ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Adoptar una estrategia integral para la reforma

Una reforma eficaz del sector justicia requiere de la colaboración entre un conjunto de partes interesadas, incluida la judicatura, el ministerio de justicia, sistemas tradicionales y habituales, el parlamento, autoridades de fiscalía e investigación (incluida la policía), profesionales de la salud (especialmente aquellos responsables de la recolección de pruebas forenses y la documentación médica de las lesiones), asociaciones de abogados, asistencia legal, correccionales/cárceles, otros ministerios incluido el ministerio del interior y ministerios de mujeres, escuelas de derecho, organizaciones de la sociedad civil, incluidos grupos de mujeres, grupos religiosos, y organizaciones no gubernamentales. Las estrategias para la reforma deben tener conciencia del tema de de acceso total a la justicia, incluyendo cómo el cambio de las normas (leyes, políticas, costumbres, y tradiciones), el aumento de las capacidades y conocimientos de quienes usan el sistema, el aumento de las capacidades y conocimiento del personal dentro del sistema, y cambios en el funcionamiento de las principales estructuras pueden contribuir a mejorar el acceso. Para más información sobre el desarrollo de capacidades vea la sección de planificación y diseño programático. La programación debe contar con un enfoque integral que aborde el acceso físico, como la instalación de tribunales en áreas rurales o la creación de tribunales itinerantes que viajen a áreas remotas en fechas determinadas, acceso financiero como la eliminación de todos los costos y gastos de los casos que comprenden violencia contra las mujeres, y la probabilidad de acceso al sistema de justicia, como por ejemplo asegurar que las mujeres conozcan sus derechos.