ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Mujeres con discapacidades

  • El concepto de “discapacidades” cubre una multitud de condiciones, con diferentes vulnerabilidades y necesidades. Cuando se identifican y abordan los riesgos de violencia entre las mujeres y las niñas con discapacidades, es importante detenerse en ciertos tipos de discapacidades (es decir, aquellas que involucran problemas sensoriales, físicos, psiquiátricos, cognitivos, etc.) así como ciertos tipos de violencia y se desarrollan las investigaciones y programas correspondientes.
  • Sin embargo, en general (y sin importar la discapacidad), las profesionales de la salud deben como mínimo comprender que las mujeres y las niñas con discapacidades pueden correr el mismo riesgo de violencia, o mayor, que aquellas sin discapacidades debido a problemas de poder y control. Para asistir a las mujeres y las niñas con discapacidades, los programas de salud deben desarrollar políticas específicas para trabajar con personas discapacitadas y los profesionales de la salud deben recibir capacitación especializada. Los centros de salud también deben considerar las siguientes estrategias:
  • Acciones de alcance a la comunidad: Las mujeres y las niñas con discapacidades pueden enfrentar obstáculos para acceder a tratamientos porque pueden estar aisladas en sus hogares, o en instituciones, y en algunos casos pueden no tener suficientes conocimientos acerca de su cuerpo y sobre salud sexual y reproductiva, y por tanto no entienden la importancia de los cuidados. El sistema de salud necesita diseñar estrategias para alcanzar a estas mujeres y niñas con diferentes formas de discapacidad, y asegurar que puedan acceder a servicios.
    • Mejorar la infraestructura de los centros de atención para satisfacer las necesidades de las mujeres y las niñas con discapacidades: Esto puede incluir suministrar sillas de ruedas y acceso para sillas de ruedas, intérpretes de lengua de señas, equipo especial para exámenes que prioriza el confort de quienes tienen impedimentos físicos, etc. Los centros de salud pueden involucrar a organizaciones que trabajan específicamente con personas discapacitadas para determinar qué otros arreglos se deben hacer. 
    • Reconocer y abordar las vulnerabilidades que las mujeres pueden tener específicamente ante la violencia
      •   Desarrollar protocolos de despistaje que reconozcan algunas de las tácticas especiales asociadas con el maltrato de las mujeres y las niñas con discapacidades, incluida la manipulación de la medicación; explotación económica; destrucción o retención de artículos de asistencia; negligencia o negar ayuda para el cuidado personal (tal como la higiene); abuso emocional específicamente enfocado en la discapacidad de la víctima (Hoog, 2003).
      • Asegurar que el despistaje de la violencia contra las mujeres y las niñas se haga durante una entrevista privada inicial, si es posible sin la presencia de la persona responsable del cuidado. Algunas mujeres y niñas con discapacidades tienen cuidadores que pueden ser perpetradores de violencia, ya sea miembros de la familia, personal institucional, o cuidadoras contratadas. Las mujeres y las niñas con discapacidades a menudo dependen de su cuidador para la supervivencia y la vida diaria, lo cual hace muy difícil que escapen de la situación abusiva (Hoog, 2003).

Despistaje de violencia doméstica para las mujeres con discapacidades

 

Puntos más importantes a tener en cuenta:

  • Elaborar preguntas de despistaje que ayuden a la promotora a determinar cuáles son las barreras que encontró la víctima o sus temores sobre el uso de los servicios de atención para víctimas de violencia doméstica.
  • Elaborar preguntas de despistaje que identifiquen las fortalezas de la víctima y su idoneidad para entender cómo su discapacidad afecta su vivencia de maltrato. Desarrollar preguntas que reconozcan la forma en que la discapacidad de una víctima puede haber afectado su vivencia de maltrato y sus actividades cotidianas.
  • Elaborar preguntas que identifiquen el entorno físico de la situación abusiva y la relación con el perpetrador. Por ejemplo, ¿la persona vive en una residencia especializada o en una vivienda particular? ¿El perpetrador es un cuidador o guardián de la víctima?
  • Elaborar preguntas de despistaje que ayuden a la promotora a determinar qué recursos hay disponibles para la víctima según su discapacidad, y si la víctima tiene alguna inquietud sobre la posibilidad que ese sistema de apoyo tome partido por su abusador o no respete la confidencialidad.
Ejemplos de preguntas de despistaje:
  • ¿Hay algo que yo deba saber sobre usted que me permita brindar el mejor servicio posible?
  • ¿Alguien controla su comunicación con otras personas o cambia lo que usted trata de decir?
  • ¿Alguna vez alguien rompió o se llevó algo que usted necesita para ser independiente? Por ejemplo, su bastón, caminador, silla de ruedas, respirador, o TTY?
  • ¿Alguien tiene control legal sobre su dinero o sus decisiones? ¿Qué pasa si usted no está de acuerdo con las decisiones que toman por usted?
  • ¿Alguien le impide usar los recursos y el apoyo que usted necesita para ser independiente? Por ejemplo, recursos tales como servicios vocacionales, cuidadoras personales, asistente de una agencia de discapacidades, personal de apoyo especializado para lectores sordomudos, o intérpretes.
  • ¿Alguna vez alguien se negó a darle su medicina, le impidió tomar su medicina o le dio demasiada o muy poca medicina?
  • ¿Tiene problemas de salud que pueden ser peligrosos si no se controlan, tales como diabetes, epilepsia, escaras, cáncer o enfermedad cardiovascular?
  • Si usted depende de cuidadores, ¿alguna vez su cuidador se valió de su dependencia en la asistencia para controlarla? ¿Tiene cuidadores suplentes de respaldo?

 

Extracto de Hoog, C., 2003. "Model Protocol on Screening Practices for Domestic Violence Victims with Disabilities", p. 7, con información de Curry, M.A et al., 2002. Development of An Abuse Screening Tool for Women with Disabilities.

 

 

Ejemplo: Sada Action Strategy – New South Wales. La estrategia de acción contra la agresión sexual en las residencias para personas con discapacidad y para la tercera edad (SADA por sus siglas en inglés), con el auspicio de People With Disability Australia Incorporated, está dirigida a identificar las mejores prácticas en la prevención y respuesta a la agresión sexual. Fue establecida en el 2005 por Northern Sydney Sexual Assault Service (Servicio para casos de agresión sexual en el norte de Sidney) en respuesta a la cantidad de personas con discapacidad y de la tercera edad que se acercaban al servicio para víctimas de agresión sexual (People with Disability, 2007). En el 2006, el proyecto recibió fondos de la Oficina de la Mujer para continuar con su trabajo 2 años más. La estrategia de acción SADA ha implicado un número de consultas con partes interesadas, que incluyó a los sectores de discapacidad, cuidado del adulto mayor, policía y agresión sexual para identificar estrategias de acción que permitan una mejor respuesta ante la agresión sexual de las personas que viven en residencias para personas con discapacidad, y para la tercera edad. Los hallazgos que surgieron de estas consultas han resaltado la importancia de reconocer la sexualidad de las personas con discapacidad así como su vulnerabilidad a la agresión sexual (People with Disability, 2007). El proyecto tiene una página web donde se recopilan las herramientas y recursos existentes para guiar los servicios de atención a discapacitados y adultos mayores en la prevención y respuesta a la agresión sexual. La próxima fase del proyecto es llevar a cabo un piloto de un paquete de capacitación para el personal del sector discapacidad y tercera edad sobre cómo reconocer y responder adecuadamente a la agresión sexual.

Por más información visite la página web.          

 

Fuente: extracto de Murray, S. & Powell, A., 2008. “Sexual assault and adults with a disability: Enabling recognition, disclosure and a just response” Australian Centre for the Study of Sexual Assault, p.11.

 

Ejemplo: Family Planning Australia. En la mayoría de los estados y territorios, Family Planning ofrece educación y capacitación profesional así como acceso a recursos e información, relacionados con la sexualidad y las relaciones personales, a personas con discapacidades, sus padres/cuidadores y profesionales que trabajan en el área de la discapacidad. Esto incluye capacitación formal acreditada para profesionales del sector discapacidad, así como asesoramiento y seminarios sobre desarrollo de programas sobre la sexualidad y la educación de personas con discapacidad. La mayoría de los estados también tienen una biblioteca de recursos sobre discapacidad, con material que se da en préstamo o se vende, incluidos servicios de educación en sexualidad y relaciones personales para personas con discapacidad, sus padres/cuidadores y profesionales que trabajan en el área de la discapacidad. Los servicios de Family Planning también ofrecen educación individual con especialistas en sexualidad para personas con discapacidad. Por ejemplo, Family Planning Victoria (FPV) tiene un servicio de “Educación en sexualidad e intervención” que brinda servicios de educación e intervención a personas cuyo comportamiento las pone en riesgo de causar ofensas sexuales o de ser explotadas sexualmente debido a su falta de conocimientos. FPV ha desarrollado una “caja de recursos sobre agresión sexual y discapacidad intelectual” para trabajar con víctimas/sobrevivientes de agresión sexual que tengan una discapacidad intelectual. Family Planning New South Wales, con fondos de New South Wales Department of Ageing, Disability and Home Care, brindan educación y capacitación para profesionales en el sector discapacidad, para identificar y responder mejor ante los comportamientos sexuales abusivos.

Por más información, visite la página web.

 

Fuente: extracto de Murray, S. & Powell, A., 2008. “Sexual Assault and Adults with a Disability: Enabling Recognition, Disclosure and a Just Response” Australian Centre for the Study of Sexual Assault, pp.11 y 13.

 

Recursos ilustrativos:

Model Protocol on Screening Practices for Domestic Violence Victims with Disabilities (Protocolo modelo para prácticas de despistaje de víctimas de violencia doméstica con discapacidades) (Hoog, C., 2003). Disponible en inglés.   

La página web de Women with Disabilities Australia contiene una sección de derechos sexuales y reproductivos, incluidos un número de recursos que abordan la violencia. Disponible en inglés.

Violence against Women with Disabilities (EE.UU.) – Esta página web proporciona numerosos recursos sobre el abordaje de la violencia hacia las mujeres con discapacidades. Disponible en inglés.

Center for Research on Women with Disabilities at Baylor College of Medicine incluye generalidades de la violencia doméstica entre las mujeres con discapacidades, así como materiales educativos y otros recursos, incluidos: Gynecological Considerations in Treating Women with Physical Disabilities (ppt) y Improving the Health and Wellness of Women with Physical Disabilities--Clinical Perspectives (ppt)

Sexual and Reproductive Health of Persons with Disabilities: Emerging UNFPA Issues (Salud sexual y reproductiva de personas con discapacidades: Temas emergentes del UNFPA) (UNFPA, 2007). Disponible en inglés.

 

Próximo tema   Trabajadoras sexuales

 tema anterior Adolescentes