ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Principales consideraciones

(adaptado de CAD/OCDE, 2010): 

Emprenda evaluaciones conjuntas cuando ello sea posible. Los destinatarios específicos de una iniciativa (por ejemplo, una institución nacional de seguridad) pueden realizar evaluaciones internas o contratar un equipo externo de expertos (de la sociedad civil, académicos u otros expertos no gubernamentales) en apoyo de la fase de planificación y diseño. La coordinación entre el sector de la seguridad y los proveedores de servicios de salud, jurídicos y sociales que apoyan a las supervivientes pueden facilitar el intercambio de información crítica, evitar la duplicación y utilizar los recursos con mayor eficiencia. Pueden realizarse otras evaluaciones conjuntas entre donantes o con la participación de gobiernos y organizaciones de la sociedad civil.

Ejemplo: Evaluación de las necesidades de Juzoor y el Centro de Asistencia y Asesoramiento Jurídico para la Mujer (territorios palestinos ocupados)

Desde enero de 2009, el Centro de Asistencia y Asesoramiento Jurídico para la Mujer y Juzoor (con financiación de la Unión Europea) han puesto en práctica un proyecto que contribuye a mejorar la prestación general de servicios jurídicos, de salud y sociales a las mujeres supervivientes de violencia de género y a las que corren riesgo de violencia. Como primera medida, se realizó una evaluación independiente de las necesidades y un inventario de los proveedores de servicios, instituciones académicas y departamentos de policía que sirvieron de base para la creación de un sistema de remisión.

La evaluación de las necesidades constó de cuatro componentes, que se centraron en el examen de la violencia de género en relación con:

  • La medida en que la cuestión es abordada por los departamentos de policía, a fin de determinar las lagunas de servicios y otros componentes necesarios de los que carecen los departamentos que reciben a las supervivientes de la violencia. Se estableció contacto con 16 centros, que aceptaron participar.
  • Los servicios y procedimientos jurídicos, de salud y sociales existentes para las supervivientes y las mujeres que corren riesgo de violencia en siete provincias de la Ribera Occidental para examinar la forma en que los proveedores de servicios seleccionados abordan la cuestión de la violencia e identifican las lagunas de los servicios. 
  • La medida en que la cuestión se aborda en los programas de estudios de formación de los proveedores de servicios, a fin de determinar las lagunas teóricas y prácticas de los profesionales que pueden interactuar con las supervivientes en distintos sectores y ámbitos. Se evaluaron los programas de estudios de 34 programas académicos, entre ellos medicina, enfermería, obstetricia, policía, trabajo social, derecho, psicología, género y desarrollo, salud y gestión pública.
  • El grado en que las supervivientes mujeres perciben que los proveedores de servicios responden a sus necesidades de atención, a fin de destacar las lagunas en los servicios y contribuir a establecer un servicio amplio e integral. Como parte del estudio se entrevistaron 44 mujeres mediante un muestreo selectivo.

A continuación se consignan algunas de las principales conclusiones y recomendaciones a la policía

  • Los departamentos deben establecer dependencias especiales que presten a las mujeres víctimas de la violencia servicios de los que actualmente carecen y que deberían promoverse y fomentarse. También carecen del equipo necesario para suministrar el mejor servicio y requieren apoyo a este respecto.
  • El establecimiento de dependencias de protección de la familia en determinadas provincias es un hecho prometedor y debería apoyarse para que se extendiera a todas las provincias.
  • Deben instituirse bases de datos en los departamentos que no las tienen y seguir analizándose en función del contenido y ampliándose en los casos en que existen.
  • Se recomienda un programa de formación nacional sobre violencia contra la mujer y la niña en la fuerza de policía, así como un análisis a fondo de los programas de estudios de la Academia de Policía.
  • Todos los departamentos de policía deben contar con actores capacitados para enfrentarse con actos de violencia. La falta de agentes de policía capacitados específicamente en el 50% de los departamentos examinados pone de relieve la necesidad de emprender esta capacitación inmediatamente.
  • El seguimiento de las supervivientes por agentes de policía mujeres es digno de encomio y debe mantenerse.
  • Los protocolos sobre coordinación con otros proveedores de servicios deberían examinarse y seguir elaborándose como parte de un sistema nacional de remisión.
  • Los procedimientos para ocuparse de las supervivientes deben redactarse de manera que se establezcan claramente las responsabilidades, a los efectos de referencia y rendición de cuentas, así como de prestación de servicios coherentes.
  • Garantice que las evaluaciones capten lo que las personas consideran sus necesidades de seguridad. Las preocupaciones en materia de seguridad de los gobiernos nacionales pueden diferir de las de las personas, y probablemente difieran entre distintos grupos de personas (es decir, las mujeres y niñas tal vez definan la seguridad de diferente manera que los hombres y niños y tengan necesidades de seguridad diferentes). Para los actores de seguridad (desde los dirigentes y encargados de la formulación de políticas hasta el personal uniformado) es importante comprender estas perspectivas, en particular cuándo y por qué las personas se sienten inseguras y qué tipo de seguridad requieren. Los diferentes grupos pueden hacer contribuciones distintas a la seguridad en sus comunidades. Por ejemplo, las mujeres que trabajan en el campo lejos de su comunidad inmediata tal vez tengan conocimiento de la incidencia y las pautas de violencia de género que puedan servir de base para programar las patrullas diarias. Las niñas que padecen inseguridad al ir y volver de la escuela o en las proximidades de instalaciones educacionales (como letrinas internas y externas), tienen mayores probabilidades de contar con información crítica sobre los autores, lugares y hora de los ataques, lo cual permitiría determinar la forma apropiada de fortalecer la infraestructura escolar y de hacer ajustes a la presencia de la policía u otro personal de seguridad en las escuelas o en las proximidades de estas. Las mujeres también podrían desempeñar un papel fundamental en los mecanismos de solución de controversias locales, lo cual puede transmitir a la policía información importante en relación con la prevención de incidentes de violencia.

Ejemplo ilustrativo: territorios palestinos ocupados

Entre junio y noviembre de 2009, el DCAF y Palestinian Working Woman Society for Development realizaron un estudio utilizando debates de grupos de reflexión y entrevistas en profundidad con mujeres y niñas palestinas en la Ribera Occidental y la Franja de Gaza para recabar sus perspectivas sobre la seguridad. La metodología incluyó:

  • Debates de grupos de reflexión semiestructurados (35 en total) con mujeres y niñas de siete provincias
  • Entre 6 y 12 participantes en cada grupo de reflexión
  • Un tiempo promedio de una hora y media asignado a cada debate
  • Grupos integrados exclusivamente por mujeres en vista del carácter delicado del tema
  • Los criterios para la selección de los participantes incluyeron la zona de residencia, le edad y la principal esfera de actividad social. Véanse las preguntas concretas para los grupos de reflexión infra.
  • Un enfoque de preguntas abiertas que alentó el debate de los participantes y les permitió introducir cuestiones que no fueron mencionadas por el facilitador sobre distintos temas relacionados con las percepciones sobre la seguridad de las mujeres y niñas.
  • Un debate celebrado en árabe dirigido por una facilitadora que siguió una serie de preguntas determinadas concebidas para el estudio y que fueron documentadas por una taquígrafa que registro los debates para su posterior transcripción y traducción al inglés.

Otras consideraciones

  • En vista de las limitaciones al tipo de información que las participantes estaban dispuestas a intercambiar en un entorno grupal, en particular en relación con cuestiones delicadas, también se realizaron ocho entrevistas en profundidad con participantes seccionadas del grupo de reflexión para complementar la información reunida durante los debates grupales.
  • Las entrevistas deberían realizarse utilizando términos neutros y libres de prejuicios, y las preguntas deberían formularse de manera que las respuestas fueran abiertas, evitando las “preguntas cerradas”, que obtienen un “sí” o un “no” por respuesta.

 

Fuente: Chabhan et al,. 2010.Why Palestinian Women and Girls Do Not Feel Secure. DCAF.

 

Ejemplo: Preguntas abordadas en los debates de los grupos de reflexión

Introducción: El facilitador hace una breve introducción sobre el propósito del estudio y explica las normas de confidencialidad de la sesión.

Pregunta de apertura

¿Podría presentarse al grupo y contarnos cómo reaccionó cuando lo invitaron a participar en este estudio?

Pregunta introductoria

En muchos informes se indica que la seguridad es una cuestión que afecta a las mujeres del (país o la comunidad). ¿Qué piensa al respecto? (¿Cree que es cierto?)

Preguntas de transición

Si preguntara a sus amigas cuáles son sus preocupaciones en materia de seguridad, ¿qué le responderían?

¿Diría usted que las mujeres se sienten seguras en su comunidad? ¿Podría dar ejemplos concretos?

Preguntas clave

  • ¿Cuáles son los principales temores de las mujeres (del país o la comunidad) cuando salen a la calle, en el trabajo (o en la escuela) o en el hogar?
  • (Si la violencia no se ha mencionado en las respuestas anteriores) ¿Cuál es la situación de la violencia en los espacios públicos, en el trabajo, la escuela y en el hogar? ¿Cree usted que las mujeres de su comunidad están preocupadas por la violencia?
  • ¿A quién pueden recurrir las mujeres (del país o la comunidad) para obtener ayuda si son objeto de violencia?

(Seguimiento)

  • Si sus amigas se enfrentaran con situaciones de violencia, ¿a quién les recomendaría que recurrieran en busca de ayuda? ¿Y a quién les recomendaría evitar?
  • ¿Qué piensa usted de la forma en que las autoridades (del país o la comunidad) abordan el tema de la violencia contra la mujer? (Si no los mencionan, pregunte concretamente acerca de la policía, los servicios sociales, los hospitales y los tribunales.)
  • ¿Qué piensa usted de la forma en que otras organizaciones (no gubernamentales) abordan el problema de la violencia contra la mujer?
  • ¿Qué medidas deberían adoptarse para que las mujeres (del país o la comunidad) se sintieran más seguras?

Preguntas finales

  • En su opinión, ¿qué fue lo más importante que se dijo hoy?
  • Si pudiera hablar con un funcionario público, ¿qué le recomendaría cambiar para que las mujeres gozaran de mayor protección?
  • ¿Hay algo que habría querido decir pero no tuvo oportunidad de hacerlo?

Adaptado de: Chabhan y otros. 2010. Why Palestinian Women and Girls Do Not Feel Secure. DCAF.

  • Reconozca las percepciones y los supuestos existentes y céntrese en comprender las experiencias concretas de las mujeres y niñas. Para garantizar la pertinencia local y la identificación de las recomendaciones apropiadas sobre cuestiones relativas a la seguridad de la mujer, las evaluaciones de las necesidades requieren inversiones en herramientas y métodos, como un análisis de la situación contextualizado y en profundidad, y suponen la cooperación y el contacto con los actores de la sociedad civil que se ocupan de la cuestión y que trabajan directamente con las supervivientes. A continuación se consignan algunos ejemplos de estas evaluaciones: