ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Tratados regionales

A continuación se dan algunos ejemplos relevantes de instrumentos jurídicos regionales que proporcionan fundamentos para el derecho de las mujeres y las niñas a no sufrir violencia.

  • En el preámbulo de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, formulada en 1948, se afirma:

    [L]os pueblos americanos han dignificado la persona humana y [...] sus constituciones nacionales reconocen que las instituciones jurídicas y políticas, rectoras de la vida en sociedad, tienen como fin principal la protección de los derechos esenciales del hombre y la creación de circunstancias que le permitan progresar espiritual y materialmente y alcanzar la felicidad [...]

    En el artículo I se declara que “[t]odo ser humano tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”. En el articulo V se afirma que “[t]oda persona tiene derecho a la protección de la Ley contra los ataques abusivos a su honra, a su reputación y a su vida privada y familiar”. En el artículo XVIII se afirma también que “[t]oda persona puede ocurrir a los tribunales para hacer valer sus derechos”.
  • En el artículo 3 de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belém do Pará), adoptada en 1994, se afirma que toda mujer tiene “derecho a una vida libre de violencia, tanto en el ámbito público como en el privado”. En el artículo 4.g se declara que toda mujer tiene derecho “a un recurso sencillo y rápido ante los tribunales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos [...]”. Según el artículo 7, los Estados Partes deben ejercer la diligencia debida para prevenir, investigar y sancionar la violencia contra la mujer e “[…] incluir en su legislación interna normas penales, civiles y administrativas, así como las de otra naturaleza que sean necesarias para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer y adoptar las medidas administrativas apropiadas que sean del caso [...]”.
  • El artículo 4 de la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer en la Región de la ASEAN (en inglés), formulada en 2004, incluye este acuerdo de los Estados Partes:

    Promulgar leyes para prevenir la violencia contra la mujer y, cuando sea necesario, reforzarlas o modificarlas; potenciar la protección, curación, recuperación y reintegración de las víctimas/supervivientes, por ejemplo, adoptando medidas para investigar, procesar, castigar y, en caso pertinente, rehabilitar a los perpetradores; e impedir que las mujeres y las niñas que hayan estado sometidas a cualquier forma de violencia, ya sea en el hogar, el lugar de trabajo, la comunidad, la sociedad o bajo custodia, vuelvan a ser objeto de victimización.

 

Para más información sobre la jurisprudencia y los instrumentos jurídicos y políticos internacionales y regionales que proporcionan un marco para la legislación sobre la violencia contra la mujer, véanse:

 tema anterior Los Relatores Especiales