ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Plazo entre la adopción y la entrada en vigor de las leyes

El tiempo transcurrido entre la adopción y la entrada en vigor de una nueva ley sobre violencia doméstica debe calcularse con sumo cuidado para que las enmiendas que sean necesarias para la entrada en vigor de la nueva ley puedan aprobarse y promulgarse sin demora. Véase: Manual de la ONU, 3.2.7.

Por ejemplo, la ley de Albania afirma que el Consejo de Ministros promulgará toda la legislación secundaria que sea precisa para la aplicación de la ley sobre violencia doméstica en el plazo de tres meses desde su entrada en vigor.

CASO DE ESTUDIO: ONG búlgaras trabajan para conseguir financiación
para la aplicación de la ley sobre violencia doméstica

La Ley de Protección frente a la Violencia Doméstica de Bulgaria (en inglés) fue aprobada en 2005. Esta ley dispone que el Estado es el responsable de garantizar la aplicación de los programas destinados a la prevención de la violencia doméstica y a la protección frente a dicha violencia, así como de los programas que proporcionan asistencia a las víctimas. En 2006, el Consejo de Ministros búlgaro adoptó el Programa de Protección frente a la Violencia Doméstica. El Programa trataba de abordar el problema de la exigibilidad de las órdenes de protección, endurecer las sanciones para los reincidentes, abrir una línea telefónica directa durante las 24 horas y proporcionar refugio a las víctimas. A principios de 2007 se publicó la orientación sobre violencia doméstica para los agentes de policía, se escogió a los coordinadores nacionales y regionales y se creó una base de datos de casos. Sin embargo, la prestación de los servicios previstos por el Programa seguía corriendo a cargo únicamente de organizaciones no gubernamentales, sin ningún tipo de financiación regular del gobierno búlgaro.

El proceso de obtención de financiación del Estado de Bulgaria ha sido difícil: no sólo los fondos son insuficientes, sino que el proceso de desembolso es complejo. Existe financiación nacional para la creación de albergues para casos de violencia doméstica, pero hasta 2007 no se había construido ninguno a cargo del escaso presupuesto aportado por el Programa mencionado supra, que está incluido en una línea presupuestaria para las autoridades locales. Eran necesarios más fondos para crear albergues, financiar a las ONG y aplicar los programas para las víctimas y para los agresores, tal como exige el artículo 5 de la Ley. Dado que el gobierno no ayudaba a las mujeres en materia de refugio o asesoramiento, las ONG decidieron actuar. Una de ellas, la Fundación Búlgara para la Investigación sobre Género, es una ONG que promueve la participación de la comunidad en la erradicación de la violencia doméstica, incluso mediante capacitación policial y jurídica.

La Fundación inició una campaña destinada a obtener la financiación prescrita por la ley para los servicios relativos a la violencia doméstica a fin de que fuera posible aplicar la Ley de Protección. La Fundación y el grupo de trabajo sobre la ley de violencia doméstica en Bulgaria hicieron abundantes gestiones de cabildeo en pro de una enmienda que estipulase explícitamente la sostenibilidad económica de la ley y un fondo para las víctimas. La enmienda dispone que las ONG ayudarán a gestionar y desembolsar los fondos que se asignan para aplicar la Ley de Protección frente a la Violencia Doméstica de Bulgaria. La Fundación invitó también a las ONG que prestan servicios a las víctimas de violencia doméstica a formar la Alianza para la Protección frente a la Violencia Doméstica. En 2008, mientras hacía gestiones de cabildeo a favor de la aprobación de la enmienda, la Alianza llevó a cabo la campaña de los 16 Días de Activismo, durante la cual representantes del Ministerio de Justicia hablaron de la necesidad de un fondo especial para las víctimas de violencia doméstica. Esto en sí mismo fue una victoria significativa para la Alianza, ya que todo el proceso de enmiendas y la formación de la Alianza habían comenzado en ese mismo año.

La Alianza y el grupo de trabajo continuaron presionando para que se aprobaran enmiendas relativas a la sostenibilidad económica. Hicieron múltiples presentaciones a diferentes ministerios búlgaros y expusieron información compleja sobre presupuestos y calendarios. Esperaban que el presupuesto del Estado pudiera incorporar fondos para la violencia doméstica a partir del segundo semestre de 2009, en vez de posponer la asignación de fondos durante otro año.

Las enmiendas a la Ley se presentaron en el Consejo de Ministros en enero de 2009, y el Consejo debía decidir qué Ministerio desembolsaría los fondos. Genoveva Tisheva, de la Fundación Búlgara para la Investigación sobre Género y presidenta de la Alianza, habló ante un comité parlamentario de derechos humanos sobre la relación entre la inexistencia de una política de igualdad de género y la falta de disposición de los ministerios para abordar la cuestión de la violencia doméstica. Poco después de su intervención, el Ministerio de Trabajo y Política Social solicitó reunirse con ella para conversar acerca de la aplicación futura de la Ley y hablar sobre un mecanismo para financiar el trabajo de las ONG contra la violencia doméstica. Sin embargo, tras varias consultas con las ONG y el Ministerio de Justicia, éste asumió la responsabilidad de ser el organismo coordinador para la aplicación de la Ley de Protección frente a la Violencia Doméstica de Bulgaria.

El 17 de junio de 2009, el Consejo de Ministros búlgaro aprobó varios proyectos de enmiendas a la Ley de Protección frente a la Violencia Doméstica de Bulgaria, entre ellas una que afirmaba que, a partir de enero de 2010, una partida especial del presupuesto del Ministerio de Justicia financiaría los programas de las ONG para el apoyo a las víctimas y otras actividades como la capacitación de la policía y el monitoreo de la legislación. Se esperaba que el nuevo gobierno y la nueva Asamblea Nacional, en el cargo después de las elecciones nacionales del 5 de julio de 2009, apoyaría, aprobaría y adoptaría los cambios.

Desde las primeras semanas del mandato del nuevo gobierno, la Fundación y la Alianza para la Protección frente a la Violencia Doméstica mantuvieron sus acciones y sus gestiones de cabildeo a favor de adoptar los cambios en la Ley de Protección frente a la Violencia Doméstica que asegurasen la sostenibilidad de los servicios para las víctimas. Gracias a esta acción y a la actitud favorable del gobierno y el nuevo Parlamento, las enmiendas fueron aprobadas el 9 de diciembre de 2009. *Se espera que, desde principios de 2010, la financiación para proyectos de las ONG que trabajan en el campo de la violencia doméstica esté en proceso y que se materialice mediante asignaciones presupuestarias selectivas a través del Ministerio de Justicia. La cantidad inicial para tales proyectos para 2010 no es alta –medio millón de levs, aproximadamente–, pero constituye un buen comienzo para las negociaciones de la Alianza con el gobierno sobre la cuestión. Se espera que el trabajo y las negociaciones sobre las asignaciones presupuestarias continúen a principios de 2010.

Así pues, la financiación sostenible para el trabajo de las ONG contra la violencia doméstica es inminente. La formación de la Alianza fue un paso clave en este proceso, ya que es la voz de muchas ONG y el gobierno confía en ella. La Fundación y la Alianza continuarán con su trabajo para lograr un plan de acción, la aplicación de la ley y garantías presupuestarias para apoyar a las víctimas.