ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Centros para casos de violencia de pareja y/o centros para la atención de casos de agresión sexual (también llamados centros de atención integral)

  • Los centros de violencia de pareja y/o agresión sexual, también llamados centros de atención integral, ofrecen gestión multisectorial a las sobrevivientes, incluidos servicios de salud, seguridad social, orientación, y  jurídicos;  todo en un solo lugar. (Colombini et al., 2008). Estos centros de crisis usualmente están ubicados en centros de salud, incluidas las salas de emergencia de hospitales, o como unidades independientes cercanas a un hospital con el cual colaboran (Naciones Unidas, 2006a). Estos centros pueden contar con especialistas las 24 horas o pueden mantener un grupo básico de personal con especialistas de guardia para llamar a demanda.

Centros de atención integral
Una de las buenas prácticas más conocida en prestación de servicios es la de reunir los servicios en un solo lugar, con frecuencia llamado “centro de atención integral”. Se trata de una unidad interagencial para víctimas/sobrevivientes de violencia doméstica o sexual. Tales servicios fueron desarrollados por primera vez en el hospital estatal más grande de Malasia. La victima/sobreviviente primero es examinada y tratada por una doctora y se reúne con una orientadora, dentro de las 24 horas, en un consultorio separado que resguarda la privacidad y confidencialidad. Si se determina que la victima puede correr peligro si regresa a su casa, la doctora o la orientadora disponen que sea derivada a un refugio de emergencia, o es ingresada a la sala de accidentes y emergencias por 24 horas. Si la paciente escoge no ir al refugio, se la alienta a regresar al hospital en una fecha posterior, para reunirse con una trabajadora social. También se la alienta a hacer la denuncia en la unidad policial ubicada en el hospital. En caso que haya lesiones graves, la policía ve a la paciente en sala para tomar su declaración y comenzar la investigación. Actualmente este modelo se está replicando en muchas partes del mundo.  

Busque en la Base de datos del Secretario General para ver qué países han instalado centros de servicio integral.

Fuente: adaptado de Fin a la violencia contra la mujer: Hechos, no palabras. Estudio del Secretario General, 2006.

  • Se ha demostrado que cuando las ventanillas únicas están provistas y dirigidas adecuadamente, y tienen suficiente personal, aumentan las denuncias y la demanda de los servicios. Por ejemplo, tres meses después de introducir servicios post violación integrales, las denuncias de violación se habían multiplicaron por diez en un hospital distrital en Kenya (Taegtmeyer et al., 2006).
  • Sin embargo, los centros integrales requieren del compromiso de la administración  para que resulten eficaces, así como de la capacitación y apoyo de todo el personal que trabaja en el centro. Las lecciones principales aprendidas de la implementación de un centro integral en Tailandia incluyen:
    • La administración del hospital debe estar involucrada en la instalación de centros integrales.
    • El trabajo en equipo de personal del hospital con diferentes especialidades es crucial.
    • La capacitación de distintos tipos de personal del hospital no solo debe focalizarse en los aspectos técnicos de la violencia contra las mujeres, sino que también debe cubrir cuestiones tales como poder, relaciones, género y sexualidad.
    • También es importante sensibilizar a la policía sobre esos mismos temas.
    • Visitar otros centros de crisis puede ser un punto de partida útil para el diseño de los servicios.
    • Puede suceder que, inicialmente, los y las profesionales de salud puedan identificar solo los casos de abuso más obvios, pero compartir experiencias entre el personal de varios departamentos del hospital puede mejorar las habilidades de despistaje en general.
    • Es necesaria la adherencia a un protocolo estándar para varios tipos de trabajadores de la salud. (Extraído de OMS, 2007)
  • El Consejo de Europa recomienda los siguientes servicios mínimos para las unidades de agresión sexual ubicadas en centros de salud, y que pueden servir de línea de base para considerar prioridades para el desarrollo de programas:

Tabla 8.16:        Estándares específicos para servicios

Centros de atención para la agresión sexual y servicios hospitalarios especializados


Fuente:  Consejo de Europa, Kelly, L. 2008a. Combating Violence against Women: Minimum Standards for Support Services. Estrasburgo: Consejo de Europa, pp. 51-53.  

 

Estudio de caso: Centros integrales para sobrevivientes de violencia sexual en Sudáfrica

Sudáfrica creó los Centros Asistenciales Thuthuzela (TCC por sus siglas en inglés) que facilitan la colaboración multisectorial entre salud, policía, juzgados y servicios sociales para ofrecer tratamiento de calidad y sensible a las víctimas de violación. Las metas de los Centros Asistenciales Thuthuzela son reducir la revictimización, reducir los tiempos de espera y aumentar las tasas de condenas. Los diez centros, distribuidos en todo el país, brindan una gama de servicios a las sobrevivientes, incluido: atención médica de emergencia; prueba de embarazo, infecciones de transmisión sexual y VIH; profilaxis post exposición, antirretrovirales, orientación psicológica; preparación para el juzgado, derivaciones y apoyo de seguimiento. Las sobrevivientes tienen derecho a los servicios aún si no desean denunciar al perpetrador (Vaz, 2008). 

La implementación de los Centros Asistenciales Thuthuzela continua con éxito y son cada vez más conocidos por el público. Un análisis de 10 Centros Asistenciales Thuthuzela realizado en 2008 observó los siguientes problemas:  

-  escasez de personal;

-  necesidad de mayor capacitación;

-  inconsistencias en la gestión de la agresión sexual, incluida la prueba del VIH y

   suministro de profilaxis post exposición;

-  acceso limitado a la orientación psicosocial; y

-  sistemas inconsistentes de seguimiento a las sobrevivientes.

Las mejoras a los centros incluyen el suministro de equipos, tales como equipos de esterilización; más capacitación para las sobrevivientes; crear espacios amigables para la infancia; y hacer que los Centros Asistenciales Thuthuzela sean más respetuosos con las sobrevivientes (Vaz, 2008).

Vea el folleto desarrollado por la National Prosecuting Authority of South Africa.

Visite la página web de UNICEF Sudáfrica para leer más acerca de los centros y ver la lista de direcciones. 

 

 

 

Ejemplo: El Reino Unido creó un sistema de Centros de Atención a la Violencia Sexual, dispensarios seguros donde las victimas de agresión sexual pueden recibir atención médica y orientación inmediata y a largo plazo. Los centros de atención reúnen a todas las agencias y departamentos legales y médicos relevantes en un solo lugar, lo cual ofrece mejor asistencia para las víctimas y ayuda a la investigación penal. El sistema sigue el modelo del St. Mary’s Sexual Assault Referral Centre en Manchester, que ha sido reconocido como un modelo de buena práctica para brindar servicios inmediatos e integrales. El centro St. Mary abrió sus puertas en 1986 y fue el primero de su especie en el Reino Unido en brindar servicios forenses, de orientación y médicos integrales y coordinados para personas adultas víctimas de violación o agresión sexual. El sistema de centros de atención reduce el estrés de las victimas de tener que tratar con múltiples prestadores de servicios e investigadores policiales. Además, la práctica ha demostrado que las victimas que reciben atención y orientación inmediata tienen una recuperación más estable y menos probabilidades de necesitar atención a largo plazo. Desde el punto de vista legal, los centros asisten a la policía suministrando un espacio centralizado donde pueden reunirse con la víctima y recolectar pruebas.

Para más información visite la página web del Ministerio del Interior del RU.

Fuente: Extraído de Bringing Security Home: Combating Violence Against Women in the OSCE Region. A Compilation of Good Practices (Organization for Security and Co-operation in Europe, 2009). Secretaría de la OSCE, Oficina del Secretario General, Selección de Género, p. 83.

 

 

 

Ejemplo: En 2003, se inicio el programa federal Centro de Justicia Familiar del presidente, con fondos de USD 20 millones para crear centros especializados de servicios integrales multidisciplinarios  en los EE.UU. para víctimas de violencia familiar y sus hijos e hijas. Los centros siguen el modelo  del Centro de Justicia Familiar de San Diego, que es considerado una buena práctica en el área de servicios para víctimas. El modelo del Centro de Justicia Familiar de San Diego reduce el número de instituciones a las que una víctima de violencia doméstica, agresión sexual y/o maltrato en la vejez debe recurrir para recibir asistencia. El modelo de centro de justicia familiar tiene varias características eficaces. Por ejemplo, todos los socios relevantes de un enfoque multidisciplinario están ubicados en el centro (policía, fiscales, agentes de libertad vigilada, defensores de víctimas, abogados, profesionales de la salud, así como personal que representa a organizaciones comunitarias y grupos religiosos). Las comunidades en las cuales se encuentran estos centros tienen políticas que ponen énfasis en el arresto y proceso judicial de los agresores, así como una historia de colaboración entre la policía, las entidades gubernamentales y la sociedad civil. En el modelo de centro de justicia familiar, las más altas prioridades son la seguridad y defensa de la víctima y la confidencialidad. Los centros de justicia familiar se encuentran ubicados en comunidades con servicios especializados y bien desarrollados para víctimas de violencia doméstica, y también reciben apoyo local de formuladores de políticas y la comunidad en general.

Para más información vea la página web del Centro de Justicia Familiar.  

Fuente: Extraído de Bringing Security Home: Combating Violence Against Women in the OSCE Region. A Compilation of Good Practices (Organization for Security and Co-operation in Europe, 2009). Secretaría de la OSCE, Oficina del Secretario General, Selección de Género, p. 83.