ESCAPE RAPIDO DE SITIO

Obtener El Consentimiento Informado y Mantener La Confidencialidad

Las voces de las mujeres y niñas que han padecido la violencia en sus vidas pueden ser una fuerza poderosa para la realización de campañas que no deberían pasarse por alto ni minimizarse. Conocer directamente las experiencias de las personas que han soportado la violencia, luchado contra ella o contribuido a prevenir que les suceda a otras añade credibilidad y ayuda a dar un rostro humano a los hechos y estadísticas que pueden impulsar al público a actuar.

No obstante, al considerar la posibilidad de incluir a las víctimas como elemento de una campaña, es fundamental tener en cuenta los riesgos posibles que entraña. Las preocupaciones en materia de seguridad deberían ser prioritarias. Por ejemplo, revelar los nombres o el paradero de las supervivientes en artículos de noticias, sitios web o vídeos, puede llevar a represalias por los autores y con frecuencia a un aumento de la violencia, no solo contra las supervivientes sino también contra sus familias u otras personas que les estén ayudando. 

Así pues, los casos concretos de violencia contra las mujeres y niñas no deben comunicarse al público a menos que las supervivientes estén plenamente informadas de las posibles consecuencias y hayan dado su consentimiento explícito y, de ser posible, por escrito. Además, es imperioso que toda información sobre casos específicos de violencia contra las mujeres y niñas se trate en condiciones de estricta confidencialidad, por ejemplo cuando se publican los resultados de una investigación o los materiales de una campaña. Una excepción posible es la identificación y exposición pública, es decir, dar a conocer información sobre violaciones probadas perpetradas por personalidades conocidas como una táctica deliberada de campaña. En este caso, es igualmente decisivo celebrar consultas con las supervivientes afectadas por el caso y obtener su consentimiento pleno, y presentar la cuestión de manera que se proteja la dignidad y privacidad de las supervivientes.

Ejemplo: El Family Violence Prevention Fund (ahora Futures without Violence) mantenía un Salón de la Fama y un Salón de la Vergüenza para celebridades y otras figuras públicas destacadas que habían defendido y observado normas equitativas en función del género o que habían tenido un comportamiento poco equitativo y abusivo en materia de género.

Cabe señalar que aun si las supervivientes han dado su consentimiento para que se dé a conocer su experiencia, es importante evaluar los riesgos y priorizar la seguridad permanentemente, por ejemplo usando seudónimos, difuminando los rostros (en televisión o vídeo) y modificando toda información que pueda utilizarse para identificar a las supervivientes. Las fotografías de estas no deberían usarse sin su consentimiento informado y se les debería informar cabalmente del posible uso y difusión de publicaciones que contienen sus fotografías y otra información. Es importante recordar que aunque se dé el consentimiento informado, las personas que toman parte en una campaña podrían no tener conocimiento pleno de los posibles riesgos a la seguridad existentes; deberían explicárseles estos riesgos cabalmente y en todo momento debería dejarse en manos de cada participante en la campaña decidir si desea revelar su propia experiencia a los demás, dentro de la alianza de la campaña o fuera de ella.

Los cuatro principios del consentimiento informado que figuran a continuación se han concebido para ser usados en entrevistas e investigaciones. No obstante, también pueden aplicarse a las actividades de campaña que podrían poner en peligro a los participantes, como los actos públicos o las actividades relacionadas con los medios.

  • Divulgación: Debe explicarse claramente el uso y propósito de la información obtenida de las supervivientes de la VCM y de otras personas que participan en la investigación (los “sujetos”), a fin de proteger su seguridad y mantener una relación honesta entre el investigador y el sujeto.
  • Carácter voluntario: El sujeto debe dar permiso explícito, preferiblemente por escrito, para que se utilice la información que suministra, e indicar si está dispuesto a que se lo identifique por nombre. Debe estar en condiciones de dar este consentimiento en forma voluntaria.
  • Comprensión: El sujeto debe comprender las consecuencias de suministrar la información. Esto podría complicarse si no tiene una comprensión plena de la difusión prevista (por ejemplo por Internet). El entrevistador debe proteger la seguridad del sujeto sin ser condescendiente.
  • Competencia: El sujeto debe estar en condiciones de comprender las consecuencias de su participación. Esto es especialmente importante para las supervivientes de la VCM, que han sufrido traumas importantes y podrían no estar preparadas psicológicamente para negarse a dar su consentimiento.

(Adaptado de Witness)

Al organizar una campaña sobre la VCM, otro aspecto decisivo es el empoderamiento: puesto que la VCM puede ser una experiencia que no lo permite, es importante que las supervivientes aprovechen la oportunidad para hablar de su experiencia, pero únicamente si lo desean y si están suficientemente preparadas para la experiencia (por ejemplo ensayando su discurso en grupo y previendo los riesgos).

Próximo tema   Integridad Probada

 tema anterior No Dañar: Brindar Protección