el largo plazo pueden encontrar que:

  • El índice de condenas no han aumentado;
  • Estas unidades no son parte de enfoque se sistemas amplios y no son respaldadas por una suficiente inversión en capacitación y recursos profesionales;
  • Separan la responsabilidad de tratar la violencia para que se realice en áreas especiales de personal, obligando a las mujeres a acudir únicamente a estas unidades, de modo que la violencia basada en el género queda marginada de la responsabilidad de toda la policía;
  • Los oficiales de sexo femenino  no tienen necesariamente mejores actitudes hacia las mujeres abusadas;
  • Las respuestas judiciales débiles y la impunidad de los perpetradores conducen a que existan bajas tasas de procesos judiciales,  a pesar del aumento de denuncias; y,
  • Es particularmente complicado implementar estas unidades o estaciones en áreas rurales, donde el personal e infraestructura son limitados para responder adecuadamente a las necesidades de los sobrevivientes. (Jubb y Izumino, 2003; Morrison, et al., 2007)
  • Las reformas que puedan hacerse en el sector de seguridad brindan  una oportunidad para incorporar la violencia contra las mujeres a lo largo de todo el sector de una manera institucionalizada.
  • Las intervenciones realizadas con instituciones pertenecientes al sector de seguridad (tales como la policía) requieren una valiosa inversión de tiempo para  lograr la aceptación institucional  y llegar a la masa crítica policial.
  • La desconfianza de la comunidad hacia la policía y la impunidad de los delitos cometidos por los policías necesita ser abordado (especialmente en situaciones de conflicto o posteriores a éste) junto a esfuerzos para el desarrollo de la capacitación y de protocolos de respuesta, a fin de mejorar la demanda y uso de los servicios policiales por parte de los sobrevivientes.

Consulte el módulo completo sobre el sector de seguridad.

Algunos Recursos Ilustrativos:

 

Mapeo Regional sobre las Comisarías de la Mujer en América Latina (Jubb et al./CEPLAES y IDRC, 2008). Disponible en Inglés, Español y Portugués.

 

 

El Género y la Reforma del Sector de Seguridad- Manual de Herramientas (Centro para el Control Democrático de las Fuerzas Armadas, 2008).  Doce herramientas y anotaciones prácticas disponibles en Inglés y Francés.

 

 

La respuesta policial hacia Delitos de Agresión Sexual: Currícula de Capacitación, Segunda Edición (Hunter, Bentley y Mills/Centro de Minnesota contra la Violencia y el Abuso, 2006).  Disponible en Inglés.

 

 

Manual de Capacitación Policial en Derechos Humanos de la Commonwealth (Secretaría General de la Commonwealth, 2006).  Disponible en Inglés.

 

 

Hacia una exitosa investigación de las agresiones sexuales que se toma conocimiento: Manual de Capacitación Nacional sobre la aplicación de la ley (Centro Nacional para las Mujeres y el Desarrollo de  Políticas, 2001).  Disponible en  Inglés.

 

 

Manual de Capacitación Policial de la India sobre la Lucha contra la Trata de Personas (UNODC, 2008).  Disponible en Inglés.

 

 

Políticas Comunitarias para reducir y prevenir la violencia contra las mujeres: Currícula de capacitación y Guía de Recursos (Foro Ejecutivo para la Investigación de Políticas). Disponible en Inglés.

 

 

Manual de Capacitación sobre la Violencia Doméstica Infantil, Violencia basada en el Género y otros Abusos asociados (Fuerzas Policiales de Ruanda, 2008).  Disponible en Inglés.

 

 

Campaña de Prevención del Departamento de Defensa en alianza con Los Hombres pueden detener la violación o agresión sexual. Disponible en  Inglés.

 

 

Contratación y Retención de Mujeres – Una guía de Autoevaluación para la aplicación de la ley (Centro Nacional para las Mujeres y el Desarrollo de  Políticas). Disponible en Inglés.

 

 

Manual de Capacitación y Libro de Lectura para policías sobre violencia contra las mujeres y niñas (Organización de la Región Surafricana para la Cooperación de los Jefes Policía y Instituto para los Estudios en Seguridad, 2003).  Disponible en Inglés.

 

 

Mejorando las respuestas en cuanto aplicación de la ley a favor de las víctimas: Una estrategias para el siglo 21 (Asociación Internacional de Jefes Policiales, 2008).  Disponible en Inglés.

 

 

Mejorando las respuestas en cuanto aplicación de la ley a favor de las víctimas: Guía para la Implementación y Paquete de Herramientas y Recursos (Asociación Internacional de Jefes Policiales, 2008).  Disponible en Inglés.

Próximo tema   Justicia

 tema anterior Salud