ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Promover la educación basada en los derechos y la concienciación

La aceptación social de la violencia contra las mujeres es omnipresente en todo el mundo, en especial en el caso de la violencia doméstica. La aceptación de la violencia se perpetúa cuando las mujeres y niñas desconocen sus derechos conforme a la ley y cuando las actitudes sociales que perpetúan a la violencia permanecen incuestionadas. La educación basada en los derechos, para las mujeres y las comunidades en conjunto, es un componente importante de la reforma del sector justicia dado que prepara a las mujeres para reclamar sus derechos y abogar en su propio nombre. Sin embargo, los programas de reforma del sector justicia deben estar al tanto del hecho de que dos tercios de las mujeres adultas en el mundo son analfabetas, lo que hace que la educación basada en los derechos para las mujeres y las niñas sea un desafío único (UNESCO 2008). No obstante, la educación basada en los derechos para las mujeres, niñas y sus comunidades puede ser efectiva para cambiar las actitudes y revertir lentamente las normas sociales que restringen su acceso a la justicia. Un componente importante de este proceso es la educación que ofrece un entendimiento de los derechos de los niños conforme a la ley. La educación basada en los derechos debe estar acompañada por la prestación de servicios fuertes y efectivos, de modo que las mujeres que tengan conocimiento de sus derechos dispongan de vías para reclamarlos.