ESCAPE RAPIDO DE SITIO

El sector formal refleja prejuicios más amplios de la sociedad

  • La aceptación de la subordinación de las mujeres, que a menudo está codificada e institucionalizada en el sector formal, contribuye a leyes y prácticas desiguales que violan los derechos humanos de las mujeres.
  • La subordinación de las mujeres puede ser exacerbada por otras tendencias discriminatorias como por la raza, orientación sexual y discapacidades.
  • Las mujeres pueden sentir temor a la vergüenza que el sector justicia y su comunidad les pueden causar si denuncian la violencia. Muchas personas incluídos jueces y otros actores en el sector de la justicia formal, condonan y/o creen falsamente que las mujeres provocan la violencia con sus acciones, tales como discutir con un cónyuge, vestirse provocativamente para salir o caminar solas en la noche. A menudo se culpa a las mujeres de la violencia perpetrada contra ellas.
  • Las costumbres o tradiciones pueden no permitir que las mujeres accedan al sector justicia. En algunos países, las mujeres no pueden viajar solas, conducir un vehículo o pasar una noche afuera de su hogar.
  • Las reglas sobre pruebas pueden ser desfavorables para las mujeres. Por ejemplo, en algunos países el testimonio de una mujer tiene menos valor que el testimonio de un hombre, o la carga de la prueba puede recaer sobre la víctima en vez del estado, por ejemplo en los casos de violación.
  • Estas actitudes sociales de larga data pueden ser difíciles de cambiar pero también pueden ser un requisito previo crítico para todos los otros tipos de reformas del sector justicia.